DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Relatores y otras figuras imposibles

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Es evidente que Pedro Sánchez tiene que seguir contando con los aliados que le dieron la presidencia del Gobierno de España. Pero tanto Sánchez como sus apoyos independentistas caminan sobre el filo de una navaja.

Sánchez tiene claro que no puede ni quiere dar la independencia a Cataluña. Y los “indepes” sólo pedirán a Sánchez –en términos más o menos aguados— planteamientos de facto que sitúen a la Generalitat como el gobierno de un Estado independiente. Y todo ello en la forma y en el fondo. Los de los relatores es una forma de darle un gustillo de internacionalidad a la relación entre el Estado y Cataluña. Es imprimir el modelo de la diplomacia a unas relaciones entre territorios de un mismo país.

Por tanto, para Sanchez de los relatores es un poco de postureo y para Quim Torra se trata de una especie de pasaporte, algo que hace extranjero a su gobierno ante la Administración española. Pero ¿hasta cuándo durará el postureo para pasar a la realidad? ¿Cuándo, asimismo, un gobierno “auténticamente” extranjero podría reconocer a los relatores como neutrales, no pertenecientes ni a España, ni a Cataluña?

La tibieza de Sánchez ante los independentistas no es otra cosa que el mantenimiento de un permanente equilibrio con el pie sobre el hilo de una tela de araña para evitar lo que parece inevitable: la convocatoria de unas elecciones. La death line de Pedro Sánchez es no aprobar los presupuestos y a los independistas, aunque los PGE presentados por el Gobierno socialista, favorecen la inversión en Cataluña, prefieren ser más pobres que españoles. Mas o menos como aquella niña que cantaba hace ya unos años eso de “antes muerta que sencilla”.

Se necesita un mensaje!