DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Bancos | Junta de accionistas

Gual y Gortázar destacan la contribución de BPI para convertir CaixaBank en el primer banco ibérico

84_60554.jpg

El presidente de CaixaBank  destaca que “la retribución al accionista durante el ejercicio 2016 supondrá un 54% del cash payout sobre el beneficio, con una rentabilidad por dividendo superior a la media de la banca española y de la zona euro”. 

La junta general ordinaria de accionistas de CaixaBank ha aprobado hoy la gestión y los resultados del ejercicio 2016. CaixaBank ha obtenido el apoyo mayoritario de los accionistas, que han aprobado, entre otras propuestas formuladas por el consejo de administración, la ratificación y nombramiento de Jordi Gual, José Serna, Koro Usarraga, Alejandro García-Bragado, Natalia Aznárez, y el nombramiento de Ignacio Garralda, como consejeros de la entidad.

Durante su intervención ante los accionistas, Jordi Gual y Gonzalo Gortázar han defendido el modelo diferencial de CaixaBank, que ha permitido a la entidad salir reforzada de la crisis. Para el presidente de CaixaBank, “invertir, trabajar o ser cliente de nuestra entidad es apostar por una manera diferente de hacer banca”.

En su primera intervención como presidente de CaixaBank en la junta de accionistas, Jordi Gual ha destacado que durante el ejercicio 2016, en un contexto muy complejo, “la entidad ha vuelto a demostrar su fortaleza, consolidando todavía más su liderazgo”. Esto ha sido posible, según Gual, gracias “al trabajo de nuestro equipo humano —pieza fundamental de la entidad y a quien tenemos que agradecer su esfuerzo— y a un modelo de negocio que sigue demostrando día a día su valía”.

El presidente de CaixaBank ha remarcado que el sistema financiero “está dando un claro apoyo a la recuperación económica. La dinámica de las nuevas operaciones de crédito está siendo positiva, especialmente para la compra de vivienda y para el consumo, y prevemos que la evolución favorable se mantenga en 2017”.

Para el presidente de CaixaBank, “nuestra fortaleza comercial es una ventaja competitiva que nos permite seguir incrementando presencia y cuotas de mercado, incluso en un entorno lleno de dificultades”. “Hemos vuelto a demostrar que nuestro modelo funciona”, ha enfatizado Gual.

Este liderazgo más que consolidado en España se ha hecho extensivo a toda la Península Ibérica. En palabras de Jordi Gual, “estamos muy satisfechos de haber completado con éxito la adquisición de BPI, la número 80 de la historia de la entidad y que nos convierte en el primer banco ibérico tanto en activos como en volumen de negocio y oficinas. BPI es un proyecto que creará valor de forma sostenible para nuestros accionistas y los de BPI”.

En relación al Plan Estratégico 2015-2018, el presidente de CaixaBank ha mostrado su satisfacción para los progresos conseguidos en las principales líneas estratégicas y su vigencia para afrontar en los próximos dos años.

“Las prioridades para la segunda mitad del Plan Estratégico 2015-2018 pasan por continuar apostando por la diversificación de ingresos y potenciando los negocios de seguros y de gestión de activos”, ha detallado Jordi Gual.

En este contexto, Gual ha insistido en dejar claro que “nuestras prioridades estratégicas en ningún momento pierden de vista la vocación social y la voluntad de realizar en todo momento una gestión responsable del negocio. Seguimos y seguiremos potenciando esta vocación social mediante programas de inclusión financiera, políticas de ayuda a la vivienda o programas de voluntariado corporativo”.

Dividendo

Jordi Gual también ha repasado la evolución de la acción y la política de dividendo de CaixaBank. A pesar de la mala evolución del mercado bursátil el primer semestre de 2016, la rentabilidad total de la acción para el conjunto del año fue del 3,6%, una cifra superior a la del sector bancario español y europeo. Durante el primer trimestre de 2017, la acción todavía se ha comportado mejor, subiendo un 28,3%, 11 puntos porcentuales más que el conjunto de bancos españoles.

Para el presidente de CaixaBank, “un elemento clave de este diferencial es la política de dividendos”, con una rentabilidad por dividendo superior a la media de la banca española y de la zona euro.

“Nuestro compromiso con el dividendo es y continuará siendo primordial”, ha remarcado Gual, que también ha recordado que con la previsión de avanzar el dividendo de junio y hacer un único pago de 6 céntimos en abril, “el importe total de la remuneración del ejercicio 2016 habrá sido de 13 céntimos por acción, lo que supone un 54% de dividendos en efectivo sobre beneficios (lo qué se conoce como cash payout), en línea con el objetivo del Plan Estratégico que establece que esta ratio sea igual o superior al 50%”.

Durante su intervención, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha examinado los aspectos que caracterizan el modelo de la entidad: presencia en todo el país y capilaridad, asesoramiento de calidad, oferta de productos específica y adaptada, liderazgo en innovación y digitalización y compromiso con la sociedad.

Para Gortázar, “CaixaBank no necesita grandes transformaciones sino, fundamentalmente, continuar haciendo lo que sabemos hacer: captar clientes y dar el mejor servicio a través de la excelente red de oficinas y otros canales, poniendo en valor nuestra posición competitiva”.

Las prioridades de la entidad, ha añadido el consejero delegado, “tienen que centrarse en la calidad de servicio y en la visión global de las necesidades del cliente; también en continuar impulsando la transformación digital, en seguir fieles a nuestro compromiso social y en cuidar especialmente la gestión y el desarrollo de nuestro gran equipo humano”.

Gonzalo Gortázar ha apuntado que “CaixaBank es la entidad mejor posicionada una vez cambien las condiciones del entorno”, que ha concretado en una cada vez más probable y próxima subida de tipo de interés, reducción del paro, necesidad de ahorrar por parte de la sociedad, mejora del poder adquisitivo de las familias y recuperación del crédito.

Gonzalo Gortázar también ha dedicado una parte importante de su presentación a explicar la culminación de la oferta por BPI, “que nos permite iniciar con optimismo y determinación una nueva etapa de impulso del proyecto de BPI”.

Para Gortázar, “la operación de compra tiene lógica de negocio y también financiera: se trata de dos entidades que se complementan de manera natural”. Con esta operación, ha añadido Gonzalo Gortázar, “pasamos de ser el primer banco en España a ser el primer banco en la Península Ibérica, con un volumen de negocio de 564.000 millones”.

El consejero delegado también ha avanzado que “hemos empezado a trabajar de manera conjunta y muy intensa en un “Plan de 100 días” con el objetivo de construir un modelo más eficiente y encontrar maneras razonables y rápidas de mejorar la operativa y el servicio, reducir los costes y, sobre todo, aumentar los ingresos. Tenemos la previsión que en dos meses se empiecen a aplicar nuevas operativas y tenemos mucha confianza que podremos cumplir cómodamente las sinergias que anunciamos de 120 millones anuales”.

Durante sus intervenciones, tanto Jordi Gual como Gonzalo Gortázar han agradecido a Isidro Fainé su liderazgo, su sentido de la anticipación y su vocación de servicio, aspectos fundamentales en la expansión, modernización e internacionalización, primero de La Caixa y después de CaixaBank.

Se necesita un mensaje!