DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Laboral | Jornada

Los sindicatos ven muy difícil el pacto con las patronales para establecer un registro horario

22_re.jpg

La AEB y la CECA rechazan que los excesos sobre la jornada deben computarse a partir de los horarios de trabajo efectivo. El miércoles, nueva cita en la mesa de negociación.

El tiempo se acaba, la fecha límite es el 10 de abril, y el acuerdo está muy lejos, a la luz de las diferencias que se mantienen en la mesa que negocia la aplicación de modo colectivo de registros horarios. Si no llegan a un acuerdo, se volverá a la situación anterior, con negociaciones en cada entidad, lo cual complica el tema, que en muchos casos, como pasó en Bankia o Abanca, acabó en los tribunales. La próxima reunión entre las partes será el miércoles día 5 de abril.

"El acuerdo es muy complicado si las patronales no aceptan que se tiene que establecer sobre las bases de la jornada anual real que hacemos, pero teniendo en cuenta que se hacen horas extra, que es de lo que se trata de pactar para acabar con ellas", vino a decir un sindicalista presente en la mesa de negociación.

Si no hay solución y se termina sin acuerdo, se volverá a la fórmula de negociar entidad a entidad, dijo este sindicalista a Banca 15.

Al respecto, según publica Cinco Días, ante este atasco, los sindicatos y las diferentes entidades financieras, entre las que destacan Santander, BBVA, CaixaBank y Banco Sabadell, mantienen negociaciones paralelas de empresa para acordar las horas extraordinarias de la plantilla. Bankia, por su parte, ya tiene una sentencia que la regula esta jornada laboral extra.

Las patronales rechazan que los excesos sobre la jornada deben computarse a partir de los horarios de trabajo efectivo, que son inferiores a las jornadas máximas establecidas en los respectivos convenios (1700 en Banca y 1680 en Ahorro) puesto que los calendarios laborales que nos indican cual es el tiempo de trabajo efectivo que debemos realizar están por debajo de esas cifras. “Son unas 80 horas menos”, apuntan fuentes de CC OO, que remarcan que “la AEB y la CECA se olvidan de que esas reducciones reales en el tiempo de trabajo obedecen a los equilibrios alcanzados en las negociaciones de los convenios y acuerdos de empresa, por lo que no es de recibo que pretendan ahora cobrar el peaje dos veces”. Para solventar, esta cuestión CC OO propone que se adecue la jornada máxima anual que recogen los convenios a los horarios reales, situando así el listón a partir del cual se contabilizan los excesos en su justo término, pero por ahora las patronales no han dado el visto bueno.
Hay otro punto que es un obstáculo, según los sindicatos: “la absurda insistencia en que cualquier tiempo de trabajo extra requiere de una autorización previa es también una muestra de su poca voluntad negociadora”.

Además de que no están de acuerdo en el número de horas a partir del cual se reconoce el exceso de jornada y de que piden que un superior autorice las horas extras, existe otro punto que impide el avance: “la ausencia de compromisos concretos de obligado cumplimiento por parte de las entidades en lo que se refiere a poner límites a las múltiples convocatorias que realizan (reuniones, presentaciones, información, livemeeting, cursos, etcétera) o a que nieguen la posibilidad de una desconexión real a partir de una determinada hora, pues resulta que estamos casi como al principio de la negociación”. “El tiempo se agota –la prórroga acordada finaliza el próximo 10 de abril- y si las patronales siguen enrocadas en sus postulados esta negociación está abocada al no acuerdo y por lo tanto a que el conflicto siga instalado de manera permanente en el sector”, señala CC OO.

Se necesita un mensaje!