DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Resultados | Cuentas

La Sareb cerró el ejercicio 2016 con pérdidas por importe de 663 millones de euros

23_ec.jpg

La sociedad vio lastradas sus cuentas  por altos costes vinculados al mantenimiento de la cartera y  la venta de activos en minusvalías, pero elevó un 1% sus ingresos.

El nivel de ingresos permitió a la Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) cancelar 2.170 millones de euros de la deuda emitida para pagar los activos transferidos y que cuenta con el aval del Estado. Desde que comenzara su andadura, la Sareb ha cancelado casi 10.000 millones de euros de deuda.

Tras la aplicación del nuevo marco contable, la sociedad comenzó a dar visibilidad a las minusvalías latentes de su cartera, que al término de 2016 se situaron en 3.389 millones de euros.

Así, la Sareb avanzó a lo largo del pasado ejercicio en la venta de activos en minusvalía, lo que hizo que sus márgenes fueran inferiores a los de 2015, pese a ser positivos.

En concreto, el margen bruto cayó un 46%, hasta los 664 millones de euros, y los costes financieros se situaron en 558 millones de euros, algo que condicionó el resultado final del ejercicio hasta llevarlo a las pérdidas de 663 millones de euros. En sus cuatro años de actividad, Sareb acumula unas pérdidas de 751 millones de euros.

En esta cifra impactaron los altos costes vinculados a la gestión de la cartera, que incluye partidas como las comisiones de gestión y comercialización, con 237 millones de euros; el pago de tributos e impuestos municipales, con 197 millones de euros, o los gastos de comunidades de vecinos y mantenimiento de los inmuebles, que consumieron 90 millones.

Al cierre del ejercicio y tras los últimos cambios en la normativa contable, los recursos propios del llamado 'banco malo' ascendieron a 4.049 millones de euros, lo que le permite tener "fortaleza patrimonial suficiente para proseguir con su labor desinversora" hasta el final de su mandado, según ha explicado el presidente de la sociedad, Jaime Echegoyen.

La principal fuente de ingresos en 2016 de Sareb fue la cartera de préstamos a promotores, cuya gestión reportó 2.846 millones de euros. Cerca de tres cuartas partes de estos ingresos provinieron de la cancelación y venta de préstamos, las iniciativas de colaboración con los promotores a través de los Planes de Dinamización de Ventas (PDV) y la venta de los inmuebles que garantizan los préstamos.

La cifra de inmuebles vendidos por el conocido como 'banco malo' al cierre del pasado ejercicio se incrementó un 25% respecto a 2015, hasta las 14.000 unidades entre residencial, suelo y terciario.

Pese a esta evolución positiva, el presidente de Sareb cree que la sociedad tiene un rendimiento "adecuado", pero no es el "óptimo". "Seguimos buscando la optimización en lo que tiene que ver con la distribución", ha destacado.

Se necesita un mensaje!