DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Economía y ética

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

El Papa Francisco ha querido relacionar activamente economía y ética. Ha sido en una de sus últimas manifestaciones. Y se agradece. En el amplio ámbito de la ciencia económica parece estudiar los fenómenos de la producción, del trabajo y de muchas otras formas de la actividad humana como algo objetivo, como una especie de descripción de un paisaje. Pero no es así.

Al final muchos de los vectores de la economía buscan el beneficio y el mantenimiento de la riqueza común, lo cual es del todo legítimo. Los grandes movimientos filosóficos del pasado siglo buscaban eso.

Francisco ha dicho que “la economía presta un servicio al bien común si permanece vinculada a la ética, que es una medida universal del bien humano auténtico”. Y mas adelante que las contradicciones en la sociedad actual traen “por un lado, estamos presenciando la prevalencia de criterios y actividades puramente económicos dirigidos al consumo, y por el otro, se manifiesta cada vez más la incapacidad de conciliar la correcta distribución de los ingresos con la mejora de las perspectivas de desarrollo”.

Es bueno que se hable de economía y ética y es bueno que los responsables económicos y financieros no piensen exclusivamente en el beneficio, aunque –como decía— sea completamente legítimo. La ética ensancha y dignifica la actividad económica y eso hay que tenerlo presente. Es cierto que muchas grandes empresas dedican una parte de su beneficio no solo a sus obligaciones fiscales si no también a reintegrar a la sociedad lo que esta les ha dado.

No puedo negar –porque además me agrada mucho— las frecuentes citas del papa Bergoglio sobre la ecología me llenan de esperanza. Se trata de la conservación de la casa común que es el planeta Tierra. Ética y respeto al medioambiente deben ser dos actitudes que los católicos –y en general todos los humanos creyentes o no— han de tener muy presentes. Lo dice el papa y, también, la lógica y el sentido común.

Se necesita un mensaje!