DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Resultados | Análisis

Asiaín prevé que Banco Popular tendrá beneficios este año

El consejero delegado de Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín se mostró convencido de que la entidad se puede mantener independiente. Popular perdió 137 millones en el primer trimestre.

La rueda de prensa, la primera del nuevo número dos del banco desde que fue nombrado, posterior a la presentación ante los medios de comunicación se centró en las medidas que puede tomar la entidad para resolver la situación actual del banco, que pretende que el mercado vuelva a tener la confianza que tuvo en el pasado. “Me he encontrado lo que esperaba. Lo que tenemos es un banco posicionamiento muy bueno especialmente en pymes y situación activos improductivos, gestionando. Tardaron mucho en segregar el negocio bancario y el inmobiliario, lo que hace que de cara futuro haya que esperar para la estrategia, lo que pasará cuando demos respuestas reales sobre los activos improductivos y las provisiones”, dijo Ignacio Sánchez-Asiaín. "Tengan en cuenta que Popular ha vivido en un año lo que el resto de la banca española, , ha vivido en diez años”, dijo, sin citar nombres, en referencia a la crisis económica y el sector”. Lo que viene a decir es que a Popular se le ha juntado todo y, por ello, no pueden pedirle que resuelva la situación a la velocidad del rayo.

Ganancias

En todo caso, la actividad comercial está yendo bien y si no hay provisiones extraordinarias “tendremos beneficios” al final del ejercicio, auguró el banquero. Mantienen en el Popular que su negocio bancario funciona, qué irá mejor y subirá mucho en beneficios cuando los tipos de interés suban.

En este punto, los créditos a mayor precios de la nueva producción, la reducción de costes, el bajo precio del pasivo y la venta de activos improductivos serán aspectos clave. En este ultimo ámbito, esperan que el año se cierre con más de 2.276 millones de euros en ventas. De hecho, puede ser mucho más, porque esperan vender un mímomo "569 millones de euros por trimestre y hacer alguna operación mayorista".

Profundidad

En este marco, Asiaín recalcó que hasta que no analicen en profundidad los activos improductivos (40.000) en profundidad, no podrán responder a la pregunta de cuántas provisiones, si que necesitasen hacer más, tendrían que tener para deshacerse más rápidamente de estos activos, no estarán en condiciones de tomar una decisión sobre las alternativas, alternativas que son básicamente, crecimiento orgánico, buscar más capital o entrar en una operación de concentración, básicamente una venta del banco, aunque Asiaín no pronunció la palabra venta más que para referirse a los negocios no estratégicos que están en venta.

“Tenemos que analizar la valoración a precios de mercado en relación al valor en libros porque hay que ver si están en línea con el tiempo de las mismas”. Es decir si la tasación tiene menos de un año, una norma que hay que cumplir a finales de 2017, indicó el consejero delegado. “No es una tarea fácil, es algo que nos llevará semanas”, aseguro “El mayor problema del banco es la falta confianza generada por las expectativas no cumplidas o no, hay que generar expectativas basada en la realidad y ese análisis de los activos no es rápido, por lo cual hasta que no lo tengamos no podremos definir estrategia, ampliaciones, ventas o fusión”, aseguró, agregando que lo que no haremos es dar datos de antemano porque minaría el intento de generar confianza”.

Esta frase del consejero delegado vino al hilo de una pregunta sobre los anteriores gestores, cuyo plan se demostró que “era incorrecto”, según Asiaín, porque hubo que hacer más provisiones de las que marcaba el plan, lo cual provocó la falta de confianza de los mercados.

En este sentido, señaló que no se siente presionado por el BCE para solventar la situación en un tiempo determinado y remarcó que no hay conversaciones “serias” con contenido sobre una posible fusión, al igual que “tampoco estamos buscando capital, aunque si hay inversores que se están acercando a nosotros para preguntarnos". Asiaín dejó caer que la ampliación de capital, si se hace, lo más seguro es que se dirija a inversores institucionales.

En este punto, se mostró convencido de que las cuestiones regulatorias harán que se necesite más capital en el futuro.

Negocio puramente bancario

El negocio bancario va bien e irá mejor, estiman en el Popular, donde reconocen que "tenemos un problema es con los activos improductivos, se hizo tarde la segregación aunque estamos aumentando los ingresos y vamos a reforzar ”, apuntó Sánchez-Asiaín, dejando claro que el Plan Sunrise, que pretendía, entre otras cosas, sacar 6.000 millones de euros del activos improductivos del balance ha pasado a mejor vida, se olvidan de él, lo cual no quiere decir que no trabajen en encontrar otras fórmulas para deshacerse de activos improductivos.

En este marco, mientras analizan los improductivos, el banco mantiene la intención de vender negocios no core, pero no a cualquier, precio, entre ellos el banco en EE UU y Wizink, un negocio este último que si no venden al precio que quieren, se quedarán porque da buenos beneficios.

Balance marzo

Banco Popular finalizó el primer trimestre del ejercicio con un resultado negativo de 137 millones de euros, frente al beneficio de 93,8 millones registrado hace un año. Según informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), estos números rojos son consecuencia del aumento de las provisiones por valor de 496 millones para cubrir el negocio inmobiliario, un 69,9% más. Dichas provisiones, sumadas a las que ya había realizado el banco, elevan la ratio de cobertura total hasta el 45,2% y la de morosos hasta el 51,4%.

El negocio principal del banco registró un beneficio neto de 180 millones de euros al cierre del primer trimestre, mientras que el negocio inmobiliario se anotó pérdidas de 317 millones de euros. A cierre de marzo, la ratio 'CET1 phased in' del banco es del 10,02%, la ratio 'CET1 fully loaded' del 7,33% y la de capital total, del 11,91%, por lo que Popular sitúa su solvencia por encima de los requisitos exigidos y cumple con el requerimiento total regulatorio mínimo aplicable al grupo, por todos los conceptos, del 11,375%.

El margen de intereses alcanzó los 500 millones de euros, un 9,4% menos que en el primer trimestre de 2016, al tiempo que el margen de explotación se situó en 309 millones de euros, un 25,9% menos que en el mismo periodo del año anterior, pero en niveles similares si se excluyen los resultados por operaciones financieras. Asimismo, las comisiones se incrementaron un 4% respecto a finales de 2016, hasta los 140 millones de euros, el mejor trimestre del último año. Por su parte, los costes cayeron un 10% interanualmente hasta los 371 millones de euros. En este sentido, los gastos de personal se han reducido un 20% respecto al primer trimestre de 2016, tras el proceso de reestructuración acometido el pasado año. La ratio de eficiencia evoluciona favorablemente y se redujo 18 puntos porcentuales respecto a cierre de 2016, situándose en el 48,72

Durante los tres primeros meses de 2017, el banco ha llevado a cabo una reducción neta de los activos improductivos por importe de 569 millones de euros, lo cual supone, según el banco, un cambio de tendencia "muy positivo" en lo que a la gestión del negocio inmobiliario se refiere. También, las recuperaciones de créditos morosos han evolucionado de forma "muy favorable", alcanzando la cifra de 996 millones de euros, por lo que las entradas netas en mora descienden en 304 millones de euros. Las ventas de inmuebles han sido de 459 millones de euros en el primer trimestre, con un incremento del 18,5% en las ventas minoristas. Asimismo, las ventas de crédito inmobiliario alcanzan los 402 millones de euros.

La ratio de mora se sitúa en el 14,91%, 30 puntos básicos por encima de la registrada a final del ejercicio 2016. El banco ha destacado que el stock de provisiones de crédito ha aumentado un 44,3% respecto al primer trimestre de 2016, hasta los 10.317 millones de euros, por lo que la ratio de cobertura total aumenta hasta el 45,2% y la de morosos hasta el 51,4%.

Por otro lado, la actividad comercial del primer trimestre se ha concentrado de forma muy especial, según el banco, en el tramo final, debido a que enero y febrero estuvieron marcados por los cambios organizativos y la reestructuración y los ajustes de oficinas.

A pesar de dichos cambios, la contratación de crédito en el primer trimestre alcanzó los 4.770 millones de euros y se mantiene estable respecto al mismo periodo del año anterior, en el que dicho importe fue de 4.776 millones de euros. Del importe total de la contratación, el 61,8%, es decir, 2.950 millones de euros, corresponden a crédito concedido a pymes y autónomos, lo que representa un aumento del 1,7% respecto a cierre de 2016. En este sentido, durante los tres primeros meses de 2017, el banco ha aumentado un 8% la financiación a pymes mediante crédito sin colateral y mediante leasing, así como un 5% en consumo a autónomos. El tipo medio de contratación del crédito, del 2,87%, supera en 40 puntos básicos al stock de crédito del banco y se mantiene por encima de la media del sector. Popular ha subrayado que sigue siendo la primera entidad en España para pymes y autónomos, con una cuota de mercado del 17,7% y una cuota de mercado total de crédito del banco, del 7,66%, que se mantiene inalterada.

En cuanto a la evolución del pasivo, el stock de los depósitos a plazo y las cuentas a la vista en el primer trimestre ascendió a 77.346 millones de euros, un 1% inferior al cierre de 2016.

Se necesita un mensaje!