DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

La banca está concienciada contra el blanqueo de capitales

Entrevistas | José Miguel Cortina, director  general de Vector Management Consulting y Luis rodríguez, partner de vector ITC

La prevención del blanqueo y la lucha contra la financiación del terrorismo son dos de los grandes retos del banca en el contexto actual, un contexto en el que es clave la tecnología.  

Por José María Lanseros

Esta es una de las conclusiones generales de la entrevista mantenida con el director general de Vector Management Consulting, José Miguel Cortina, y con el experto en servicios avanzados de compliance y partner de Vector ITC Group, Luis Rodríguez Soler.

— ¿Cuál es la situación actual de la lucha contra el blanqueo de capitales en España?

José Miguel Cortina (J.M.C.) Está claro que hay una clara conciencia en el sector financiero español en relación al blanqueo. Hay que dar una respuesta muy seria a efectos internos y organizativos. Están reforzando sus departamentos de compliance de tal manera que todas las operaciones de negocio están muy de la mano de estos departamentos. La conciencia es muy generalizada en las entidades, tal y como reflejamos en nuestro informe y de hecho, se pone de manifiesto que casi todas las entidades financieras están concienciadas con su responsabilidad en esta materia y todos ellos están poniendo las medidas que solucionen los problemas a los que se enfrenta el sector financiero.

Luis Rodríguez (L.R.) Concretamente este verano, hubo una modificación legislativa muy relevante, un Real Decreto Ley que ha ido por vía de urgencia porque ha habido que trasponer la cuarta directiva relativa al blanqueo de capitales y España iba un poco regazada.

Destaca el control a las personas con perfil político, ya que antes se distinguía entre extranjeros y españoles, era más suave con los españoles y se ha corregido. Todos se tratan por igual y hay que vigilar esos perfiles.

En este punto, hay novedades en el canal de denuncias internas de empleados de entidades ante anomalías o sospechas. Antes había cierto miedo a denunciar y ahora se acondiciona mediante una vía legal. Además se puede hacer de modo anónimo, lo que es relevante porque aunque puede haber una punta de denuncias anónimas que caigan en saco roto, es una vía, la anglosajona, mediante la que destaparon casos como Enron.

Hay otros dos asuntos novedosos que a mi juicio son acertados: uno es extremar la diligencia reforzada cuando hay perfiles de alto riesgo, el origen de los fondos y quienes son los clientes de una manera más seria y robusta; el otro, el endurecimiento de las sanciones, las que ahora se impondrán ante fallos de índole administrativa pueden incluso elevarse a materia penal. Antes si no se prevenía el blanqueo se paga una sanción cuantiosa y ahora hasta el consejo de administración puede ir a la cárcel.

— ¿Cómo se determina qué es un fallo involuntario y cuál no en esta materia?

L.R. Estableciendo por vía de normativa interna unos principios claros de tolerancia cero ante determinadas transacciones. La línea entre lo voluntario y lo involuntario es muy fina.

Hay que es estudiar el indicio, ver si está bien soportada la operación y documentar el análisis realizado y el reporte a las autoridades pertinentes.

Hay materias muy claras como la financiación de el terrorismo y temas que se van afinando poco a poco, como el fiscal, que antes era más etéreo, pero queda claro que por encima de 120.000 euros es blanqueo de capitales.

Como sujeto obligado tienes que reportar el indicio, pero la operación que sigue ya no es competencia tuya. Tienes que colaborar y quién decide si se es culpable, no es la policía sino un juez.

— Ustedes dicen que la normativa española sobre blanqueo es de los años 90. ¿Cómo ven hoy a España en esta lucha?

(J.M.C.) Las entidades financieras están al tanto. Hace 10 años estaban introduciendo una serie de herramientas que les daban alertas internas de un conjunto de operaciones que estaban realizando en su ciclo operativo y el compliance era más de soporte, consultiva, que de ejecución de las operaciones, pero todo eso ha cambiado radicalmente.

En este marco, hay que señalar que tanto la tecnología como los procesos de hace quince años están cambiando y se adaptan. Ya no valen sólo las alertas, que siguen existiendo, hay que filtrarlas y ver las que tienen sentido y las que no. Lo que cambian son los métodos del análisis. Las alertas, saber quién es mi cliente y qué nivel de información tengo de él y el análisis de las operaciones sospechosas, que es donde realmente se aplica el valor de los análisis de negocio vinculado al compliance en cada una de las operaciones. Ahí sí que están cambiando los métodos, los procedimientos y las herramientas, que es donde creemos que hay una gran capacidad de mejora por parte de las empresas.

En este marco, de tres años a acá ha cambiado radicalmente, de forma muy reciente en determinadas entidades financieras, el governance, a efectos de los departamentos internos de compliance, que se están reforzando muchísimo. De hecho, hay figuras nuevas y una vinculación de los departamentos de compliance hacia las operaciones, algo que antes no existía.

NOTA: La entrevista completa se puede consultar en el número 520 de la revista Banca 15.

Se necesita un mensaje!