DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Fin de agosto “anticipado”

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Lo escribía yo mismo hace unos días en Facebook: reunir al G7 en Biarritz es como se hubiera hecho en Marbella, pero con una diferencia la capital turística andaluza tiene las fronteras lejos, si obviamos la línea de Gibraltar.

Es posible –y probable— que el presidente, Enmanuel Macron, haya querido dar popularidad y aires nuevos a la localidad vascofrancésa. En otro tiempo centro del turismo de élite del sur de Europa, potenciada, sobre todo, por los aristócratas españoles. Y eso pudiera ser así… pero lo que no tiene solución es añadir prestigio e interés a las cumbres mundiales.

En este caso, Biarritz-2019 se está animando por el choque entre el mismo Macron y el inefable Donald Trump. Parece que el desacuerdo está al tratamiento dado al caso iraní y se pretendía bajar la tensión con el país persa, pero Estados Unidos no está por la labor. Se trataría, de todos modos, que Irán pudiese exportar una cierta cantidad de crudo. Mientras tanto –y como el barco fantasma del holandés errante— un enorme –y muy negro— petrolero iraní navegaba por el Mediterráneo sin rumbo y sin destino conocidos.

Se inicia la ultima semana de agosto y el panorama político en España queda abierto tras el final de las vacaciones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El Rey Felipe parece que ha vuelto a Madrid definitivamente, tras estar cercano a su padre, el Rey Juan Carlos, en la clínica Quirón de Madrid donde ha sido operado para intervención a corazón abierto en la que se le han implantado tres by-pass aortocoronarios. El Estado de Don Juan Carlos es bueno y así inicia su convalecencia.

Es posible, por tanto, que el “último despacho” del verano de Pedro Sánchez con Felipe VI se produzca ya en el Palacio de la Zarzuela. Sánchez, presente el domingo en la cena de la Cumbre del G-7, informará al monarca sobre lo tratado en Biarritz

Se necesita un mensaje!