DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Solidaridad con las víctimas de abusos

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Es evidente que el tema de los abusos a menores por parte de clérigos es muy doloroso. La primera definición es que alguien que está investido como ministro en el servicio del amor que preconiza Jesús de Nazaret no puede traicionar su principal cometido de educador y confesor. Pero a eso se llega y hay muchas víctimas de ese abuso de poder y desamor. Por ello es muy necesario paliar el mal hecho y ayudar a las víctimas a que sean felices de una vez.

La pederastia está ampliamente localizada en todas las actividades humanas en las que se trabaja con menores. La incidencia más habitual es la de los educadores entre las que, por supuesto, se encuentran los clérigos. Y hay algo terrible que han observado algunos expertos y es que la determinación de elegir un trabajo o profesión estaría impulsada por parte de los pederastas del contacto cercano con niñas o niños antes que los relativo a una vocación religiosa o profesional. Es decir poder acudir con facilidad a donde encuentran la posibilidad de ejercitar sus malhadados deseos.

El deseo sexual dirigido a personas sexualmente inmaduras es, sin duda, también una anomalía y muy grave. La ley marcaría el límite de los 18 años. Pero es obvio que superando dicho límite legal también hay algún tipo de homilía cuando, por ejemplo, un cincuentón busca sexo con gente muy joven. Los procedimientos son siempre de fuerte presión; regalos, engaños, promesas de trabajo, etc. Ahí tenemos también víctimas y muchas…

El título del presente artículo marca un ámbito más extenso al de las víctimas de abusos sexuales, aunque estas resulten las más dolorosas en, sobre todo, el ámbito eclesial. El abuso de poder y el engaño a débiles o personas no suficientemente formadas está también presentes en comportamientos nefastos y aprovechados. Hay profesores que abusan del trabajo gratuito de sus estudiantes para su provecho. O profesionales de cualquier actividad que utilizan a becarios y aprendices de manera inhumana y poco digna. En fin, ningún cristiano debe tornarse en abusador de menores e inocentes, de niños y mujeres, de pobres y necesitados.

Anon: obtenga su prestamo Michealbensonloanagency@gmail.com 30 Marzo 2019
Se necesita un mensaje!