DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

La penúltima subasta

Lalibreta | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Catalunya Caixa se apresta a ser la última subasta del sistema público de urgencia bancario. El FROB prepara la operación con, probablemente, dos opciones: venta por una lado de las sucursales de fuera de Cataluña e, inmediatamente, después el resto de la entidad.

Esto sería nuevo. Pero todo parece indicar que ese es el procedimiento. De todas formas, alguna fuentes descartan –y a pocas del inicio de la subasta—la operación en dos…

Hay un problema de fondo, aplicable a todas las entidades y es que España ya no es lo que fue. La “laminación” económica que ha supuesto la crisis ha creado un país de bajo negocio bancario. La mayoría de los expertos creen que existe todavía en nuestro país un exceso de potencial instalado en cuanto a redes bancarias. Y eso lo demuestra el “bye bye” sin condiciones de la sucursal española del Barclays Bank. Los ejecutivos londinenses del banco británico se conforman con hacer dinero de la parte inmobiliaria del negocio: efectivamente, tanto Barclays España como Zaragozano tenían un buen número de oficinas en propiedad.

Pero, en fin, la subasta no quedará desierta a pesar que se da ya por desierta la operación de la venta de oficinas no catalanas, aunque este extremo no está confirmado, la mayoría de las fuentes consultadas creen que a no tener posibilidad de vender la totalidad de ellas se incluirán en la opción por una sola venta. A su vez –y como estaba previsto—el FROB tiene segura la venta en uno o en dos bloques todo el crédito dañado de Catalunya Banc por lo que el riesgo del futuro comprador se ha reducido bastante.

Pero volviendo al tema de principio, creo con sinceridad que todo el sistema bancario español debe rebajar su potencia instalada en España y reducir su red de oficinas directas y de otros negocios asociados a ellas. Serán los resultados de 2014 lo que dará una idea de cómo proyectar para el futuro. Sin embargo, en cuanto a la reducción de sucursales siempre se tiene el temor de que el sitio que se deje pueda ser ocupado por la competencia, sin tener medido, sin embargo, el nuevo perfil del cliente bancario en España.

Y sobre el panorama está la reconversión de Bankia. De acuerdo con los planes de Madrid y Bruselas quedará una entidad muy saneada y con un tamaño adecuado. Aquí, el propio plan de viabilidad no trae “pereza” a la hora de reducir oficinas. Cosa que se ocurre con las entidades saneadas y, sobre todo, respecto a CaixaBank, BBVA y Santander… por este orden. Bankia puede convertirse en una entidad de “tamaño justo” para España… eso sí gracias a las ayudas públicas. Y su privatización en varios tramos a lo largo de los próximos años podría traer la existencia de un banco privado alejado del control de las otras entidades…

Pero volviendo al principio, creo que, a medio plazo, se planteará una nueva reducción del operativo bancario general en España por adelgazamiento de un mercado que jamás recuperará su potencia vista en los años del desatinado boom inmobiliario.

Se necesita un mensaje!