DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

El sí o sí

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

La aparición de Pedro Sánchez en televisión anunciado que había aceptado el encargo del Rey Felipe VI para formar gobierno fue un tanto inesperada. Pero parece que también lo fue para los periodistas acreditados en Moncloa. Tal vez, habría prisa por comunicarlo, aunque, obviamente, era un asunto sabido y esperado.

Nadie puede negar que el resultado de las dos recientes elecciones sitúa al PSOE como el partido con más fuerza, con, casi, toda la fuerza. Agente pleno del “sí o sí” que pronunció su secretario general ante todos los españoles. Ha recibido un mandato mayoritario que lleva a Sánchez a pensar que es posible gobernar sin coaliciones electorales y solamente con lo que ahora se llama apoyos puntuales.

Algunas fuentes creen que el nuevo Gobierno no llegará hasta los primeros días de julio y la fecha de la investidura tampoco se conoce de momento. Parece que Pedro Sánchez pretende tomarse la osa con calma y se va a construir una liturgia de recepción y conversaciones con los líderes de los otros partidos políticos que se van a parecer mucho a las consultas regias. Pero así va la cosa.

Ya no es socio preferente Pablo Iglesias y su Unidas Podemos. Parecen que esas conversaciones se inician en pie de igualdad con las otras fuerzas políticas. Además. Iglesias está reorganizando su partido a toda prisa que casi, casi, es como una operación de nueva planta. Es verdad que Pablo Casado también camina por la senda de los pactos para constituir un PP casi totalmente renovado. Sólo Ciudadanos y Vox `parecen estables.

En fin, la clave es conseguir estabilidad en Cataluña y evitar la deriva republicana independentista. No parece, de todos modos, que eso pudiera ser inmediato. De todas formas, Felipe VI ha demostrado paciencia y trato exquisito con todos esos –muy poco corteses— representantes del independentismo que le visitaron en Zarzuela. Y en tierras catalanas el fervor independentista es cada vez menor. De momento, no es mayoritario, aunque si es verdad que existen dos mitades –mucha gente— enfrentadas por este tema.

Se necesita un mensaje!