DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

La Fundación BBVA recibe la Medalla de Honor de la Academia de San Fernando

Cultura | CULTURA

86_BBVA-San-Fernando.jpg

Francisco González, presidente de la Fundación BBVA, ha recibido la Medalla de Honor 2012 de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de manos del director de la Academia, Antonio Bonet.

El galardón fue concedido el pasado mes de mayo y la candidatura fue presentada por los académicos Gregorio Marañón, Juan Bordes yAntón García Abril, quien leyó en sesión plenaria la laudatio de la Fundación BBVA.

Con carácter honorífico, la Real Academia instituyó la Medalla de Honor el 25 de enero de 1943. De forma anual esta distinción se concede a una persona o entidad española o extranjera que se haya distinguido de modo sobresaliente en el estudio, promoción o difusión de las artes, en la creación artística o en la protección del patrimonio histórico, natural y cultural, o que haya prestado extraordinarios servicios a la Academia.

El académico Gregorio Marañón ha sido el encargado de pronunciar la laudatio sobre la institución galardonada. En ella, ha destacado que, en su actividad, la Fundación BBVA supera la separación entre ciencia y cultura con un enfoque humanista.

“La Fundación BBVA, sin renunciar a la indispensable profundización en cada materia, adopta una perspectiva claramente interdisciplinar y humanista, que recorre de forma transversal todas sus actividades. Humanismo en el sentido de que todo lo pensado, sentido y obrado por los seres humanos nos concierne e interesa, y que no hay parcela del saber que no esté íntimamente relacionada con el resto del conocimiento”, ha explicado.

Marañón ha insistido en el valor del compromiso de la Fundación BBVA en el contexto actual: “Que la Fundación BBVA exista, y cumpla tan magistralmente sus fines, constituye no solamente algo excepcional, sino también fundamental para la sociedad española. Reconocerlo es lo que hemos venido a celebrar esta tarde”.

También se ha dirigido al presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, al que ha responsabilizado y felicitado por haber “dotado a la Fundación de independencia y objetividad en la toma de sus decisiones blindándola frente a presiones externas. Constituye, por todo ello, un ejemplo de ejercicio del mecenazgo institucional en el ámbito de la sociedad civil”.

En su respuesta, Francisco González ha agradecido la medalla por su especial simbolismo: “Que este reconocimiento proceda de nuestra más alta institución dedicada al fomento de la creatividad artística y su proyección a la sociedad, constituye un honor singular y uno de los más valiosos activos intangibles a los que una institución dedicada a la cultura pueda aspirar”

También ha explicado que cuando en el año 2000, y fruto de la fusión de entidades precedentes, se creó la Fundación BBVA, se decidió que pondría su foco de actuación “en el apoyo sostenido a la ciencia y la cultura, entendido como modo de cooperar a ampliar las posibilidades de las personas y atender a una dimensión central de las mismas”.

González ha añadido que de esa decisión derivan necesariamente dos de los rasgos que definen la actividad de la Fundación BBVA. El primero, que la contribución debe ser sostenida y sostenible en el tiempo. “En pocas áreas resulta tan fundamental el esfuerzo acumulativo, la construcción y preservación de tradiciones. Continuidad y tradiciones que, lejos de frenar el avance, son prerrequisito mismo de la innovación. Algo especialmente necesario en nuestro caso, en que la historia muestra una trayectoria vacilante, demasiado marcada por avances seguidos de retrocesos en el apoyo a la ciencia y la cultura, en función de la evolución del ciclo económico y de las urgencias”.

La otra característica es que la Fundación BBVA opera según la gramática, las reglas del juego, comunes a científicos y creadores: “Ningún criterio distinto de la excelencia de los curricula y del grado de innovación de los proyectos ha sido utilizado en la evaluación de las numerosas propuestas recibidas en cada periodo, asignando de manera estrictamente competitiva los recursos disponibles, apoyándonos en el juicio de los mejores entre los “pares” de los investigadores y creadores”.

Se necesita un mensaje!