DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

¿Gobierno de enemigos?

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

La no presencia de Pedro Sánchez ante Pedro Piqueras en el informativo vespertino de Tele-5 mostraba la dificultad de la jornada del miércoles. La sesión de este jueves marcará el camino a seguir. Si Pedro Sánchez no logra ser investido la única posibilidad será la convocatoria de nuevas elecciones.

Lo que hemos vivido en esas horas anteriores es una realidad que no hace bien a la clase política ni al país mismo. Pero antes de eso hay que decir que la democracia española ha sido tranquila –quitando el episodio del 23-F— y que los acuerdos llegaban cocinados al Parlamento. También es verdad que jamás hemos tenido un fraccionamiento del reparto de escaños como el presente.

Lo que se me ocurre es que si PSOE Y Podemos no son capaces de ponerse de acuerdo antes de sentarse en el Consejo de Ministros, ¿cómo será cuando “funcione” la mesa alargada del Palacio de La Moncloa. Sinceramente creo que es posible un gobierno de coalición pero de no de enemigos. Tal vez, así sería mejor unas nuevas elecciones, aunque estas van a ser muy mal admitidas por el pueblo español.

De todas formas la política parlamentaria –estrictamente democrática— siempre ha sido difícil y no poco complicada. Francia dio muchos ejemplos de falta de estabilidad tras la II Guerra Mundial –bueno, antes también— también hasta que llego la V Republica que daba mucho poder al presidente en la figura de Charles de Gaulle. En la Italia de la postguerra también el parlamento era una enorme caja de ruidos y solo cuando se conseguían mayorías de podría funcionar.

La democracia española ha funcionado gracias al bipartidismo. Dos partidos –PP y PSOE— se encargaban de dar una cierta normalidad al hecho parlamentario. Y esto no queda muy lejos. Mariano Rajoy conseguía una mayoría absoluta de 188 diputados en 2011. Llegaría en Noviembre de 2016 a ser investido presidente del Gobierno pero ya con mayoría simple. Esa debilidad parlamentaria le llevaría a no “sobrevivir” a una moción de censura planteada por el líder del PSOE, Pedro Sanchez, el 1 de junio de 2018.

Ahí sí que Sánchez consiguió una mayoría absoluta. Y pudo ser presidente del Gobierno y formar gobierno. Al no aprobar el Congreso los Presupuestos Generales del Estado (PGE) se convocaron unas nuevas elecciones generales para el 28 de abril de 2019. Con una muy amplia participación del 71,6 %. El PSOE obtenía 123 diputados que tampoco le auguraba la facilidad para formar Gobierno. El resultado del tradiciones compañero del PSOE en el bipartidismo, el PP también fue extraordinariamente malo: solo 66 diputados para Pablo Casado. Sánchez pudo pensar que los 57 escaños de Ciudadanos ke servirían para gobernar, pero la negativa total de Albert Rivera a negociar cualquier cosa con Sánchez puso a este “en brazos” de Pablo Iglesias, a pesar del bajón. con sus 42 diputados, frente a los 71 de los anteriores comicios.

En fin ya no hay mucho más que decir. La no presencia de Sánchez en Tele5 marca una dimensión del problema. Piqueras anunciaba la ausencia al principio del informativo lo que nos daba dimensión del problema.

Se necesita un mensaje!