DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Rubalcaba

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

La tristeza me paraliza… Pero no es posible quedarme quieto. Todas las muestras de condolencia por el fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba son ciertas y certeras. Y diría que, sobre todo, entre los periodistas. Siempre estuvo cerca de nosotros y siempre evitó con una frase o con una pista que una columna quedase vacía.

Pero es obvio que su trabajo principal no era atender periodistas aunque jamás olvidó a ninguno. Su capacidad de negociación le hizo conseguir algo que durante muchos años pareció imposible: unir a todos los demócratas para terminar con ETA… desde el esfuerzo policial hasta la coincidencia de todos y con todos para terminar con una aberración que trajo muchísimo dolor a todos. Puede decirse que no hubo provincia alguna que no hubiera recibido el ataque sangriento de la banda armada. Y un día desapareció sin condiciones, yo diría –y con todo el respeto para todo el mundo— que sin pena ni gloria.

Nacido en Cantabria, en Solares, se incorporó muy joven al PSOE, en 1974. Había estudiado Ciencias Químicas en la Universidad Complutense. Y fue la Facultad de Químicas la que le acogió en su condición de profesor cuando se apartó totalmente de la política ahora hace cinco años también en un mes de mayo. Fue el triunfo de Felipe González en las elecciones generales de 1982 lo que le llevo a iniciar su carrera política. En una primera etapa muy ligada al sector de educación. Su primer cargo de importancia fue el de Secretario de Estado de Educación en 1988. Cuatro años sería ministro del ramo… Y después ministro de la Presidencia y más tarde ministro de Interior…

Su éxitos políticos no le hicieron cambiar de talante y su amigos de los primeros tiempos lo seguimos siendo después. Nunca olvido devolver una llamada o producir un golpe de teléfono imprevisto para pedir un dato que no recordaba. No desearía hacer un obituario al uso. En mi caso creo haber perdido un amigo, probablemente –y lo siento— el único que me quedaba dentro de la llamada clase política.

Se necesita un mensaje!