DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Entrevistas | María Dolores Dancausa | ESPECIAL Nº500

No se ha reconocido el esfuerzo que ha hecho la banca

78_Dancausa-entrevista.jpg

María Dolores Dancausa, consejera delegada de bankinter

Redacción Banca15

Bankinter supo capear la crisis porque no sucumbió a los cantos de sirena de los momentos de la euforia financiera, según ha indicado su consejera delegada, María Dolores Dancausa, que afronta con optimismo la nueva etapa del banco tras la compra del negocio de Barclays en Portugal.

— ¿Cómo está su entidad en relación a julio de 2013, hace más de 4 años, cuando Banca 15 cumplió 400 números?

No cabe duda de que tanto Bankinter, como el sector financiero en su conjunto, se encuentra hoy mucho mejor que hace 4 años, pues se han aclarado algunas de las incertidumbres que se cernían sobre las entidades bancarias en aquellos momentos. En nuestro caso, hemos incrementado, año a año, nuestros beneficios; hemos mejorado la rentabilidad; hemos reducido la morosidad; hemos diversificado nuestras líneas de ingresos; hemos fortalecido nuestra cuota de mercado en los negocios que consideramos estratégicos, y nuestra acción se ha revalorizado de forma notable.

Hay que reconocer que tanto aquel año 2013 como los 4 ó 5 anteriores fueron ejercicios complicados que desde Bankinter supimos sobrellevar sin dejar de atender las necesidades de nuestros clientes y de generar beneficios por nuestro negocio típico. Todo ello, eso sí, a costa de grandes dosis de esfuerzo, de rigurosidad y de prudencia. La misma prudencia que también distinguió al banco en esa etapa anterior de euforia financiera, de crecimiento desaforado de redes bancarias y de alegría hipotecaria en muchas ocasiones sin mesura. Considero que el hecho de que Bankinter haya incrementado su fortaleza y su posición se debe, en cierta manera, a que supo desoír ciertos cantos de sirena en determinados momentos de dicha euforia financiera.

— Tras el inicio de la recuperación, ¿cómo se ve la crisis que sufrió el sector financiero español, desde un banco que la pasó con cierta tranquilidad?

Afortunadamente, la situación ahora es muy distinta y el sector, después de importantes ajustes y fortalecimiento de su solvencia, ha retornado a un escenario mucho más sólido y más estable. En ese sentido, considero que no se ha reconocido suficientemente el esfuerzo que ha hecho la banca española como sector para recuperar su credibilidad de cara al inversor extranjero.

Es cierto que nuestra entidad fue afectada por ese entorno de crisis en menor medida que el resto, y la clave está, sobre todo, en haber estado muy centrados en el crecimiento sostenible en aquellos negocios y clientes que eran estratégicos para nuestra actividad y pensando siempre en general valor para nuestros accionistas y en dar un servicio de calidad a nuestros clientes. Visto desde ahora, me enorgullece decir que Bankinter fue una de las entidades que salieron más fortalecidas de aquellos años difíciles, hasta situarse en la posición de liderazgo en términos rentabilidad, solvencia y calidad de activos que hoy tenemos.

El mercado ha reconocido esa circunstancia. Nuestra acción ha tenido un excelente comportamiento en Bolsa en los últimos años. En 2016, por cuarto año consecutivo, Bankinter volvió a cerrar el año como el mejor valor bancario del Ibex. Y al cierre de septiembre, Bankinter se ha revalorizado un 26%, en términos interanuales. Creo que Bankinter ha sido y sigue siendo percibido como un valor fiable y con garantías para los inversores.

— Siempre han defendido su tamaño e independencia. ¿Continúan con la idea de seguir sin ser fusionados con otra entidad?

En Bankinter siempre hemos apostado por nuestra independencia como entidad. Nunca hemos participado en ningún proceso de fusión con otras entidades, ni hemos buscado crecer por adquisición. Y esto ha sido así desde nuestra fundación en 1965. No creemos que, por sí mismas, esas operaciones corporativas generen valor para el banco. Siempre hemos apostado por el crecimiento orgánico, por buscar aquellos nichos de negocio en donde teníamos una especialización y podíamos generar valor, por adaptarnos antes que los demás a las cambiantes situaciones de mercado o, como el caso de nuestra reciente adquisición en Portugal, por aprovechar las oportunidades de compra que podían ayudarnos a crecer —en determinados lugares o negocios— de forma más rápida y eficiente que si lo hubiéramos hecho por nuestros propios medios. Y nuestra intención es seguir siendo fieles a esa estrategia, que por otra parte es la que ha dotado al banco de la personalidad que le diferencia del resto y por la que nos eligen gran parte de nuestros clientes.

— ¿Qué foco tendrán ustedes en España? ¿Cómo piensan crecer?

En Bankinter, como en el resto del sector financiero español, nos acercamos a otro ejercicio en el que será muy complicado superar la estrechez de márgenes con la que nos vemos obligados a luchar a causa de los tipos de interés a cero. Y la mayoría de los analistas no ven una subida de tipos, cuando menos, para gran parte de 2018. Por tanto, nuestro foco estará en redoblar esfuerzos en nuestras cinco líneas de negocio, que conforman un conjunto armónico y complementario entre ellas. Por un lado, tenemos asentados nuestros pilares de ingresos en dos grandes áreas de actividad bancaria tradicional, como es la Banca de Empresas, y, por otro, la Banca Comercial. Cada una de ellas nos aporta en torno a un tercio de nuestros ingresos. Mientras, la tercera línea de negocio es la actividad aseguradora, que desarrollamos a través de Línea Directa Aseguradora; seguida de la actividad de financiación al consumo, a través de Bankinter Consumer Finance, que está experimentando crecimientos de la inversión de más del 40% interanualmente. Y, finalmente, nuestra última línea de negocio más reciente viene representada por Bankinter Portugal, que engloba toda nuestra actividad en territorio portugués, donde tenemos mucho recorrido para ganar cuota de mercado.

NOTA: La entrevista completa se puede consultar en el número 500 de la revista Banca 15.

Se necesita un mensaje!