DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

¿Sorpresa?

Blogs | POR JOSÉ MARÍA LANSEROS

No me ha sorprendido que CaixaBank haya presentado a los sindicatos un ajuste para 750 empleados. Siempre ha venido coleando la digestión de un plato jugoso pero pesadito de digerir: Banca Cívica. A veces pasa que un suculento manjar tiene una digestión difícil, pero se acaba pasando con una infusión, en esta caso con un ajuste.

Lo que está por ver si es si el banco convence a los sindicatos con datos que justifiquen las 750 bajas. Puede ser que les sobre gente en algunos sitios, pero los sindicatos dicen que lo que está claro es que falta personas en otros, por lo cual, para ellos, se hace importante que haya un compromiso de contrataciones para compensar. El llamado cambio generacional se está produciendo en CaixaBank y no es malo siempre que venga pactado, como es costumbre en la entidad de la estrella azul.

Los problemas no vendrán en las bajas —que serán voluntarias y razonablemente bien pagadas— sino en las condiciones de los que queden para que se considere que hay “movilidad geográfica” y las condiciones de trabajo, dos temas que pueden repercutir a las conversaciones en marcha.

Al respecto, cuando el banco quiere hablar con las centrales “de ahorro de costes”, como me cuenta un representante sindical con muchos años de experiencia en el sector financiero, lo que quiere decir es que hay que hablar de condiciones laborales, o sea, dinero. ¿Cobrar menos dinero? Puede ser, aún no le han concretado a las centrales.

Veremos qué pasa. Lo bueno, aunque aburrido para los medios, es que en CaixaBank no hay emociones fuertes a la hora de negociar. Para ver una película con carga de tensión hay que ir a otra sala. Pregunten por “Acarl”, quizás se la recomienden.

Se necesita un mensaje!