DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Las empresas formalizan créditos por 243.000 millones

Informes | Hasta agosto

29_Credito-agosto-AIS.jpg

Según AIS Group, la concesión de créditos creció un 8,1%, sin embargo, la cartera de crédito a actividades productivas ofrece tasas de variación negativas desde 2011, enlazando 8 años de descensos. 

Las operaciones de crédito a empresas para actividades productivas formalizadas este año en España suman ya a 242.633 millones de euros a fecha del 31 de agosto, según un estudio realizado por la consultora AIS Group, especialista en gestión de riesgo de crédito.

Esta cifra supone cerca de 18.225 millones de euros más —un 8,1%— del total de créditos otorgados en el mismo periodo en 2017. Según José Manuel Aguirre, economista y director comercial de AIS, “un aspecto peculiar de las nuevas operaciones que se conceden en España, es que el crédito está bastante polarizado entre operaciones o bien pequeñas o bien muy grandes”.

Del total del dinero concedido a las empresas entre enero y agosto de 2018, el 47,5% corresponde a operaciones por cantidades superiores a 1 millón de euros, en total 115.280 millones de euros. El 40,5%, cerca de 98.400 millones, son para préstamos de cantidades inferiores a 250.000 euros. Sólo el 12% (algo menos de 29.000 millones de euros), corresponde a operaciones de entre 250.000 euros y 1 millón.

Asimismo, destaca que, sea cual sea el importe de las operaciones de crédito que solicitan, el 84% de las empresas lo devolverá en plazos inferiores a 1 año, mientras que apenas un 7% supera los 5 años.

Estado de la cartera de créditos a empresas

La consultora indica que, a pesar de que los datos sobre nuevos préstamos otorgados a empresas parecen alentadores, conviene introducir algunos matices, ya que la cartera de crédito a actividades productivas, o sea a empresas, está en tasas de variación negativas desde 2011, por lo que ya enlaza 8 años de descensos.

Según Aguirre, “si reparamos en las últimas cifras sobre la cartera de créditos a actividades productivas publicados por el Banco de España, que son las correspondientes a junio 2018, observamos que la tendencia contractiva del crédito a empresas se ha acentuado en los dos primeros trimestres de 2018, alcanzando tasas interanuales negativas cercanas al 6%”.

Así, entre enero y junio de este año, el total de créditos vivos —pendientes de amortización, independientemente de cuando se hayan formalizado— concedidos a empresas por los distintos actores del sistema financiero, han pasado de 592.000 millones a 558.000 millones de euros, “lo que supone —indica Aguirre— un descenso en la cartera de unos 34.000 millones, a pesar de las nuevas operaciones”.

Según AIS Group, esta caída en el total de la cartera del crédito a empresas es prácticamente generalizada en todos los sectores de actividad, aunque el principal descenso se ha dado en el sector servicios, algo más de 25.000 millones de euros en el primer semestre de 2018, principalmente lastrado por las bajadas del crédito de las empresas de intermediación financiera y de actividades inmobiliarias. También el crédito a la construcción ha caído cerca de 5.500 millones de euros en lo que va de año.

El crédito a empresas fuera de la banca

El crédito a empresas en España está fuertemente concentrado en la banca. Del total de los aproximadamente 558.000 millones de euros de crédito vivo destinado a actividades productivas, apenas 13.240 millones corresponden a operaciones gestionadas por entidades financieras de crédito (EFCs) y no por bancos.

Su tendencia en lo que va de año también es a la baja, pues la cartera se ha reducido en algo más de 207 millones de euros. No obstante, en este caso, los descensos más destacados son los correspondientes al crédito a empresas de comercio y de industria. “Aunque lo que más llama la atención —comenta Aguirre—, es que sea el crecimiento en transportes y especialmente en construcción lo que mitiga en cierta medida la caída global de la cartera de crédito a empresas de estas entidades”.

De hecho, los créditos concedidos a empresas de construcción por parte de las EFCs están en escalada. En el primer semestre de 2018, el total de esta cartera se ha incrementado en unos 25,3 millones de euros, pero si tomamos como referencia lo ocurrido entre junio 2017 y junio 2018, el crecimiento ha superado el 23%, pasando de 665 millones a casi 820 millones de euros.

Morosidad en descenso

Volviendo a la cartera de créditos a empresas incluyendo tanto bancos como EFCs, la tasa de morosidad nos deja una nota positiva, pues viene reduciéndose desde hace cuatro años. El dato de junio 2018 (7,8%) es especialmente bueno, pues es el primero desde 2011 en que la tasa tiene menos de dos dígitos, comenta Aguirre.

Se necesita un mensaje!