DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Laboral | Empleo

El 15% de las bajas por la crisis se dio en Andalucía, según Comisiones Obreras

81_14_cc_oo.JPG

En el periodo 2008-2016 se han cerrado en la región andaluza 2.438 oficinas bancarias, el 34,8% de la red y se han perdido unos 12.100 empleos directos, el 32,44% del que existía antes de que comenzara la crisis.

El proceso de desmantelamiento de la red de oficinas del sistema financiero español suma y sigue. "A partir del 2008, el sector se vio seriamente afectado por la crisis lo que le llevó a acometer un durísimo proceso de reestructuración que se ha saldado con el despido de miles de trabajadores y trabajadoras, la disminución de la competencia por la concentración de entidades y la exclusión financiera de amplias capas de la población a consecuencia del cierre de miles de oficinas bancarias", señala CC OO en una nota.

Durante el periodo 2008-2016 Andalucía perdió el 34,8% de su red comercial, lo que supuso el cierre de 2.438 de las oficinas que las 46 entidades financieras (9 incluidas en la CECA ?antiguas Cajas de Ahorro-, 26 del ámbito de la Asociación Española de Banca AEB- y 13 Cooperativas de Crédito) mantenían en nuestra comunidad.

En lo que respecta a la evolución durante el último año, mientras en el 2015 nuestra comunidad cerró el año con 4.854 oficinas, en el 2016, lo ha hecho con 4.572, o sea, 282 oficinas menos. Esto supone el cierre de una oficina por día, con lo que eso conlleva de pérdida de empleo y falta de atención a la clientela en localidades en las que se está produciendo una progresiva exclusión financiera que provocará más desigualdad.

Por provincias, Málaga es la que más oficinas ha cerrado en el 2016 en términos absolutos (79 oficinas menos) y relativos (el 8,75% de su red), seguida de Sevilla que cerró 51 oficinas (el 5,28% del total). Sin embargo, las pérdidas relativas más elevadas corresponden a Huelva, con un 6,51% (20 oficinas), Jaén, con un 5,84% (30 oficinas) y Granada con un 5,70% de oficinas cerradas (36).

En lo que respecta al empleo, ha perdido unos 12.100 empleos desde que comenzó la crisis en el 2008. En este periodo pasó de más de 37.300 personas ocupadas en el sector financiero a poco más de 25.200. Esto supone que en Andalucía se ha perdido el 32,44% del empleo directo que tenían las entidades financieras a comienzos de la crisis.

Por provincias, la que más empleo ha perdido ha sido Huelva con un 41,81% del total de ocupados (880 personas) que tenía en el 2008; Cádiz, con una pérdida de 1.776 empleos directos (el 39,79%); Sevilla con 2.847 empleos menos (un 33,45%) y Córdoba que cuenta actualmente con 1.295 ocupados menos (un 33,42%) que en el 2008. La provincia que menos descenso de empleo ha experimentado en términos porcentuales ha sido Málaga que, a pesar de perder 2.031 empleos, está por debajo de la media andaluza.

Consecuencia directa de esta pérdida de empleo son las prolongaciones sistemáticas de jornada en el sector financiero. El incremento de la carga de trabajo por persona y oficina (mientras que el volumen de negocio apenas ha descendido un 18%, el de empleo lo ha hecho en más de un 32,4%) y la presión comercial a la que está sometida la plantilla propicia esta práctica.

CC OO calcula que en Andalucía se realizan en torno a los 5 millones de horas extra (cálculos según datos EPA 2016, encuestas directas al personal y trabajo de campo en oficinas bancarias). Como, según datos EPA, solo el 86,48% se remuneran, podemos estar hablando de más de 4,5 millones de horas extra que no se remuneran a la plantilla, con lo que ello supone de fraude a la seguridad social y a la Hacienda Pública.

En términos de empleo, de no haberse realizado esa cantidad de horas extras fraudulentas, CCOO estima que podrían haberse salvado unos 2.600 puestos de trabajo el pasado año. El sindicato lleva años denunciando públicamente el fraude de las prolongaciones de jornada sin que, hasta el momento, la administración pública haya tomado cartas en el asunto para impedirlo.

Estas cifras son escandalosas y alarmantes, afirma Alicia Domínguez, Secretaria de la Agrupación del Sector Financiero de CCOO en Andalucía, por lo que supone de pérdida de empleo, de fraude económico y sobrecarga laboral sobre una plantilla que soporta día a día una presión comercial que afecta muy seriamente a su salud.

Por ello, "en las próximas integraciones de Bankia y BMN y del Banco Santander y Popular, CCOO defenderá la absoluta necesidad de mantener el empleo en nuestra comunidad ya que la política de cierre de oficinas y eliminación de puestos de trabajo afecta muy negativamente al desarrollo económico de nuestros territorios y provoca exclusión financiera que deriva en exclusión social, máxime, cuando el sector financiero lleva años compensando la falta de plantilla con las prolongaciones fraudulentas de jornada".

Se necesita un mensaje!