DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Ha llegado septiembre… ¿y qué?

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Se suele titular en los medios –y ante la pausa de agosto— eso de “Cuando llegue septiembre…”. Pero llega y no suele ocurrir nada especial o muy diferente. En cualquiera de los casos la diferencia está en la variedad de los hechos acontecidos.

Así –por ejemplo— la actualidad se en enmarca en la desaparición de Blanca Fernández Ochoa. Y no es extraño ese movimiento de gran atención ante la figura de una de las personas más conocidas y queridas en España. No quiero aquí –para nada— aventurar hipótesis alguna. Solo anhelo un final feliz si eso es –ya— posible.

La política en estos primeros días de septiembre está igual. Y es que no hay cambios posibles. Pedro Sánchez tiene la sartén agarrada por el mango. Y no quiere compartir mando, aunque sí responsabilidades. Unidas Podemos sigue siendo su socio posible en lo parlamentario y para nada en lo ejecutivo. Y eso chirría en la cabeza de Pablo Iglesias pues piensa que si apoya ha de tener cacho.

La derecha no da la medida electoralmente hablando y las figuras de coalición espiritual no parecen tener muchas posibilidades. Pero Pablo Casado no quiere dejar de ser el Jefe dela Oposición al gobierno socialista, lo cual aritméticamente no le da. El desparecido –dicen que son cosas del amor nuevo— Albert Rivera amanece para decir que los del PP son malos y corruptos. Pues vale. Y mientras tanto los independentistas catalanes observan divertidos el mal tono que tiene la política que emana de Madrid. Le por para ellos es que ya Madrid no estuviera el enemigo, sino unos chicos despistados que no saben dónde ir.

Y dentro de este lio político, la economía comienza a flojear. Y no por el efecto político, pero sí por la llamada coyuntura. Se inicia la desaceleración cosa normal dentro de cualquier ciclo de crecimiento. Pero, realmente, en esto de nuestros porcentajes comparados con los de nuestros socios de la UE, las cosas no van tan mal. Aunque ese salto sin paracaídas al precipicio llamado Brexit puede perjudicar bastante. En fin, que ha llegado septiembre y ahora esperamos a que llegue octubre como no puede ser de otra manera.

Se necesita un mensaje!