DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Bancos | Junta

Roberto Higuera: Banco Popular no está en liquidación

92_higuera.JPG

Los accionistas aprobaron el nombramiento de Emilio Saracho como consejero ejecutivo. Saracho será el sustituto de Ron en la presidencia. El vicepresidente Higuera defendió la labor de Ron al mando del Popular.

La junta extraordinaria de accionistas estuvo marcada por las críticas de los accionistas al presidente saliente Ángel Ron por su gestión, que “deja al banco en una mala situación”, por no hacer autocrítica, y "por llevarse 8 millones de euros en su salida", algo que afearon al consejo de administración. "Ron tiene derecho a una indemnización, pero que la cobre cuando la cotización recupere el valor que tenía cuando Ron accedió a la presidencia", dijo un accionista. En este sentido, Higuera señaló que Ron no se lleva 8 millones, sino 1,1 millones por su plan de pensiones y unos 250.000 euros de indemnización por los años que lleva en el banco.

Al respecto, tras su cese al frente de Popular, la entidad informó de una provisión de 15,63 millones pendiente para cubrir el derecho de pensión de Ron, que acumulaba 8,57 millones en su sistema de ahorro a largo plazo a cierre de 2016. El banco ha dotado un máximo de 24,1 millones para afrontar los derechos acumulados por el expresidente durante sus 32 años ostentando diferentes responsabilidades en la entidad. Según fuentes de la entidad citadas por Expansión, Ron cobrará 1,1 millones al año de modo vitalicio.

En la junta, la mayoría de los accionistas criticaron que Ron dijera que se va “con el deber cumplido, cuando el valor de la acción ha caído un 90%” y deja unas pérdidas de 3.485 millones de euros. En este punto, otro accionista consideró que una de las circunstancias que han llevado al banco a su situación actual es que “el orgullo les impidió dejar volúmenes mas grandes en la Sareb bajo el argumento de que el banco lo gestionaría mejor. Aquí están los resultados”. "Dejar los activos en Sareb no es gratis. Hicimos lo que era menos costoso y además no lo hemos hecho mal en la venta", apuntó el vicepresidente Roberto Higuera, quien reconoció que se metieron demasiado en el crédito inmobiliario, pero que no lo hicieron tarde, porque empezaron con estos créditos en el 92.

Muchos accionistas la emprendieron con Ron por su gestión y por "no dar la cara en la junta". Lo que vinieron a decir es que Ron y su cúpula han arruinado a los accionistas con su gestión, una cuestión que hizo que uno de ellos, el presidente de Naturhouse, Félix Revuelta, instara a los poseedores de títulos interpongan a una demanda de responsabilidad patrimonial a Ron y su equipo. “Hay que poner coto a las cosas que están sucediendo, uniéndonos los accionistas en un grupo fuerte para controlar al consejo” "Aunque los minoritarios nos unanamos no podremos hacer nada con los mayoritarios", consideró otro poseedor de títulos del la entidad.

Al respecto, Higuera entendió las críticas de los accionista y prometió que harán todo lo que puedan por recuperar el valor de la acción. "La prioridad no es el dividendo, sino recuperar el valor de la acción", apuntó el banquero cuando un accionista reclamó que el dividendo, cuando toque, sea en efectivo.

Higuera defiende a Ron

El vicepresidente del banco, Roberto Higuera, presidió la junta extraordinaria y destacó la labor de Ron como presidente en una etapa muy difícil. “Ron tomó la decisión de irse para que no se dañara la reputación del banco. Los miembros del consejo decidieron un cambio de rumbo y apostaron por Saracho para asumir una nueva etapa", apuntó el vicepresidente, quien resaltó "los incansables esfuerzos de Ron, su honestidad y servicio".

En este sentido, Higuera defendió la labor de Ron en el banco. Uno de los puntos más critiicados a Ron es la políticas que siguió en el negocio inmobiliario, donde dio mucho crédito que luego se fue a mora. "La situación actual banca es consecuencia de decisiones de crecimiento de los años que precedieron al estallido de la crisisi", apuntó el directivo, quien indicó que las circunstancias que se dieron tras el estallido inmobiliario eran imprevisibles en aquel momento.

Liquidación

En cuanto a la viabilidad dle banco, el vicepresidente de Popular, Roberto Higuera, ha garantizado este lunes que la entidad "no va a la liquidación" y ha insistido en que es un "gran banco", rentable, que conserva los valores del pasado.

En respuesta a las preguntas de los accionistas que han intervenido en la junta extraordinaria que la entidad ha celebrado en Madrid, Higuera ha apuntado que el capital de Popular se encuentra por encima de los requisitos regulatorios y ha destacado que en los últimos meses se ha procedido a un reforzamiento de las provisiones.

"Tenemos los informes de los auditores y contamos con la supervisión de los reguladores. ¿Cómo vamos a ir a la liquidación?", se ha preguntado el vicepresidente de la entidad, quien ha afirmado que Popular ha "tocado suelo" y ahora le toca recuperarse.

Higuera ha defendido las bondades del banco, que cuenta con un negocio de pymes con una cuota de mercado cercana al 18%, aunque ha reconocido que ha pasado por problemas "serios y heredados" que se han gestionado "mejor o peor", pero "con energía e intensidad".

El sector

En su discurso, Higuera habló del sector en general, además de hablar de Popular. Según el vicepresidente del banco, ”hay desconfianza en el sector por las sonadas quiebras y dudas importantes de los bancos italianos, alemanes, italianos e irlandeses”. “Tampoco ayudan presunta corrupción, la manipulación del tipo de cambio y referencia ni la seguridad jurídica con las sentencias retroactivas”, en referencia a las cláusulas suelo. "Hay debilidad en los ingresos y demasiados requerimientos regulatorios y considero que con toda esta suma “todo esto no permiten la pronta y enérgica recuperación”, en referencia a los márgenes y la rentabilidad. Según Higuera, si no hay un retorno de capital de dos digítos en la parte media, es decir, un 15%, no es rentable invertir en banca.pular de cara a cumplir con éxito la misión de que el Popular siga independiente, sea más rentable y recupere buena parte del valor perdido en Bolsa.

Saracho

"Tiene los valores fundamentales para Popular",señaló Higuera sobre Emilio Saracho, que accederá a la presidencia de la entidad tras su designación como consejero ejecutivo en la junta extraordinaria que el banco celebró en Madrid. "Es el presidente que necesita Popular. El nuevo equipo va a infundir confianza en el mercado", auguró el vicepresidente de Popular. “Tiene conocimiento mercado financiero y tiene una larga trayectoria como gestor en JP Morgan y asesor de bancos, además de un gran prestigio internacional", dijo el vicepresidente del banco.

En la junta, entre otras cuestiones, se votó una modificación de la política retributiva y el nombramiento de Saracho, que fue aprobado por una gran mayoría. Una vez nombrado, el consejo retomará su reunión tras la junta y le nombrará nuevo presidente de Popular.

Según consta en la documentación de la entidad relativa a la política de remuneraciones de los consejeros, Emilio Saracho cobrará una retribución fija de 1,28 millones de euros tras asumir su cargo.

En concreto, el consejo de administración de la entidad, a propuesta de la Comisión de Retribuciones, acordó que Saracho perciba dicha retribución fija de casi 1,3 millones de euros desde el próximo 20 de febrero al 31 de diciembre de 2017, a la que se sumarán las retribuciones en especie y variables destinadas a los consejeros ejecutivos.

Perfil

El que será nuevo presidente de Popular es un gran conocedor del sector financiero. Fue vicepresidente mundial de JP Morgan Chase, a lo largo de su carrera ha participado en la creación y desarrollo del Banco Santander de Negocios, ha trabajado para Goldman Sachs en Londres, es consejero de Inditex y consejero no ejecutivo independiente de IAG.

Desde la presidencia de la entidad tendrá que hacer frente ahora a una serie de retos, entre ellos reforzar la solvencia del banco y decidir si impulsa el "Proyecto Sunrise", por el que se creará una sociedad de activos inmobiliarios por importe bruto de 6.000 millones de euros que cotizaría en Bolsa, o apuesta por un plan alternativo.

Los analistas financieros tienen sus opiniones divididas sobre si Saracho impulsará una nueva ampliación de capital o si posterga esta iniciativa y dará prioridad a la venta de activos estratégicos.

Su desembarco en Popular se produce meses después de que el consejo de administración forzara la salida de Ángel Ron de la presidencia, después de permanecer doce años al frente de la entidad.

Bajo su mandato, el banco integró Banco Pastor en plena reestructuración del sector financiero español, una operación que realizó sin ayudas públicas. Pero el ladrillo asumido y la negativa a traspasar parte de estos activos a Sareb comenzaron a pesar en el balance de la entidad y se convirtieron en el origen de muchos problemas actuales.

Se necesita un mensaje!