DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Bancos y crisis

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Se aprecia una desaceleración de los beneficios bancarios. La tendencia a la baja de la economía y una cierta inseguridad política que afecta a la inversión pueden ser las causas del problema.

Para el acervo popular los bancos son una máquinas de dinero y poder. La “mitología” progresista sitúa a los bancos en ese eje de influencia total. Parece que su “ultima” palabra es la primera de todas las decisiones y no es así.

La banca española en estos tiempos está en un momento de transformación, en algunos casos, no deseado. Portadores de nuevas tecnologías parece que tienen la llave de un nuevo poder dinerario. Y, en este sentido, la propaganda adversa al dinero ya no habla en exclusiva de los bancos como gestores y acciones de la realidad económica española. Se ha comenzado a hablar -en los comentarios no especializados— del Ibex… De los mandamases del Ibex.

El Ibex 35 es un conglomerado de 35 empresas el cual, según Wikipedia, “es el principal índice bursátil de referencia de la bolsa española elaborado por Bolsas y Mercados Españoles. Está formado por las 35 empresas con más liquidez que cotizan en el Sistema de Interconexión Bursátil Español en las cuatro bolsas españolas”.

De todas formas –y aunque esas 35 empresas sean lo mejor en capital y liquidez de nuestro país— actúa más como índice que como “sindicato de dinero y `poder. Y así tenemos en Estados Unidos, por ejemplo, Dow Jones Industrial Average (el conocido Dow Jones), el S&P 500 y el Nasdaq 100. Asimismo tenemos el índice bursátil europeo, Eurostoxx 50. El “germanizado” DAX 30, el londinense FTSE 100, creado por el diario Financial Times. Nuestro Ibex y el francés CAC completan la aportación europea. Existen índices asiáticos y latinoamericanos. En fin, su función es marcar con una solo nombre y pocos dígitos las evoluciones bursátiles de cada zona.

Las bolsas son contenedores inestables de riqueza. No se olvide que se habla mucho de jugar en bolsa. Y ese camino ha sido una vía de ruina para muchos inexpertos y muy pocas veces han actuado como palancas de enriquecimiento de los pequeños ahorradores.

Y volviendo al principio pues decir que la tendencia de la economía europea –y, por tanto, dela española— a completar una rally bajista estaría afectado a los beneficios bancarios y traer problemas de capitalización. La industria bancaria europea no aligera sus estructuras, y está tardando en encontrar vías de mejorar sus beneficios. Funciona, por supuesto, la banca como un termómetro de la actividad económica de cada país y sufre, por supuesto, sus pérdidas y fluctuaciones. Y parece que los próximos meses pintan mal sobre los cuales no se puede descartar el “apareamiento” de una crisis. Pero como todo debe ser medido, lo que habría que “adivinar” es cuanto de crisis nos espera.

Se necesita un mensaje!