DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Bancos | Junta

Emilio Saracho: necesitamos una ampliación de capital, pero no sé cuándo ni cuánto

17_Emilio-Saracho.jpg

Banco Popular celebró hoy la junta de accionistas, la primera de Saracho como presidente del banco, una semana después de anunciar un desfase contable de 600 millones en sus cuentas de 2016.

El mercado esperaba antes de esta cita que el nuevo presidente diera pistas sobre sus planes para intentar reconducir los problemas de la entidad. Y lo hizo. Anunció desinversiones en negocios en los que el banco no tengan masa crítica, capacidad y recursos para competir, se pronunció en favor de una ampliación de capital y no descartó que el banco entre en alguna operación de fusión, aunque lo que desea es que el Popular siga independiente. " Necesito tiempo, pero no mucho", dijo sobre las decisiones que tiene que tomar.

El problema para el banco es que ante el sucesivo aumento de las exigencias de capital, lo tienen suficiente pero justo y esta situación hace "muy complicado". "Tenemos que sacar rendimiento al negocio tradicional y al inmobiliario" y con el capital actual, según Saracho, "se gestiona el banco de modo muy ajustado para cumplir con los ratios exigidos y con un calendario rígido".

Por ello, considera que resolver la situación de Popular es "harto difícil sin recurrir al mercado". Es decir, Saracho considera que tienen que emprender una nueva ampliación de capital, un capital que, según el consejero delegado, Pedro Larena, supera ya las exigencias regulatorias y está por encima del 11,375% exigido. "Una mayor flexibilidad en cuanto a los requisitos nos permitiría poner en marcha una batería de medidas para salir adelante", indicó en una clara crítica al BCE, pero "el diagnóstico general, es que necesitamos más capital para continuar adelante y si acudimos a una nueva ampliación no será sólo para cumplir con los niveles requeridos de capital sino para contar con un volumen de fondos propios que permita garantizar la ejecución de la estrategia y competir en igualdad condiciones".

En claro, emprenderá una nueva ampliación de capital a gran escala (la última fue de 2.500 millones)., pero falta por saber el importe y la fecha, algo que Saracho dejó en el aire, señalando que "no sabe cuándo ni cuánto", a lo que agregó para disipar dudas que "no repartirán dividendo porque Popular va corto de capital". Para que la ampliación sea un éxito, "el sustrato es la confianza y es algo que hay que construir y para lo cual es necesario que haya consistencia en la gestión e información", es decir, transparencia en las medidas y un plan de negocio serio.. "Hay que luchar por Popular, pero sólo es posible si hacemos frente sin mayor dilación a las dificultades. Hay que actuar rápidamente, atacando esas debilidades, sin sentimentalismos y sin excusas", afirmó.

Saracho no detalló el plan pero pasa por ingresar más en el negocio tradicional, vender más activos improductivos, hacer más recuperaciones y deshacerse de negocios donde no tienen masa crítica. "Con todo esto, nos presentaremos al mercado a pedir capital y si no lo obtenemos, tendremos un problema regulatorio", apuntó dejando caer que sin más capital, no les quedará otra que fusionarse." La independencia es un valor hasta que se convierte en una carga", apuntó como justificación ante lo que puede pasar.

En este sentido, el presidente de Banco Popular indicó que no se puede decir que "una operación que reconozca valor intrínseco no sea opción. Parte de nuestro valor diferencial es permanecer independientes , pero valoraremos las distintas opciones para maximizar el precio de las acciones. Lo que garantizo es que no gestionaremos con el fin exclusivo de participar en una operación corporativa". Nuestro plan de futuro lo marcamos nosotros y el plan es no depender de terceros", afirmó Saracho, que vino a decir que si no consiguen capital, buscarán entrar en una operación de concentración En este punto, volviendo al mensaje de que quiere seguir independientes, apuntó que "si aceptamos las dificultades, volvemos a nuestras raíces y hacemos lo que sabemos y el riesgo es equilibrado, saldremos todos beneficiados", indicó, agregando que "este banco merece mi esfuerzo y el de ustedes, empelados y accionistas. No es un camino fácil, pero merece la pena".

Aprobación

Por amplia mayoría, los accionistas aprobaron las cuentas de 2016. la ratificación de los nombramientos de Carlos González Fernández y Antonio González-Adalid como consejeros independiente, la reelección de PwC como auditor de la entidad, la posibilidad de emitir en el plazo máximo de cinco años valores de renta fija convertibles o canjeables en acciones del banco, así como la aprobación de la escisión parcial transfronteriza intracomunitaria de Banco Popular Portugal a favor de Banco Popular Español.

También dieron el visto bueno a la aprobación del límite máximo de la remuneración variable hasta el 200% del componente fijo de la retribución total de consejeros ejecutivos y miembros del colectivo identificado y la votación consultiva del informe anual sobre remuneraciones de los consejeros.

Larena

El consejero delegado del Banco Popular, Pedro Larena, por su parte, en su despedida de la entidad, ha dicho que la decisión que ha tomado ha sido difícil, pero que se va con el trabajo bien hecho, porque su deseo era “crear un banco más eficiente, más ágil y digital” y todo ello se ha iniciado e incluso algún proceso se está empezando a implantar.

Se necesita un mensaje!