DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Bankia aún tiene cosas de cuando era una caja

Entrevistas | David Martínez, responsable de Transformación digital de Watch&ACT 

El cambio ya está aquí, pero si no hay transformación cultural en las entidades financieras, el cambio puede que no funcione y se fracase en esta nueva etapa que vivimos.

José María Lanseros

Es el mensaje que subyace de la conversación que Banca 15 tuvo con el responsable de transformación digital de la consultora Watch&Act, David Martínez.

— ¿Cómo es su actividad tanto en general como con las entidades financieras?

Somos una consultora de servicios profesionales que se fundó hace seis años y en la que trabajan 24 personas. Nos denominamos a nosotros mismos consultora de transformación porque tenemos tres líneas principales: consultoría, que podría estar más cerca de recursos humanos, implantación tecnológica y una tercera línea que es la de innovación, pero no somos una consultora en ninguno de estos aspectos. No nos representa del todo la palabra consultoría porque intentamos ser más creativos que la consultoría de la que venimos.

En la línea de personas y equipos tenemos dos servicios principales: la medición del compromiso en las organizaciones y elaborar un plan de acción para que este compromiso mejore. La falta de compromiso provoca merma de la cuenta de resultados y absentismo. También contamos en esta línea con la gestión del cambio, lo que significa cambios culturales. La transformación digital tiene que venir acompañada de la transformación cultural porque si no es así, las empresas no cambian. Si no cambias la mentalidad de las personas, seguimos trabajando igual que antes. Es un tipo de proyecto que busca ayudar a que los managers de las empresas piensen de manera diferente, que se hagan más cargo de su gestión, que los empleados crean en la colaboración, en la autoformación, los paradigmas que ahora están absorbiendo la mayor parte de las compañías.

En la segunda línea, la de innovación, desarrollamos modelos de innovación, inculcamos la cultura innovadora dentro de las empresas, por ejemplo, con talleres, pequeños pilotos, para mostrar cómo se puede trabajar siendo más innovador y siempre con el punto de mira en el resultado. No se puede hacer algo sólo académicamente correcto, sino que tiene que tener un resultado y un beneficio. Además, si eres innovador, hay beneficios fiscales, lo cual ayuda a que las empresas piensen que innovar es rentable y que no es simplemente un coste que hay asumir para ser innovador.

— ¿Qué trabajo realizan ustedes en España para las entidades financieras?

Trabajamos con todos los sectores y en cuanto a las entidades financieras, lo hemos hecho, sobre todo, en el marco de la nuestra tercera línea: la parte tecnológica, donde el 90% de las acciones que llevamos a cabo está relacionada con el despliegue de soluciones de talento, en concreto una: Cornerstone, que es un producto americano líder.

— Por lo que me cuenta, les es más fácil trabajar para una empresa entrando por la parte de la tecnología.

Sí, es así como dice usted. En este sentido, el ámbito financiero ha sido tradicionalmente endogámico, aunque esta es una cuestión que está cambiando. Resulta más fácil entrar en el lado tecnológico, pero esto pasa en general en las empresas. Y es que en el lado de innovación te tienen que contar su estrategia y el ámbito financiero es delicado, al igual en el ámbito de personas. Suele ocurrir que son compañías de mayor envergadura y nosotros, por el tipo de empresa que somos, tenemos buen encaje en empresas como HipoGes, que tiene 500 empleados y es una compañía del ámbito financiero, pero no es un banco, que se dedica a activos y carteras de inversión. Estamos con ellos en la definición del mapa de puestos y competencias de toda la organización, algo que es muy complicado que pase, por ejemplo, en un banco de tamaño grande como BBVA, que es mucho más complicado.

— Para hacer un trabajo así con una gran empresa, ¿necesitan crecer?

Sí, o bien ir de la mano de alguna otra consultora que fortalezca una vertiente que no podamos ofrecer. Estamos cómodo trabajando con empresas de entre 500 y 2.000 empleados, que son nuestros clientes tipo. Al trabajar en consultoría con empresas de nuestro tipo, te ven, mientras que antes o eras una consultora de las cuatro grandes, o de las conocidas o no tenías cabida. Esto se ha abierto mucho en el sector financiero.

El año pasado trabajamos seis meses con el Banco de España, algo que hace 15 años era impensable para una empresa como nosotros, que tiene seis años de existencia en el mercado.

NOTA: La entrevista completa se puede consultar en el número 533 de la revista Banca 15.

Se necesita un mensaje!