DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

De la “Die große Verschwörung” a la “Die große Koalition”

Panorama | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Lo que ha hecho Standard & poor’s con situar en estable el tating de españa pero sin modificarlo es lo que es: un atisbo de mejora.

PUBLICADA EN LA REVISTA BANCA15 Nº 409

Titular, casi en alemán, no significa –de momento—que me haya vuelto loco, aunque al paso que voy… La expresión germana de “Die große Koalition” —la “gran coalición”— está admitida en técnica política como una fórmula de arreglo postelectoral para salir adelante. Se trata de que la derecha y la izquierda se unan para ayudar a un país en dificultades. Ya se utilizó, en Alemania, en la llamada República de Weimar —entre el final de la I Guerra Mundial y el triunfo del nazismo— y ahora lo acomete el CDU de Angela Merkel con los socialdemócratas del SPD. Y aquí en España muchos ciudadanos, confiando poco en la eficacia de los políticos, suspiran por esa unión entre PP y PSOE como solución para los graves problemas que vive España, porque si bien es cierto que parece que la mejoría económica se vislumbra, el drama de los más de cinco millones de parados ahí está…

Y lo que ha hecho Standard & Poor’s con situar en estable el rating de España, pero sin modificarlo, es lo que es: un atisbo de la mejora. Incluso, las sospechas fundadas de que el consenso de las agencias podría mejorar los ratings de Banco Santander —y, previsiblemente, también de BBVA— por encima del dato soberano español también funciona en “atisbos” porque, claramente, la soldadura de los grandes bancos españoles al rating de España les produce claros perjuicios.

Creo que nunca como hoy, a estas horas, políticos y poderes públicos, deberían explicar estas cuestiones con claridad y mesura, sin dar la menor idea de que están en las nubes o en una burbuja, porque ciertos enemigos del sistema democrático español siguen intoxicando sobre ese aislamiento de las clases dirigentes españolas. También —y nunca como hoy— hay que salir a la calle a explicar a la gente dicha incipientes mejoras, acompañándolas de los logros ya establecidos y, entre ellos, el tema subsidiado de la sociedad española —pensiones, paro, sanidad, medicamentos y otros…— porque los intoxicadores no citan ventaja alguna. Igualmente, estos alimentadores de los “caldos de cautivos” al atacar a la democracia parlamentaria española descartan del todo, un estallido de la extrema derecha o de los integrismos de ciertas zonas de nuestra sociedad cuando ello es totalmente posible. En fin y, asimismo, nunca como hoy es más necesario que se rearme la democracia española, con la purga de la corrupción de los claramente corruptos y la unión de las fuerzas democráticas ante un ataque claro de intoxicación.

“DIE GROSSE VERSCHWÖRUNG

Menciono en el título la “Die große Verschwörung” que, mejor o peor, puede traducirse como la “Gran Conspiración” Y es que algo así podría estarse “administrando” en España desde hace algún tiempo. Por circunstancias diversas he mantenido largas conversaciones, en los últimos días, con nueve personas de diferente extracción social y todas ellas han coincidido en unos juicios, sobre la situación española, muy uniformes y muy preocupantes. Dichos juicios podrían parecer muy tópicos para cualquier persona informada. Y son, sin duda, una copia de lo mantenido por el Movimiento 15-M en los momentos de su ocupación de la Puerta del Sol madrileña. Y esa coincidencia no habría tenido mayor importancia si no fuera porque estas 9 personas poco tienen que ver con el perfil de las gentes que alimentaban el discurso populista y ácrata de la citada concentración madrileña.

Y una de dos, o aquello —el 15-M— ha influido en la sociedad española más de lo que se podría pensar, o la sociedad española se está retroalimentando con un cierto camino de intoxicación colectiva. Y no nos engañemos, la lucha política ha traído en muchas ocasiones esos trabajos de intoxicación bajo la fórmula tan empleada de “alimentar un caldo de cultivo”. La otra parte es que todo fuera verdadero y razonable y estuviéramos ante una crisis de consecuencias inimaginables. En fin, el contenido de esas coincidencias nos presenta un panorama en que existe un establishment totalmente corrompido, que iría desde la Casa Real a la total de los políticos democráticamente elegidos, así mismo ampliable a los medios de comunicación totalmente al servicio de los corruptos por el uso de los recursos publicitarios que ellos manejan. Y ante eso la posibilidad de un levantamiento popular es perfectamente posible para lograr un país más limpio.

CAMBIAR: ¿HACIA DÓNDE?

Y mi pregunta era: ¿Sobre qué base o que ideología? Y en ello no hay respuesta. Incluso tampoco se apuesta en demasía por el levantamiento popular y más por la vida tiranizada de una sociedad dominada por unos corruptos. España, la España democrática ya no merece la pena. Hay un enorme y terrible deterioro de la imagen de España, lo que, sin duda, contrasta con el crecimiento o asunción de un nuevo nacionalismo español en los últimos tiempos que, en muchas ocasiones, han denunciado —por ejemplo— algunos sectores del nacionalismo catalán. Vamos, que si el juicio no resultara cachondeable habría que preguntarse dónde ha quedado el entusiasmo patrio suscitado por pasados éxitos deportivos.

¿Es todo una anécdota? No lo sé. El político —y por supuesto, el periodista— debe estar muy atento al rumor y clamor en la calle. Y si las referidas nueve opiniones que suscitan este articulo representan a ciertas mayorías estaríamos ante un problema muy grave. ¿Se trata sólo de caminos de intoxicación colectiva? Cuando el río suena algo lleva. Y, entonces, habrá que estar avisados.

ALEMANIA: DIE GROSSE KOALITIO

Die große Koalition… Tres palabras mágicas. La Gran Coalición que significa el pacto entre derecha e izquierda para poder gobernar. Es verdad que los socialdemócratas se suben al carro de Merkel porque tienen, hoy por hoy, pocas opciones más tras sus malos datos electorales. Aquí, en España, esas tres palabras se ven con nostalgia pues un gobierno en coalición de PP y PSOE ayudaría a resolver muchos asuntos y, sobre todo, a conciliar política y ciudadanía. Pero no es fácil. De momento, Rajoy —y hasta dentro de dos años— tiene una mayoría absoluta que le sirve para gobernar a través del parlamento, aunque no en la calle. Die große Koalition… a la española traería un centrado de la política total de nuestro país, rompiendo con el renovado integrismo que se pide desde algunos lados del PP y con la creciente tendencia a lo extremo en la izquierda, ya que el PSOE, aparte de alimentar su nostalgia revolucionaria, ve en ese giro izquierdista frenar a la coalición capitaneada por Izquierda unida. Además, aquí todavía es posible la alternancia en el poder —o al menos eso le parece al PSOE— cosa que en Alemania es totalmente imposible. En fin, se supone que Angela Merkel, bien ligada con la izquierda o bien con los liberales, hará lo que le dé la gana. Eso está claro.


TIPOS AL DESCUBIERTO

ISIDRO FAINÉ

La resolución del problema de Repsol con el Gobierno argentino e YPF marca los pasos de una muy buena gestión del presidente del Grupo La Caixa, Isidro Fainé, en todo este problema. Y lo mejor, a nuestro juicio, es el mantenimiento de Antonio Brufau como presidente de Repsol a pesar de las muchas presiones en contra.

JOSÉ IGNACIO GOIRIGOLZARRI

En la conferencia que el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, pronunció en Madrid, en el Foro de la Nueva Economía, produjo un mensaje de gran esperanza sobre el comportamiento futuro de esta gran entidad —grande en todos los sentidos— y su entrada en beneficios.

Se necesita un mensaje!