DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

UGT pide al Santander que ELA y CIG sean invitados a la mesa que negocia el ERE

Laboral | Ajuste

32_ofis.jpg

El 23 de mayo se iniciará el periodo formal de negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Después de la tercera reunión de la mesa del Expediente de Regulación de Empleo (ERE), Banco Santander anunció a los sindicatos que da por finalizado el periodo previo de consultas establecido en el artículo 12 del Convenio Colectivo de Banca y se inicia la negociación del Expediente de Regulación de Empleo. De este modo, el periodo formal se iniciará el próximo 23 de mayo.

La mesa de Negociación se ha constituido ya. CC OO tiene 5 representantes en la mesa, mientras que UGT cuenta con, la CGT dispone de 2 , el sindicato de trabajadores de Banco Santander (STS) aporta 1 y la FITC, otro miembro. En la mesa no están, al menos en este momento, ELA y CIG, una cuestión que ha hecho que UGT haya solicitado al banco que a pesar que los sindicatos ELA y CIG, por su representación electoral, no tienen derecho a estar en la mesa, "sean invitados formalmente para que sus afiliados se encuentren plenamente representados".

Las bajas

El Banco ha presentado a los sindicatos y al resto de organizaciones, parte de los argumentos que" justifican las causan técnicas y organizativas que están detrás de su propuesta de ERE", El banco propone un ERE para 3.713 personas (el 12% de la plantilla) y el cierre de 1.150 oficinas en España (el 26%).

Habrá 2.847 personas afectadas por el ERE en la red de oficinas, 588 personas afectadas en los servicios territoriales/intermedios y 278 personas afectadas en servicios centrales. Hay 1.150 incluidas en el plan de cierres, si bien no se encuentran en el mismo, las sucursales de empresas porque Popular no tiene,

"Banco Santander ha insistido en la necesidad de una reestructuración de la red comercial y de las estructuras organizativas de dirección, soporte y apoyo para racionalizar solapamientos redundancias y duplicidades y todo ello una vez concluida la integración tecnológica cuya finalización esta prevista para el próximo mes de julio", señalan en la sección sindical de Comisiones Obreras (CC OO) en el banco, en la que agregan que "un segundo argumento que el banco esgrime y refuerza esa necesidad de reorganización radica en la transformación digital y la necesidad de adaptación a los desafíos de la cuarta revolución industrial que está detrás de la reducción de las operaciones que se han canalizado a través de los nuevos circuitos digitales".

Según el STS las cifras en cuanto a sucursales y trabajadores son muy elevadas, máxime y cuando no ha habido una integración de redes verdaderamente consolidada y llevada a cabo en su totalidad, mientras que para UGT, "aunque el sector está evolucionando con tipos negativos y con una creciente digitalización junto a una reducción de la carga operativa, en UGT consideramos incomprensible hacer una nueva reducción de plantilla, cuando ya se ha adaptado previamente el sector a la realidad existente a lo largo de todos estos años de crisis".

Por su parte, CC OO pone el foco en que las condiciones económicas deben ser las mismas que en el ERE por el que salieron 1.100 empleados de los servicios centrales así como en el perjuicio que conllevará el cierre de oficinas en algunas zonas. "Aunque Banco Santander aún no haya planteado nada acerca de las condiciones de salida, entendemos que, puesto que las causas son las mismas que justificaron el expediente de 2017 que afectó a 1.100 personas de los servicios centrales, las condiciones deberán ser las mismas, máxime cuando es de sobra conocido que los niveles profesionales y por lo tanto salariales son mucho mas elevados en servicios centrales que en la red comercial. No se entendería un ensañamiento con la red, que es la que con su trabajo contribuye al éxito año tras año de la cuenta de resultados". "La voluntariedad se garantiza con la adecuada dotación de recursos", añaden.

Sobre los cierres señalan que "siendo un argumento razonable y en gran parte asumido, llama poderosamente la atención el cierre de 200 oficinas en lo que corresponde a la España vaciada, contribuyendo con ello a incrementar el riesgo de exclusión financiera de una parte del mercado al que la digitalización no le sirve como alternativa a la desaparición de entidades financieras que vertebren el mundo rural".

La primera prioridad de CC OO "será reducir el perímetro de personas afectadas. La cifra planteada por el banco se sitúa muy por encima de lo que incluso se había venido especulando por parte de analistas y prensa. CC OO por lo tanto va a proponer que se reduzca de manera significativa esa destrucción de puestos de trabajo, ya sea mediante fórmulas de recolocación en las empresas del grupo ya sea rebajando la cifra propuesta inicialmente", dijeron.

Se necesita un mensaje!