DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Un camino a ninguna parte

Confidencial | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

En fin, que para este viaje no hacían falta alforjas. Las elecciones del 10 de noviembre se convocaron por Pedro Sánchez bajo el espejismo de la obtención de 150 escaños o alguno más. Con esa cifra hubiera podido, tal vez, hacer algo.

Pero la cruda realidad es que los 120 escaños del PSOE –con 3 menos que el 28 de abril— le da una victoria amarga. El Partido Popular obtiene 88 escaños con una mejoría de 22 asientos respecto a 28-A. Es un buen logro para Pablo Casado.

Y la gran revelación: Vox se convierte en la tercera fuerza política con 52 escaños tras la caída fulminante de Ciudadanos. Pero Santiago Abascal y Vox también quita a Unidas Podemos esa posibilidad –alimentada en estas últimas fechas por Pablo Iglesias— que se desplaza al cuarto puesto con una pérdida de 7 escaños. Queda claro que Albert Rivera y C’s son el gran derrotado de estos comicios con la obtención de 10 diputados frente a los 57 de 28-A.

Sin ahondar más en el resto del escrutinio de las urnas habrá que decir que en la noche electoral nos encontramos en un camino que parece conducir a ninguna parte y exclamar –como decía mi abuela— que para este viaje no hacían falta alforjas. No parece que la formación de un gobierno parezca fácil y que el esfuerzo de Sánchez para formar un gobierno progresista parece imposible.

No obstante el dato más llamativo de estas elecciones es el crecimiento de Vox. Tenemos una fuerza política que no es partidaria del Estado de los Autonomías y, por tanto, de la actual Constitución española. Aunque pudiera ser que este triunfo moderara un poco sus “instintos”. Va a tocar poder a lo grande.

La intervención de Sánchez desde el tenderete electoral de la calle Ferraz ha tenido algún contenido inesperado: cita a todos los partidos –exceptuando a Vox— para resolver el bloqueo, pero habla de gobierno progresista… El término progresista esta acuñado por la izquierda, pero, realmente, puede significar más progreso para unos tiempos difíciles. Pablo Casado dijo que había que escuchar la alocución de Sanchez. Un acuerdo PSOE-PP sería una solución pero hoy por hoy –y mañana también— parece una quimera.

Se abre la luz sobre el día 11, el lunes, el día después, sin que sea posible dar un pronostico fácil. ¿Estamos en un camino a ninguna parte?

Se necesita un mensaje!