DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Cuarto trimestre

Blogs | POR JOSÉ MARÍA LANSEROS

Se va agotando el mes de agosto y septiembre siempre se pasa volando una vez aterrizados. Llegarán pronto los resultados del tercer trimestre y nos dispondremos aafrontar el cuarto y último trimestre del ejercicio, una parte final de 2015 que se presenta con numerosas incógnitas.

La primera la de los resultados anuales, algo que siempre despierta curiosidad y desasosiego a no pocos. La segunda tiene que ver con las operaciones de concentración. ¿Asomará la cabeza alguna fusión de las que se viene hablando? Lo harán otras que hasta la fecha nadie sospecha? Las fusiones son en la banca lo que los fichajes en el mundo del fútbol: un álbur que hay que saber barajar, como dice un amigo mío corresponsal de un medio latinoamericano.

En lo laboral, los convenios colectivos tienen las negociaciones patas arriba, en el sentido de que sólo están de acuerdo en que no hay acuerdo en nada más que en la duración que quieren: cuatro años.
Está por ver qué da de sí, pero si no hay avances, la palabra huelga va a ir tomando fuerza, creo yo. Otra cosa es que, primero, se atrevan a convocarla los sindicatos y segundo, que a las patronales les tiemblen las piernas y se produzcan variaciones en el sentido que quieren los sindicatos.

La verdad es que desde desde que yo tengo uso de razón periodística en información económica, este es la negociación de convenios más complicada estoy viviendo. Antes de la crisis la pelea era por la subida salarial y la cláusula de revisión. El convenio de la crisis, fue difícil pero se cerró con algo tan sencillo y complicado como congelación salarial a cambio de “defensa del empleo”.

Ahora las tornas han cambiado y las patronales, con la de Banca a la cabeza, quieren un modelo de convenio muy barato, un tema en el que los sindicatos no están dispuestos a ceder. Lógico, saben que si ceden, es probable que no haya marcha atrás y que los daños sean irreparables. Es lo mismo que pasa con la reforma laboral del PP que ha laminado muchos derechos de los trabajadores. Puede que el PSOE, cuando gobierne, haga cambios, pero dudo que se atreva con todo y aunque sea así, muchos daños no tendrán reparación posible.

No me lío que la política es en otra ventana. El choque de trenes patronales-sindicatos parece inevitable. Es muy difícil vender un convenio, me refiero al de Banca, donde todo son recortes y en el que además los nuevos entren con un nivel en el que su salario serán inferior al nivel más bajo actual y encima te pueden despedir muy fácil y barato gracias a la reforma laboral del PP. Nadie compra esa mercancía. Complicada papeleta para los sindicatos.

Se necesita un mensaje!