DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Lo mejor es votar

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Los debates no influyen apenas en el voto de los ciudadanos pero da mayor visibilidad a los candidatos. Además están regulados de tal manera que no hay bronca, cosa que si desean los espectadores. Y, en cualquiera de los casos, la mejor es votar. No hay que dejarlo. La abstención destruye la España unida

Hay oposiciones que los candidatos a una plaza carean entre sí ante los impávidos integrantes del Tribunal. Algunos catedráticos dicen que comenzaron a pasárselo muy bien cuando aprendieron a poner cara de póker y aguantar la risa. Tal vez, a algunos oyentes de los debates les pasará igual.

Entonces, si los debates no sirven y las encuestas tampoco, ¿qué es lo que inclina la decisión de voto? Hay un enorme porcentaje de votantes que siempre vota lo mismo y que se inclina por las ofertas de izquierda o derecha, sin cambio posible. Sólo en los tiempos de la Transición política, cuando ganaba las elecciones Adolfo Suárez. Muchos –pero que muchos— votantes optaron la posición de centro para evitar los viejos enfrentamientos fratricidas que trajeron la guerra civil. Y algo parecido pasó con las elecciones de octubre de 1982. El mejor mensaje centrista y conciliador lo dio Felipe González lo que le sirvió para gobernar 13 años.

Hoy se ha perdido el sentido prioritario por el mantenimiento de la democracia parlamentaria. Como ya la tenemos ya no se suspira por ella. Además, el enfrentamiento entre la izquierda y la derecha está servido, aunque con matices. No es la misma izquierda la de Pedro Sánchez, que la Pedro Sánchez que la de Pablo Iglesias. Y, claro, no es la misma derecha la de Albert Rivera que Pablo Casado. Esos matices existen. Cuando eclosiona VOX, Santiago Abascal, empuja hacia el centro a los otros dos candidatos. Y Pablo Iglesias hace “centrear” a Sánchez. En fin…

Se necesita un mensaje!