DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Entrevistas | JAUME GUARDIOLA | ESPECIAL Nº500

La plantilla tiene que seguir siendo un factor diferencial

86_J_Guardiola_2017_1.jpg

JAUME GUARDIOLA. Consejero delegado Banco Sabadell

Redacción Banca15

En el Sabadell afrontan con optimismo el futuro. España, Reino Unido y México son los focos principales de la entidad, que estima que la rentabilidad les permitirá hacer frente a las necesidades derivadas de la evolución y transformación del modelo de negocio que tiene el banco.

— ¿La economía española se verá afectada por la situación política? ¿Cómo puede afectar a los ciudadanos y a ustedes?

Un contexto político más complejo y el entorno de mayor incertidumbre deberían acabar incidiendo negativamente en la actividad económica. En cualquier caso, y en mi opinión, el impacto en el crecimiento de la economía española se antoja, de momento, relativamente reducido y limitado en el tiempo.

Esto último queda refrendado por los primeros índices de sentimiento económico conocidos del mes de octubre. Así, el índice de confianza empresarial de la Comisión Europea repuntó ligeramente en el mes y permaneció en niveles elevados. Por su parte, la confianza del consumidor retrocedió ligeramente, en línea con lo observado en los dos meses previos y manteniéndose todavía en niveles relativamente elevados.

Cabe esperar que la economía española mantenga una evolución favorable en adelante y siga destacando en positivo dentro del conjunto de la zona euro. La actividad continuará encontrando apoyo en unas condiciones de financiación y en una posición financiera del sector privado favorables.

De cara a 2018, es previsible que el PIB crezca algo menos de lo observado en los últimos tres años, ejercicios donde la actividad experimentó un dinamismo muy elevado. Esto sucederá en un contexto en el que, más allá del impacto asociado al contexto político y de incertidumbre, algunos de los factores que habían venido apoyando el crecimiento no estarán presentes, como el carácter expansivo de la política fiscal de 2015-2016 o el abaratamiento del precio del petróleo.

En definitiva, desde mi punto de vista y desde una óptica estrictamente económica, la situación política debe tener una afectación muy limitada para los ciudadanos españoles. En términos relativos, la afectación para los ciudadanos de Cataluña podría ser algo mayor, ya que es previsible que en esta comunidad la situación política tenga un impacto algo más elevado sobre la economía.

En cuanto a Banco Sabadell, es cierto que a principios de octubre nos encontramos con que algunos clientes y accionistas manifestaban su inquietud ante la percepción de inseguridad jurídica que les provocaba la inestable coyuntura política en Cataluña, donde el banco tenía su domicilio social. El 5 de octubre, el Consejo de Administración del banco tomó la decisión de trasladar su sede social a Alicante. Fue una decisión que, de manera inmediata, transmitió tranquilidad a los mercados, los clientes y los accionistas. Una vez adoptada la decisión de cambiar de sede, no estamos percibiendo afectación alguna y estamos desarrollando nuestra actividad habitual con total normalidad.

— Usted dice que 2017 es un año de transición en el Sabadell, ¿cómo les afecta de cara al plan 2018-2020 situaciones como el Brexit o como el contexto de México?

Hemos planteado 2017 como un año de transición entre planes directores porque queríamos consolidar tres hitos muy importantes para nosotros: primero, la venta de Sabadell United Bank, nuestro banco comercial de Estados Unidos; segundo, recuperar el investment grade por parte de todas las agencias de calificación; y, tercero, realizar la migración tecnológica de la plataforma de TSB, nuestro banco en Reino Unido. Ya hemos superado estos hitos y estamos en disposición de lanzar en 2018 un nuevo plan director con una base de partida más sólida para acometer objetivos muy ambiciosos.

El impacto del Brexit en nuestro próximo plan director no es relevante. Reino Unido es una economía muy potente y nuestra filial británica, TSB, es un banco doméstico, enfocado a los particulares y a las economías familiares, y dedicado a la captación de depósitos y la concesión de hipotecas entre británicos. De hecho, el comportamiento de TSB desde que forma parte de nuestro grupo está siendo magnífico, creciendo cada año a doble dígito y siendo un banco de referencia en cuanto a experiencia de cliente. Además, la migración tecnológica que antes he comentado nos va a dar importantes sinergias de costes y nos va a proporcionar una potente plataforma de crecimiento, un mejor time-to-market, una mayor gama de productos y más y mejores capacidades digitales.

En cuanto a México, estamos encantados. Es un país con muchísimas oportunidades de crecimiento y nuestra evolución allí es espectacular. Hemos hecho algo muy difícil, construir un banco desde cero, y hoy ya estamos en el número 10 del ranking de crédito empresarial. Estamos teniendo un crecimiento en México por encima de nuestras expectativas: ampliando negocio y clientes, partiendo de una posición pequeña que en los próximos años tendrá su evolución positiva, seguro. Tenemos plena confianza en el mercado y la economía mexicana y estamos apostando fuerte por las empresas nacionales e internacionales que se encuentran en México y que, como nosotros, quieren seguir sumando al crecimiento del país.

— ¿Cuáles serán las líneas generales de ese plan estratégico?

El plan director 2018-2020 se va a desarrollar bajo las siguientes cuatro líneas estratégicas principales:

Rentabilidad y normalización de balance: queremos ofrecer retornos atractivos y sostenibles para el accionista. El incremento de la rentabilidad estará impulsado por el crecimiento del negocio, la mejora de la eficiencia y por la normalización del volumen de activos improductivos. Asimismo, este incremento de la rentabilidad debe permitirnos hacer frente a las necesidades derivadas de la evolución y transformación de nuestro modelo de negocio.

Marca y experiencia de cliente: incrementaremos el foco en la marca, como elemento clave que nos diferencia de otros competidores por ser un reflejo de nuestra manera de ser y de comportarnos. Pondremos foco en asegurar la coherencia y consistencia entre nuestra promesa de marca y nuestra entrega, materializada en la experiencia de cliente.

Capacidades tecnológicas y agenda digital: vamos a acelerar nuestra transformación en el ámbito tecnológico y digital, ya que es un habilitador clave para la evolución de nuestra propuesta de valor. Esta transformación se va a dar en tres ejes. En primer lugar, nos vamos a centrar en rentabilizar las capacidades tecnológicas y digitales ya instaladas así como las que estamos desarrollando, a fin de que cumplan con su propósito: mejora de nuestra competitividad, mejora de nuestra eficiencia y mejora de nuestra productividad. En segundo lugar, vamos a desarrollar nuevas propuestas de valor con un planteamiento transversal a las necesidades del cliente, en ámbitos identificados como prioritarios (por ejemplo, ahorro/inversión, vivienda o seguros). Y en tercer lugar, queremos anticiparnos a evoluciones disruptivas del modelo de negocio y desarrollar nuevos negocios digitales.

Por último, la cuarta línea estratégica son las personas: pondremos foco en asegurar que nuestra plantilla siga siendo un factor diferencial, y que cuenta con las capacidades necesarias para habilitar la transformación y evolución en los ámbitos anteriormente citados. Asimismo, aspiramos a que Sabadell sea una organización atractiva para captar y retener el talento.

NOTA: La entrevista completa se puede consultar en el número 500 de la revista Banca 15.

Se necesita un mensaje!