DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Un año después de la compra de Popular al Santander le queda el ajuste en la red

Bancos | Estrategia

10_pop.jpg

Según fuentes del sector, el Santander podría bajar la persiana a al menos 500 sucursales para reducir costes.

Hace un año, la Junta Única de Resolución declaró inviable Banco Popular y resolvió la entidad que se quedó Banco Santander por un euro. Los bonistas y accionistas de Santander lo perdieron todo, aunque parte de ellos podrá recuperar lo perdido merced a los bonos de fidelización”, que aportará una rentabilidad del 1% anual (con pago trimestral) durante siete años y que entregará a los clientes que adquirieron acciones de Popular desde el 26 de mayo de 2016 al 21 de junio de ese año y/o obligaciones subordinadas computables como Tier 2 entre el 29 de julio de 2011 y el 14 de octubre de 2011.

La absorción conllevó una ampliación de capital y un ajuste en los servicios centrales y las oficinas, aunque este último está pendiente. En los centrales, se pactó un ERE para 1.100 personas con los sindicatos y los cierres de oficinas pueden afectar a entre 500 y 800 sucursales, con una salida de empleados también por definir aún, indicaron fuentes conocedoras del proceso citadas por el diario El Mundo.

Según El País, los planes internos pasan por acelerar la fusión del Popular y el Santander para junio de 2019, fecha en la que todas las oficinas tendrán solo los rótulos del banco cántabro y los sistemas informáticos serán compatibles. También se anunció un recorte del 30% de los costes del Popular. Los ahorros de costes con el ERE y la reducción de sucursales solo tendrán efecto un semestre de 2019 pero fuentes financieras estiman que serán completos en 2020.

Se necesita un mensaje!