DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

La población sin acceso a una sucursal bancaria aumentó un 7,7% el año pasado

Informes | Exclusión financiera

53_cerrado.jpg

El número de oficinas se ha reducido un 42% desde el inicio de la crisis y la población sin acceso a una sucursal ha aumentado un 46% hasta representar el 2,9% del total

La baja rentabilidad de las entidades de depósitos españolas obliga a reducir costes cerrando oficinas, con una caída acumulada de la red de sucursales del 42% desde 2008. Así, en junio de 2018 el sector bancario español cuenta con una red de 27.320 oficinas, casi la mitad de las 45.662 que existían antes del inicio de la crisis, según datos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE).

La información por provincias muestra diferencias en la intensidad del ajuste. Mientras que en algunas provincias se han cerrado más del 50% de las sucursales que había en 2008. Así Barcelona (56%), Castellón (53%), Tarragona (52%) y Girona (51%)-, en el extremo opuesto se sitúan otras con recortes por debajo del 25% como Cuenca (16%), Badajoz (21%), Teruel (21%) y Ciudad Real (22%).

El número de oficinas sigue cayendo y eso explica que siga aumentando la población que no tiene acceso a una sucursal en su municipio de residencia, que ha pasado del 2,7% de la población española en 2016 al 2,9% en 2017. En este último año, un total de 1.351.276 habitantes viven en municipios donde no hay ni una sola oficina bancaria, un 7,2% más que en 2016. En más de la mitad de los municipios españoles (en concreto, en el 52,2%) no hay oficinas bancarias, lo que supone un aumento de 1,5 puntos porcentuales (pp) respecto a 2016 y 8,3 pp desde 2008, que es cuando la red de oficinas en España alcanzó su máxima extensión.

Por comunidades autónomas se muestran grandes diferencias, ya que, mientras que en Castilla y León el 16,4% de sus habitantes residen en municipios donde no hay oficinas bancarias, en Illes Balears, Canarias, Murcia, Asturias y Madrid el porcentaje no llega al 1%. Los contrastes son aún mayores cuando el foco se pone en el ámbito provincial. Así, el rango de variación del porcentaje de población sin acceso a una oficina bancaria en el municipio de residencia varía de un mínimo de prácticamente el 0% (caso de Illes Balears, Cádiz, Jaén, Las Salmas, Pontevedra, Murcia, Santa Cruz de Tenerife y Sevilla) a un máximo del 27,7% en Zamora. Junto con esta última, la exclusión financiera supera el 20% en Ávila, Salamanca y Segovia. Desde que comenzó el cierre de oficinas en 2008, en Cáceres y Segovia son las provincias en las que más ha crecido el porcentaje de la población que reside en municipios son oficinas bancarias.

C/ Guardia Civil, 22 esc. 2, 1.º

Se necesita un mensaje!