DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Tribunas | Tendencias

Una nueva analítica para superar los nuevos desafíos en la banca

17_Fotodeperfil-1_FullHD_151009-02.jpg

Por Gustavo Loewe, director general de Qlik Iberia

Las nuevas tecnologías están actualizando las técnicas, soportes y canales para vender y gestionar productos en la banca. Según los últimos datos de Eurostat, un 39% de la población española entre 15 y 74 años son usuarios de la banca online. Una cifra que demuestra la creciente transformación del sector, con la integración de elementos como el Big Data, el Internet de las Cosas o la nube para abordar las demandas de unos consumidores cada vez más digitalizados.

La banca afronta cambios que afectan a su propio modelo de negocio; el surgimiento de las fintech es prueba de ello. Bajo este marco, las organizaciones cuentan cada vez más con un mayor volumen de datos sobre el comportamiento de sus clientes, desarrollo de sus productos, evolutivo de transacciones, rendimiento de equipos, tendencias en el mercado… El reto está en encontrar la forma para gestionar y analizar este volumen de datos de forma eficiente, permitiendo tomar mejores decisiones que ayuden en el desarrollo de oportunidades para el negocio.

La toma de decisiones en la banca se está reinventando. El apoyo en la analítica, por lo tanto, puede ayudar a las organizaciones a lograr un negocio más estratégico. Estas son algunas de las claves en tecnología a tener en cuenta en la banca para avanzar en el presente y en el futuro.

1. Visión global y estratégica

La gestión integral del riesgo y el asesoramiento financiero son dos pilares estratégicos en el negocio de las entidades bancarias. Tradicionalmente y, sobre todo hasta la entrada del concepto del Big Data, la toma de decisiones en estos dos frentes se ha basado en la intuición y en el resultado de experiencias previas. Sin embargo, contar con una visión holística de todo el volumen de datos que maneja la banca es fundamental para contar con un conocimiento fundamentado que ayude a gestionar y predecir el riesgo y a ofrecer un asesoramiento sólido.

La última tecnología nos permite ahora integrar todas las fuentes de datos que tenemos, aunque sean de distinta naturaleza y estén en distintos formatos: tablas de Excel, listados de clientes, recibos, resultados de negocio… Y no sólo integrarlas, también asociarlas. La analítica ofrece oportunidades para identificar patrones y relaciones entre los datos sobre clientes y clientes potenciales que nos permita conocerlos mucho mejor para entender sus necesidades o preferencias.

2. Foco en las personas

Toda esta información, aunque importante, es de poco valor si no se puede entender para analizar el rendimiento de los productos y alinearlos con el recorrido del cliente.

Esto quiere decir que lo verdaderamente importante en la analítica no son los datos en sí, sino la capacidad de aprovecharlos de manera proactiva e intuitiva. El dato es sólo una fuente de conocimiento. Lo que realmente aporta valor y sentido a ese conocimiento somos las personas. Es clave que toda una organización tenga acceso a la misma información y que sepa leerla, analizarla y argumentarla.

Para conseguirlo, conviene apostar por un cambio cultural que, acompañado de la tecnología, promueva la analítica en la banca a todos los niveles y, especialmente en las personas que están al frente del cliente y de la toma de decisiones. En este sentido, según un estudio reciente que hemos llevado a cabo en Qlik con The Wall Street Journal, un 38% de los empleados en banca que están cara al cliente no confían todavía en el uso de los datos para optimizar la atención al cliente. Sin embargo, en el mismo estudio se refleja que un 80% de directivos en banca creen que aprovechando todos sus datos pueden incrementar sus ingresos en un 5%, lo que puede equivaler a 250 millones de dólares en una entidad grande.

3. Análisis ágil en tiempo real desde cualquier parte

La última tendencia en analítica pasa por la tecnología de análisis visual que convierte tablas interminables de datos en gráficos interactivos y visuales con los que extraer conclusiones de un único vistazo. Se consigue una perspectiva más amplia sobre indicadores como el estado del flujo de caja, la planificación de capital, el riesgo asociado a determinados productos, etcétera. Por ejemplo, una entidad bancaria internacional ha desarrollado una aplicación basada en la analítica visual que le permite obtener cálculos —antes imposibles— sobre la liquidez a corto plazo, en solo 15-20 minutos.

Esta rapidez en la obtención de información clave para el negocio es estratégica para tener capacidad de anticipación y reacción en un mercado altamente competitivo. De acuerdo con un reciente estudio de la consultora IDC sobre el valor del Internet de las Cosas, el 42% de los directivos tienen que tomar decisiones en menos de 24 horas. Apoyándose en la analítica visual, las organizaciones no solo pueden analizar ágilmente todos sus datos, sino también hacerlo en cualquier momento, a través de cualquier dispositivo y con actualización en tiempo real.

La transición que vive el sector bancario sin duda está transformando la forma en que se toman decisiones. Independientemente de si hablamos de banca física o nativa digital, la tecnología analítica puede ser un aliado clave para conocer mucho más a los clientes y actuar rápido para el avance y crecimiento del negocio.

Se necesita un mensaje!