DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Resultados | Reducción

Goirigolzarri: este año será complejo, pero el sector financiero mejorará en 2018

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, estima que en 2018 habrá un cambio de política monetaria y que la subida de tipos hará que las perspectivas sean mejores. Bankia ganó el año pasado 804 millones de euros.

El número uno de Bankia consideró que el ejercicio actual será aún complicado y que los márgenes seguirán estrechos porque los tipos de interés están muy bajos y, en el caso de España, la financiación a grandes empresas, se prevé que continuará sin tener el fuste de tiempos pasados, al menos en 2017 y sobre todo, mientras sigan pudiendo financiarse con bonos muy baratos en lugar de acudir a préstamos de entidades tradicionales. “El año 2017 será complejos para el sistema bancario, con retos complicados, pero se ve la luz al final del tunel y la banca estará en una muy buena posición en 2018 y 2019”. Se basa Goirigolzarri en la esperada modificación de la política monetaria del Banco Central Europeo y la subida de tipos que confían en que se produzca como dos elementos fundamentales para que mejoren las cuentas de los bancos y su rentabilidad. "Si al final se produce, es una buena noticia para la rentabilidad de la banca, que tiene una gran sensibilidad al nivel de tipos de interés", dijo, agregando que una subida de tipos ayudaría a la banca a "tener una fuerte posición de solvencia" .

Mientras tanto, tendrán que transitar por un año, 2017, en el que Bankia considera que hay recorrido para captar más clientes gracias a su política de comisiones cero “una política que es para siempre” y en que esperan que siga mejorando el margen de clientes porque ya está subiendo el precio del crédito, al menos lo hizo en el cuatro trimestre del año. “Los márgenes van a estar bajo presión pero menos que este año”, auguró.

En cuanto al futuro inmediato, señaló que una vez que el 30 de junio año se acabará el “corsé” de lo marcado por la Comisión Europea a España en el marco del acuerdo para las ayudas a Bankia y el banco podrá realizar operaciones corporativas (BMN en el horizonte) y tomar iniciativas que serán importantes para la cuenta como volver a dar préstamos al sector inmobiliario. “Dado el contexto de tipos y la situación del sector promotor, no nos ha perjudicado, pero el crédito inmobiliario será importante”, vino a decir, al igual que seguirá siendo una pata fundamental el crédito al consumo.

Uno de las patas importantes para el futuro será BMN, si es que finalmente se fusiona con Bankia, pero de momento “no hay novedades”. “Las cláusulas suelo de BMN no afectan al sentido industrial de la operación. No hay una novedad especial en este tema, un tema en el que el Frob sigue trabajando, tiene un segundo asesor y estamos seguro de que el Frob hará su trabajo con una gran transparencia. Estamos a la espera. Hay que ver si la operación tiene sentido financiero, y si el FROB toma la decisión de que la operación vaya adelante, empezaremos a trabajar. No hemos contratado un banco de inversión para que nos asesor y contrataremos un asesor cuando toque”.

Cláusulas suelo

En cuanto a las cláusulas suelo, al igual que en las presentaciones de otros bancos, fue el tema estrella. Bankia anunció que va a poner en marcha de un procedimiento exprés en sus oficinas para que los clientes que contrataron una hipoteca con cláusula suelo puedan solicitar el reembolso del dinero pagado de más, con intereses.

La entidad dará a los afectados por las cláusulas suelo (60.000, estiman)la opción de elegir entre un ingreso en su cuenta que, si lo desea, se puede hacer de forma inmediata en el mismo acto, o amortizar al instante capital pendiente de pago de la hipoteca. Este proceso se iniciará el tres de febrero.

En relación con el mismo, Goirigozarri ha defendido que, en vista de que el 90% de las sentencias sobre este tema fueron en contra del banco y de la experiencia con los clientes en el tema de “los híbridos y la salida a bolsa” y el ahorro en costas judiciales, lo mejor era esta decisión, que es “buena para los clientes y para los accionistas”. “Lo hacemos porque es la mejor opción para nuestros clientes, pero también para Bankia y sus accionistas. Los clientes afectados pueden recuperar su dinero de forma muy rápida y evitamos las demoras y los gastos asociados a procedimientos judiciales que, por propia experiencia, sabemos que son elevados”, remarcó. El presidente recalcó que se han ahorrado 400 millones de euros en costas judiciales gracias a la decisión de facilitar la indemnización a sus clientes tanto por la venta de preferentes como por la salida a Bolsa de Bankia.

Goirigolzarri no explicó cuanto podría ahorrarse Bankia en costas judiciales por el procedimiento de devolución que pondrá en marcha la entidad, pero aseguró que en el caso de la devolución del dinero de las acciones de la salida a Bolsa del banco entre el 50% al 60% fueron gastos judiciales. Es decir, "de cada 100 euros devueltos, 50 gastábamos" por la vía judicial. De esta forma, se supone que Bankia podría ahorrarse ahora unos 110 millones de euros, según el diario Cinco Días.

Ganancias

Bankia obtuvo un beneficio neto atribuido de 804 millones de euros en 2016, un 22,7% menos que en el año anterior.

La evolución de los resultados se ve afectada por tres cuestiones principales: el entorno de tipos de interés negativos registrado durante la práctica totalidad del año, la citada venta de CNB y las provisiones realizadas para hacer frente a posibles contingencias derivadas de préstamos con cláusula suelo, que Bankia, con criterios de prudencia, ha decidido cubrir, tras haberlas retirado en septiembre de 2015.

Todos los márgenes de la cuenta cayeron pese a la buena actividad comercial del banco.

El margen de intereses se situó en 2.148 millones de euros, un 21,6% menos, como consecuencia de un entorno de tipos de interés en negativo y de la bajada del rendimiento de los bonos de la Sareb.

Si bien, en este "difícil" contexto para el sector, el margen de intereses marcó un punto de inflexión ya en el cuarto trimestre, incrementándose tanto los ingresos de esta línea de la cuenta de resultados (de 507 a 517 millones de euros) como el margen de clientes (del 1,41% al 1,49%), destacaron desde Bankia.

También cayó el margen bruto, que lo hizo un 16,8%. La reducción se produjo por la caída de las comisiones y los ROD. "La decisión adoptada en enero de 2016 de eliminar las comisiones para aquellos clientes que tuviesen su nómina o pensión domiciliada en la entidad" provocó que "la facturación por este concepto se redujo un 12,2%, hasta los 824 millones de euros.

Mientras, los gastos de explotación cayeron un 3,1% en términos comparables (descontado el efecto de la desconsolidación de CNB), hasta los 1.548 millones de euros. La contención de gastos fue clave para que la ratio de eficiencia se situase en el 48,9%, una ratio que en el banco tienen claro que tiene que mejorar por el aumento de los ingresos. No obstante "descontada la aportación de ROF, la eficiencia recurrente quedó en el 53,2%, la más baja entre las grandes entidades españolas en su negocio doméstico".

Otro elemento que contribuyó a sostener la cuenta de resultados fue la bajada de provisiones como consecuencia de la mejora de la calidad del balance, con descensos tanto en el saldo de créditos dudosos como en el de activos adjudicados.

En el año 2016, se hicieron provisiones por 494 millones de euros, un 31,4% menos. El coste de riesgo (volumen de provisiones sobre crédito) bajó en el año del 0,43% al 0,24%.

A estas provisiones se añaden las realizadas (65 millones netos) para dotar las posibles contingencias asociadas a procedimientos relacionados con cláusulas suelo tras los últimos dictámenes judiciales europeos –ninguno contra Bankia- y al decreto aprobado en España. Con criterios de prudencia, Bankia decidió cubrir las potenciales contingencias que pudieran derivarse del riesgo asociado a esta materia.

Sube el dividendo

De esta forma, Bankia cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto atribuido de 804 millones de euros, un 22,7% inferior al logrado un año antes, pese a lo cual, y gracias a la confortable posición de solvencia de la entidad, el Consejo de Administración ha acordado proponer a la Junta de Accionistas el pago de un dividendo de 317 millones de euros, un 5% superior al del año anterior.

Este pago llevará a que el dividendo acumulado en los tres últimos ejercicios alcance los 820 millones de euros, de los que más de 530 millones habrán ido a parar al Estado, avanzando así en el proceso de devolución de ayudas por parte de la entidad. En este periodo el porcentaje del resultado que se destina a retribuir a los accionistas ha pasado del 26,9% al 39,5%.

El saldo de riesgos dudosos se redujo el pasado año en 1.519 millones de euros, hasta los 11.476 millones, lo que permitió bajar la ratio de morosidad en un punto porcentual, hasta el 9,8%, pese al efecto de la entrada en vigor del Anejo IX de la nueva circular 4/2016 del Banco de España. La ratio de cobertura se situó en el 55,1%. En cuanto a los activos adjudicados, pasaron de 2.689 a 2.251 millones de euros, un 16,5% menos, en términos de valor neto contable. La cobertura de estos activos se elevó hasta el 34,7%. El año pasado Bankia vendió más de 9.100 inmuebles, un 7,6% más, con unos ingresos de 481 millones de euros. Dicha cifra de ventas representa casi el 20% del

Capital

En términos de solvencia, Bankia cerró el año pasado con una ratio de capital ordinario (CET1) fully loaded, es decir, anticipando los futuros requerimientos de Basilea III que serán de aplicación en 2019, del 13,02%, tras subir en 76 puntos básicos en el ejercicio. Esta cifra no incluye las plusvalías en las carteras de deuda pública, que llevarían esta ratio al 13,53%. Tras la recapitalización con fondos públicos en 2012, Bankia tenía una ratio fully loaded del 6,82%.

Bajo la métrica phase in, que es la exigida desde un punto de vista regulatorio, la ratio de capital CET1 ha pasado en 2016 del 13,89% al 14,70%. El exceso de capital sobre los requerimientos regulatorios SREP para 2017 es de 682 puntos básicos.

En términos de liquidez, Bankia consiguió cerrar el pasado ejercicio con una ratio de créditos sobre depósitos del 97,2%, 4,6 puntos porcentuales mejor que un año antes. El gap comercial se redujo un 74,9%, hasta los 2.117 millones, lo que evidencia la cómoda posición de liquidez de la entidad.

Se necesita un mensaje!