DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Pues habrá que escribir la historia…

Lalibreta | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Los bancos de la AEB esperan el debut de su nuevo presidente, José María Roldán, como una especieSantiago Matamoros que haga justicia respecto al verdadero y auténtico episodio de la banca que se ha salvado solita y la caída y desaparición de la mayoría de las cajas por conocidos problemas de gestión… algunos de ellos verdaderamente escandalosos.

Pero también Roldán apostillará que no todas las cajas han sido malas. Claro que no. Ahí está La Caixa, padre y madre de CaixaBank, que es la primera entidad dentro del negocio español de banca. Hubo, por otro lado, cosas tremendas como el “sálvese quien pueda” de la CAM, de la Caja de Alicante y Murcia. Tampoco las cajas que formaron Bankia —incluida Caja Madrid— fueron un dechado de perfección. Y hay más que han sido un mal ejemplo, algunas de las cuales, a la postre, ni fueron intervenidas

Tengo la impresión de que habrá que escribir la historia verdadera de bancos y cajas dentro de la crisis financiera mundial de primera hora y la locura española del boom de las hipotecas inmobiliarias. Y eso es un suma y sigue. Pues si hoy la Sareb quiere dedicarse a construir casas sobre terrenos que nadie quiere comprar es para conseguir regurgitar un mismo problema, aunque con él se busque reducir pérdidas. Pero el camino no es ese. El error garrafal es haber convertido un banco malo en una inmobiliaria guay y de diseño. Eso que, sin duda, parece la crónica de un fracaso anunciado, pues será sin ningún tipo de duda el Gobierno, mediante la recaudación fiscal, quien lo termine pagando.

Y lo que sería más que pavoroso es que se invente otra burbuja financiera para intentar deglutir la anterior. La verdad es que se están vendiendo menos pisos de los esperados y la realidad es que tendrán que seguir bajando de precio para hacer posible su venta.

El pecado inmobiliario original también lo han cometido los bancos, pero su mejor y más posible estructura financiera ha servido para pagar el desmán gracias a los recursos propios. Y ahora también los bancos aúpan y apoyan a José María Roldan se han metido a construir por aquello de no apuntar tanta pérdida contable en su balances y creo sinceramente que es un error y hasta una torpeza. El tiempo lo dirá.

Se necesita un mensaje!