DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Rajoy: mirando de reojo a la crisis de Gobierno

Panorama | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

La realidad pura y dura es que españa va a necesitar unos cuantos años para llegar a unos mínimos más que aceptables en crecimiento y paro.

PUBLICADA EN LA REVISTA BANCA15 Nº 414

Dicen —eso dicen— que a Mariano Rajoy no le gusta pasear por los jardines del Palacio de la Moncloa y eso que el mes de febrero ha sido en Madrid un poco galaico. Alta humedad en el ambiente, lluvia fina, pero frío, mucho frío. Rajoy tiene muy cerca el desafío de las elecciones europeas que, al final, se presentan como más fundamentales de lo que pudiera pensarse en principio. Es verdad que el resultado de las europeas anteriores fue como un catalizador químico respecto a los comicios que le dieron la mayoría absoluta. Ahora puede ser lo contrario. Los seis millones de parados que, en su casi completa totalidad le dieron el voto en las elecciones del 20 de noviembre de 2011, ahora, no; claro. Es verdad que de aquí a las generales de 2015, y si la economía marcha bien los resultados no serían tan malos…

Rajoy —a lunes 17 de febrero— no ha elegido cabecera de cartel para las elecciones europeas. La mayoría cree que será Miguel Arias Cañete. Tiene la promesa de serlo desde hace tiempo. Pero, en fin, con Mariano nunca se sabe. La realidad es que, a Rajoy el hecho simple de sólo cambiar a un ministro del Gabinete, le escuece. Quisiera llegar al final de la legislatura con el equipo completo. Pero ahora las europeas se presentan como un test demasiado fuerte en que, incluso, el desahuciado partido socialista de Rubalcaba podría superarle. Su pragmatismo le dice que los comicios al parlamento de Estrasburgo no le quitan nada de momento, pero acercarse al igualamiento en intención de voto con el PSOE es ya una muy mala noticia. Él sabe que una parte de su éxito es parte del fracaso de los socialistas, pero no siempre va a ser así.

LA SITUACIÓN ECONÓMICA

El apretado rally de resultados bancarios —ya lo dijimos— de finales de enero trajo aires de mejora y de bonanza. E, incluso, eso se está traduciendo a los designios de las agencias de rating. Francia y Alemania han crecido. El servicio de estudios del BBVA da, asimismo, crecimientos interesantes para España: 0,9% para 2014 y 1,9% para 2015. Es verdad como dijo el mismo Rajoy que hemos salido de la recesión, pero no de la crisis. El acompañamiento a la gestión económica del Gobierno no es malo. Surgen buenas palabras por doquier. Pero la realidad pura y dura que España va a necesitar unos cuantos años para llegar a unos mínimos más aceptables —crecimiento y paro— que los que los expertos nos ofrecen hasta ahora. Sin embargo, la realidad es que las cosas van mejorando. Y nadie duda que el seguimiento total a los designios de Bruselas sea lo que ha dado esa parte del éxito. Tanto la reforma laboral, como la financiera reciben parabienes por doquier.

Las previsiones marcan caminos seguros de lenta mejora y eso tiene su valor. La prima de riesgo se sitúa en los 180 puntos y, ante ello, la idea de que pueda consolidarse la figura de los cien puntos no es una meta imposible, como lo era hace solo unos meses. Es verdad que la deuda pública española se acerca en febrero al 95 o 96 por ciento. Cerraba el año con un porcentaje del 93,7% cosa nunca vista y, probablemente no deseada, pero… España ha mantenido cotas de baja deuda pública, aunque no haya ningún experto que aplauda con entrega tal medida de contención. Dependerá del resto de los datos macro para saber si esto es bueno o malo… o “mediopensionista”, que diría Rajoy. La mejora económica está llegando a Europa y, sin duda, eso ayudará —como siempre— a España, pero no existe una trayectoria económica segura. El interior de España va mal. El consumo no mejora, y el ahorro tampoco, a pesar de que en tiempos de mayor crisis se vio una tendencia inédita al ahorro en nuestro país.

LA OTRA CRISIS

Pero hay opiniones respecto a que el cambio de Gobierno no lo traería la marcha a Europa de Arias Cañete sino la elección de Luis de Guindos como presidente del Eurogrupo. ¿Pero esto es así? ¿Tiene De Guindos alguna posibilidad? ¿Se está llevando a cabo en Bruselas un juego de lobbies para encumbrar el técnico financiero español? Desde luego, no existe —hoy por hoy— ningún lobby español reconocido en la UE. Y la recomendación hacia Guindos tendría que venir de sus antiguas amistades norteamericanas en un banco de negocios. Y ello está por ver. No obstante en el interior del Eurogrupo si han aceptado a Luis de Guindos como un personaje útil y persuasivo. No ha faltado a ninguna reunión del “grupo euro” en los últimos —casi— tres años y los éxitos de su política en España son apreciados. No se olvide que para algunos —o para muchos— la alternativa era el rescate-país o, simplemente, el ajuste financiero. Y, al final, se sorteó la posibilidad del rescate completo, aunque muchos de los “salvavidas” europeos tuvieron miedo a lanzarse al agua en pos de un náufrago tan pesado que, finalmente, terminara por hundirles.

Pero, en fin, una cosa es el cambio de Gobierno y otra cosa quien sale para Europa. Miguel Arias Cañete encabezaría la lista del PP para las europeas y la salida del Gobierno de Luis de Guindos respondería a otros parámetros. No se olvide que alguna fuente muy cercana al propio Luis de Guindos lleva tiempo diciendo que éste quiere abandonar el Gobierno y vivir sin la presión del poder ejecutivo. Desde luego, la presidencia del Eurogrupo sería una cosa, pero otra muy deseada es volver a PriceWaterhouse. No obstante el gran deseo de De Guindos es presidir el CUNEF. Siempre ha mantenido su relación muy especial con el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF) y no se olvidé que fue ahí donde se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales

RUBALCABA Y LAS EUROPEAS

Alfredo Pérez Rubalcaba lo ha dicho muy claro. Él ira a unas primarias que eligieran al próximo candidato socialista a la presidencia del Gobierno si gana las elecciones europeas. ¿Y si no? ¿No habrá primarias en el PSOE? ¿O, simplemente se retirará? Esta posición podría contener varias posibilidades, sin duda. La mala situación del PP ha mejorado los porcentajes de intención de voto del PSOE para las europeas, pero sin saber cuál es el “premio” que pueden traer la consulta continental. Hay pocos expertos sociométricos que se atrevan a decir que Rubalcaba es el recambio de Rajoy en dichos comicios. Y si es cierto que el Partido Popular tenderá a perder votos por la “escisión” de VOX y por la influencia de UPyD, también Izquierda Unida, la propia UPyD y hasta Ciutadans —en su versión de ámbito español— puede restarle votos al partido que fundara don Pablo Iglesias. Rubalcaba piensa que si gana las europeas eso sería como unas primarias en su camino hacia La Moncloa y si las pierde el PSOE tendrá que buscarse otro candidato.

El PSOE vive un momento difícil. Lo mismo que el PP se aleja del centro, los socialistas creen que su sitio está más a la izquierda, incluso acercándose a las posiciones maximalistas —casi anti-sistema— de IU. El centrismo a ultranza de Felipe González ya es casi una pieza de museo en el “departamento de tendencias” de la sede de la calle Ferraz.

Y la realidad —y con ello termino— es que tanto Rajoy como Rubalcaba piensan en las europeas mirando de reojo a Artur Mas y a sus eventuales resultados en esos comicios.


The Camera Eye

CRISTÓBAL MONTORO

Parece que se ha librado definitivamente de Luis de Guindos, pero el sustituto previsto, Álvaro Nadal, puede ser un enemigo mucho peor.

FELIPE GONZÁLEZ

Se está pellizcando el muslo para no creerse —o no aceptar— los estímulos que recibe de la ciudadanía —socialista o no— de volver a la política y abrir una opción de Gobierno. Él dice que ya es muy viejo. Nació el 5 de marzo de 1942.

ROSA DIEZ

La líder de UpyD vive con el agradable desosiego de tener un resultado en los próximos comicios generales superior a los 25 diputados. Si esto es así se convertiría en una auténtica bisagra para el futuro político.

EMILIO BOTÍN

Especial atención de los expertos a la “vía empresarial” de Banco Santander que preside Emilio Botín. Tras hacerse con el importante departamento de tarjetas de compra de El Corte Ingles ha apostado fuerte por hacerse con el departamento financiero del gigante automovilístico francés PSA Peugeot Citroën.

Se necesita un mensaje!