DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Kutxabank vende una cartera de préstamos dañados de 358 millones de euros a Cerberus

Bancos | Estrategia

71_k.jpg

La entidad rebajará el índice de mora hasta el 2,5%, uno de los más bajos entre las entidades supervisadas por el Banco Central Europeo (BCE).

El grupo Kutxabank ha vendido al fondo de inversión estadounidense Cerberus una cartera de préstamos dañados (dudosos y fallidos), por un valor bruto de 358 millones de euros. Esta cartera está compuesta por préstamos con garantía real mayoritariamente judicializados que tienen una elevada antigüedad, ubicados principalmente en las comunidades de Andalucía y Madrid.

La formalización de la operación permitirá a Kutxabank situarse como la entidad española supervisada por el Banco Central Europeo con menor tasa de morosidad hipotecaria residencial y con menor mora global. El impacto previsto en la ratio de morosidad del Grupo es de más de 60 puntos básicos, con lo que caerá hasta el 2,5%, y la tasa de mora de la cartera hipotecaria residencial descenderá hasta el 1,5%.

La venta de la cartera también impacta de forma positiva en el capital CTE1 fully-loaded, que mejora en 10 puntos básicos, y se elevará por encima del 17%, el más alto entre las entidades financieras españolas según la Autoridad Bancaria Europea. Con todo, Kutxabank mejora su buen posicionamiento de cara a los test de estrés del sistema financiero europeo a los que se verá sometido el sistema financiero español en 2020.

La operación, que se completará en dos fases, se ha realizado a través de un proceso de oferta competitiva coordinado por el banco de inversión Alantra. Kutxabank ha cerrado satisfactoriamente la venta tras estudiar las ofertas indicativas y vinculantes de los cerca de 20 inversores interesados.

Esta operación, que reducirá los costes asociados a litigios y a la gestión de este tipo de activos, no tendrá un impacto significativo en la cuenta de resultados, ya que el beneficio anual se mantendrá en línea con los objetivos fijados por el Plan Estratégico de la entidad.

Además, permite a Kutxabank reducir el impacto de las provisiones prudenciales impuestas por el Banco Central Europeo, que obligarán a las entidades a dotar íntegramente, contra resultados o contra capital, los riesgos dudosos con garantía con una antigüedad de más de 7 años.

Es la segunda ocasión en que el grupo financiero vasco completa una transacción de estas características, después de que se desprendiera hace un año de una cartera de riesgo promotor problemático de cerca de 700 millones de euros.

El proceso de saneamiento del balance desarrollado por Kutxabank en los últimos ejercicios ha permitido rebajar en cinco años un 78% los activos dudosos del Banco -muy por encima de sus propias previsiones-, y en un 50% la mora residencial.

Se necesita un mensaje!