DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Vayamos a votar

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

El señor Sánchez, don Pedro, nos ha obligado a votar mucho en poco tiempo. Y si bien las elecciones de este 26 de mayo (europeas, municipales y autonómicas) estaban previstas, no así las generales del 28 de abril que convocó él mismo. Eso sí, de acuerdo con la ley.

En un tiempo de enorme fragmentación del voto, el PSOE sacó un buen resultado en comparación con el resto de las fuerzas políticas. Hubo una amplísima participación del 75,75% porcentaje poco frecuente en la historia de la actual democracia española. Fueron 7 480 755 de votos, 37.4%. El resto de los partidos quedaron lejos en este orden de sufragios obtenidos: Partido Popular, Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox.

Las encuestas pronostican otro gran triunfo del PSOE en las tres urnas que se ponen a disposición del votante. El oficial Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) repite, casi, la “radiografía” del 28-A. Pero esto no va a ser así. Yo he expresado muchas sobre las encuestas acierten por segunda vez dado su caudal histórico de pocos aciertos… pero nunca se sabe.

La ha derecha –centrada y extrema— se ha fragmentado dividiendo a la “clientela”. Es posible que la irrupción de VOX haya producido ese planteamiento de votar al PSOE para evitar una deriva de derecha extrema. Pero es posible también que este efecto no se dé en los actuales comicios. En cualquiera de los casos, estos no mantienen una oferta parecida. Las europeas siguen siendo exóticas, aunque cada vez menos, pues la gente está más convencida de la fuerza del Parlamento europeo y de la Unión. Las municipales son más próximas y los candidatos son muy visibles en las poblaciones medianas y pequeñas. No tanto así en las grandes. En las autonómicas se vota solamente partido y las papeletas echadas en las urnas pueden guardar mucha relación con las municipales.

Pero lo importante es votar. No es posible quedarse en casa en unas elecciones que son importantes y en un momento político que debe ser clarificado. Los ciudadanos tienen la palabra. Y ese es un hecho muy superior y fuerte que la propaganda política y el vocerío de los candidatos. Vayamos a votar. Si no lo hacemos, luego, nuestros lamentos postreros serán falsos e inútiles.

Se necesita un mensaje!