DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Mas, Mandela, Juan Pablo II en los umbrales de la Navidad

Panorama | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Es el ahora o nunca, o el sí o sí. artur mas busca la independencia de cataluña al precio que sea, entendiendo que la crisis le ayuda.

PUBLICADA EN LA REVISTA BANCA15 Nº 410

Es el ahora o nunca, o el sí o sí. Artur Mas busca la independencia de Cataluña al precio que sea, entendiendo que la actual debilidad económica e institucional española le ayuda. Confía que la Unión Europea aceptará el hecho consumado y que si el Gobierno y el Estado españoles no se avienen a tolerar la ilegalidad de un referéndum parcial por las buenas, pues irá por las malas. Los planteamientos de feroz ocupación de España a lo largo de más de doscientos años irán apareciendo. La fijación de la fecha para el referéndum —el 9 de noviembre de 2014— y el contenido de las preguntas: “¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado?; y en caso afirmativo, ¿quiere que este Estado sea independiente?” es un salto muy importante dentro del problema.

Es posible que Mas piense que le va a resultar más fácil a Cataluña salir de la crisis si no reparte sus ingresos fiscales con nadie, mientras que unida a España tendrá que abonar la parte que le corresponda de territorios españoles que pueden tardar 20 años en recobrar la normalidad. Otra cosa es que España, sin Cataluña, fuera mejorando y fuera su mejor puente para salir de la crisis. Y además: Artur Mas no es Juan José Ibarretxe. El antiguo lehendakari tenía el enemigo en casa. Iñigo Urkullu no aceptaba ningún postulado de lo previsto por el Plan Ibarretxe, por muchas razones y, entre otras, porque lo de Estado Libre Asociado no era la independencia. Mas cuenta con el apoyo de Convergencia Democrática de Catalunya y con su compañera de coalición Unió Democrática de Catalunya. Mas puede estar buscando que la aplicación inevitable de las leyes españolas produzca procesos que eviten, a la fuerza, la consulta, con lo cual será un nuevo argumento para fomentar la enemistad y el “enemiguismo”. Cuenta, pues, con la imposibilidad legal y técnica de llegar a un pacto. Es el sí o sí.

DE NELSON MANDELA A JUAN PABLO II

El efecto global del fallecimiento de Nelson Mandela solo es comparable a la muerte del papa Juan Pablo II. Ambas noticias revolucionaron el mundo y produjeron pruebas de solidaridad increíbles. Reflejo yo aquí el impacto de ambas desapariciones y, no tanto, el contenido solidario de sus vidas. El apartheid fue como una dificultad insuperable que las consecuencias de la llamada “guerra fría” trajo un apoyo casi total de las democracias occidentales ante tal terrible práctica de terrorismo de Estado ante la posibilidad que, desaparecido tal muro de contención, se creara un caldo de cultivo revolucionario tal como había ocurrido en otros países del África postcolonial. Y tuvo que ser desde dentro, con un principio igualitario para todos, negros y blancos, lo que trajo su desaparición sin que fuera necesario para su erradicación conflictos de enormes consecuencias.
Juan Pablo II, Karol Wojtyla, crecido en la Polonia comunista y prosoviética de después de la II Guerra Mundial, llegó a conocer muy bien la debilidad de un régimen basado en un autoritarismo feroz y una utopía que nunca se aplicó. Era un gigante con pies de barro que sólo su posibilidad de subsistir sin obviar el conflicto global —y nuclear— con occidente era lo que le mantenía en pie. Y eso Karol Wojtyla lo sabía muy bien.

Y claro, el muro de Berlín no cae porque Juan Pablo II lo empuja con su dedo taumatúrgico. Cae a causa del préstamo concedido por la República Federal Alemana por indicación del canciller Helmut Kohl a ruegos de un desconcertado líder soviético, Mijaíl Gorbachov, que no tenía medios para luchar contra una hambruna a punto de ser declarada en todo el territorio soviético por colapso de la industria y el abastecimiento alimenticio. Ese préstamo solo tuvo una garantía; el territorio de la República Democrática Alemana (RDA) comprado por Kohl a Gorbachov.

Pero Juan Pablo II ofreció letra y música para ese cambio. Desde la Polonia del sindicato Solidaridad, y desde algunas actuaciones otro país muy católico como era Hungría, se abrieron las bases para un cambio pacífico jamás soñado en Europa que esperaba sufrir otra vez con dicha transformación a la que no se podía llegar con medidas pacíficas. La verdad es que Wojtyla dio caña, casi por igual, a los antiguos dirigentes ateos y comunistas, como a los nuevos líderes latinoamericanos, más comunistas que los soviéticos y amparados en el uso no pacífico de la Teología de la Liberación. Y así, el apartheid en Sudáfrica y las muchas posibilidades de permanecer en el tiempo de, probablemente, un muy feroz post-sovietismo, se diluyeron con aparente facilidad.

POLÍTICOS FUERA DE LA REALIDAD

Una conversación con una de las más altas personalidades políticas de este país me reveló que no está al tanto de la desafección democrática de muchas zonas del pueblo español y que lo considera como el desgaste normal dentro de una etapa difícil. Es verdad que por las circunstancias inherentes al respeto de las condiciones de privacidad de una charla mantenida para no ser difundida, ni citar a su “titular”, sólo puedo jugar hoy al misterio. Pero mi impresión es que los políticos activos españoles, los parlamentarios y cargos públicos, tanto en el Gobierno como en el principal partido de la Oposición, están —hoy por hoy— un tanto alejados del fuerte caldo de cultivo contrario a la democracia parlamentaria que está surgiendo en España.

En el contexto de una legislatura parlamentaria menos bronca y paralizante que las anteriores, con actuaciones de un grado relativamente alto de consenso, la ausencia de reconocimiento por muchos ciudadanos de que eso se esté haciendo bien, produce un desenfoque de la realidad. Ni todos los políticos son unos chorizos, ni los diputados y senadores son una caterva de vagos. Pero si está mal que esas amplias capas de ciudadanos no reconozcan el valor real de sus representantes, mucho peor es —a mi juicio— es que los políticos no sepan, o no se crean, esos fenómenos de desafección democrática existen y que pueden traer muchos problemas a corto y medio plazo. La realidad es que la larga crisis económica, gran detonante de todos nuestros problemas, va a tardar en pasar y con esas heridas abiertas —más de cinco millones de parados— no es extraño que vayan creciendo corrientes de pensamiento contrarios a la democracia. Y así desde los principios ácratas de la extrema izquierda, hasta las convicciones fascistas de sectores de derecha extrema –ambas cosas, desgraciadamente, en el ADN de los españoles—pueden constituirse núcleos contrarios de indudable fuerza respecto a la legalidad establecida .

LLEGABA LA NAVIDAD...

El concierto participativo de la Fundación de La Caixa es como el aldabonazo para el inicio de la Navidad en el ambiente financiero madrileño. Son muchos los invitados del sector al evento en los dos días de representación del Mesías de Haendel cuya característica más notable es poner en marcha un coro popular y amateur de 500 personas que suele sorprender en sus primeros compases por su fuerza y calidad. Y la otra parte es que sin el apoyo de fundaciones como los de las antiguas cajas, muy difícilmente su pueden llevar a cabo estas manifestaciones.

En el caso de los conciertos participativos de La Caixa pues hay que elegir, reunir, preparar y adaptar a la disciplina de un concierto del Auditorio Nacional a medio millar de participantes amateurs de coros y corales. Y eso tiene un enorme grado de dificultad y, por tanto, de dedicación. En la primera repressentación el director, Andreas Spering, la Orquesta Barroca de Sevilla junto con el coro francés “Ensemble Jacques Moderne” y varios solistas se apuntaron, junto a los 500 amateurs, un gran éxito. Y en la calle, en los aledaños del Auditorio, pues caras conocidas del sector financiera, intercambiaban sonrisas de complicidad, bajo un ambiente más que gélido.


TIPOS AL DECUBIERTO

EMILIO BOTÍN

La compra por parte de Banco Santander, que preside Emilio Botín, de un 8 por ciento del Bank of Shanghai, junto con un acuerdo estratégico por un importe de unos 470 millones de euros supone un cambio positivo respecto a la percepción anterior que el propio Botín tenía respecto al mercado chino.

ROBERTO HIGUERAS

Tuvo especial interés la declaración de Roberto Higuera, vicepresidente de Banco Popular, sobre que la reciente inversión mexicana en su entidad es parte de un plan que busca totalizar algo más del 30 por ciento de las cifras del Popular fuera de España, aspecto novedoso e importante.

Se necesita un mensaje!