DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Bancos | Análisis

Sánchez-Asiaín: las exigencias de capital y el mercado marcarán el futuro de Popular

73_po.jpg

El nuevo consejero delegado de Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín, hizo su primera comparecencia en público tras su nombramiento. La suya, fue la participación más esperada del XXIV Encuentro del Sector Financiero.

El nuevo consejero delegado de Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín, hizo su primera comparecencia en público tras su nombramento. Sin duda, la suya, fue la participación más esperada del XXIV Encuentro del Sector Financiero, ante la situación del Popular y la incertidumbre de qué pasará con el Popular. Antes de su discurso, y ante lo esperado del mismo, vino a decir que está recién aterrizado en el banco y que era mejor que tuvieran los asistentes al encuentro, entre ellos muchos medios, expectativas bajas, porque sino podían quedar defraudados. Un aviso de que no esperaran grandes novedades, mucho menos cuando el banco tiene que presentar resultados el próximo día 5 de mayo, según ha sabido Banca 15.

El mensaje claro que dejó Asiaín es que el banco va a hacer todo lo que pueda para reconducir la complicada situación que tiene, pero que serán las exigencias de capital y los mercados, con su confianza o no en la estrategia de la nueva dirección, los que marquen el futuro del banco.

El camino para el banco no es sencillo porque necesita que el mercado le crea, vino a decir, y en este sentido, “dado que tenemos un problema de digestión de activos improductivos, más doble que la media del sector, y que hemos generado poca confianza en nosotros por parte del mercado, tenemos que contar cuánto debemos provisionar para que podamos vender los activos más rápido y cuánto genera el negocio tradicional nuestro”. "Una vez conocidos ambos aspectos, el mercado decidirá y pondrá en valor a la estrategia y a las perspectivas de futuro del banco", dijo, apuntando después que esta comunicación diferenciada sobre las dos negocios es posible ahora, una vez que ha finalizado el proceso de segregación contable puesto en marcha.

En relación con los activos improductivos, explicó que el ritmo de digestión de estos activos ha sido más lento que el resto de entidades porque la segregación de ambos negocios (inmobiliario y típico bancario) se ha hecho más tarde y no se cedieron activos a Sareb. Además, Popular no recibió ninguna ayuda pública, fue al mercado y lo consiguió”, dijo. Tienen tarea por delante porque "el 25,2% de los activos totales del banco son activos improductivos, más del doble del 11,4% promedio del sector y con una cobertura del 45,4% frente al 48,9% del sector.

Llegado a este punto, según el consejero delegado de Popular estimó que "serán las exigencias de capital, y los mercados, con su confianza o no en nuestra estrategia, los que marquen el futuro del banco y nuestro valor”. “La exigencia regulatorias marcarán el timing dentro de las alternativas de acción. Generación orgánica de capital, desinversiones puntuales, acceso al mercado y operaciones corporativas. Siempre buscando cumplir expectativas de accionistas”, manifestó.

Sánchez-Asiaín destacó que “la capacidad real económica de Popular es mayor que en 2008. El banco, habiéndose atragantando y sin ayudas publicas, ha podido dotar 25.000 millones de euros y está en mejor situación económica, aunque no regulatoria, que antes de la crisis”. Explicó que no están en mejor situación regulatoria, entre otras cosas, porque, por ejemplo, hubo un cambio a la hora de considerar qué es capital que ha hecho que, entre diciembre y enero, el el capital del banco haya caído mil millones, de 7.800 a 6.819 millones". "Esto no afecta a la solvencia del banco porque es capital que se redujo por exigencias regulatorias", explicó.

Se necesita un mensaje!