DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

La sonrisa de Doris Day

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Fallecer a los 97 años es toda una proeza. Doris Day se iba –supongo con una sonrisa— de este mundo y la gente tiene el recuerdo de su buen paso por el cine.

Pero, claro, hay que tener ya unos años para recordar a la actriz en su pleno éxito. Sí, el tiempo pasa pero los recuerdos permanecen. Y su mejor acto es cuando acompañó a su amigo Rock Hudson –enfermo de SIDA— en sus últimas horas y lo peor para una sociedad puritana es que el actor fuese homosexual y que, asimismo, la mentira de su virilidad quedase presente en muchas películas. Cuando el cine era superior en audiencia a la televisión, los actores y actrices se magnificaban por el público hasta el paroxismo. Y es que todavía se dice que una cosa buena “es de cine o de película”.

Las canciones de Doris Day también fueron de gran éxito y un profesor mío de inglés nos enseñaba pronunciación con el “Whatever Will Be, Will Be”. Eso sí supongo que nos saldría con un cierto deje americano. Lo cierto es –y por razones diversas que no voy a aclarar— mi mal inglés siempre tuvo buen acento neoyorquino.

La sonrisa pública suele ser un buen asunto, pero parece que al líder del Partido Popular, Pablo Casado, no le ido bien, ni electoralmente, ni en atractivo personal. Claro que la brusquedad de Manuel Fraga no combina con casi nada. Tampoco los silencios de Mariano Rajoy… Así son las cosas.

Se necesita un mensaje!