DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Ahora que llega septiembre

Panorama | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Podía darse el caso de que los comicios catalanes no sean favorables a los independentistas. Y entonces ¿qué se hace el día después?

PUBLICADA EN LA REVISTA BANCA15 Nº 449

¿A qué suena mucho mejor “operación regreso” que lo ya clásico de “operación retorno”? Bueno, es una preferencia mía. En fin, desde el pasado viernes 28 de agosto hasta el lunes 31, “despachábamos” el mes de asueto por excelencia dada la necesidad de una gran mayoría de estar el martes, día 1 de septiembre, en el trabajo. Septiembre, con la convocatoria de las elecciones catalanas para fin de mes, hará que los políticos —todos— busquen obtener resultados a muy corto plazo, ya queda muy poco tiempo para los comicios del 27 de septiembre. Y, en fin, en medio de la operación regreso, el 28 de agosto —festividad de San Agustín— la guardia civil registraba la sede de la fundación de Convergencia, el partido de Artur Mas, en relación a las ya famosas —y presuntas— comisiones del 3% antes contratos de obras públicas. Este asunto del “tres por ciento” ha sido desde hace años un secreto a voces.

Pero volvamos a las elecciones. El desafío de los independentistas catalanes está en obtener unos resultados en porcentaje que les asegure la “aplicación” de un plebiscito. Circunstancia que el resto de los ciudadanos españoles, incluidos los catalanes no partidarios de la separación —y, por supuesto, el Gobierno central— no van a admitir, y, entre otras cosas, porque no es legal. Se vota a un parlamento autonómico y una lectura secesionista no es más que un gesto.

Pudiera darse el caso que los referidos comicios no sean favorables a los independentistas… Y, entonces, ¿qué se hace el día después? Es obvio que el conjunto de los grupos no partidarios de la ruptura no se van a poner de acuerdo para formar un gobierno de mayoría en la Generalitat catalana. Y, por ello, tendrían que gobernar los de siempre, aunque el plebiscito no les haya salido bien. En fin, el tema catalán es el “primer plato fuerte” del mes de septiembre y eso hemos de tenerlo muy en cuenta.

Las bolsas temblaron

Subidas y bajadas en las bolsas en un ambiente de poco papel en circulación como es normal a finales de agosto, al menos en España. Pero las referencias de los diferentes índices marcan esos cambios que “animan” las páginas de los periódicos. No es un buen “negocio” periodístico dedicarse a ese menester de seguir las bolsas a finales de agosto porque, en el fondo, tiene más importancia nominal que real. En fin…

El problema de las perturbaciones siguió siendo China que no resuelve bien el “peso” de su moneda con una tendencia excesiva a perder valor. No parece una evolución “normal” de la política monetaria china y hay expertos occidentales que creen que el Gobierno chino quiere hacer una devaluación amplia, en plazos, ante una cierta pérdida de competitividad de sus productos. Pero eso no se puede demostrar. Sea como fuere, el Gobierno chino ha bajado sus tipos de interés y eso es una realidad anunciada el martes. Mariano Rajoy ha declarado que las variaciones de la moneda y de la economía china no afectarán a la economía española, tanto en el corto como en el medio plazo… Lo cual parece un buen consuelo.

Otra novedad —es un tanto insólita para también agosto— es que el Gobierno —con Cristóbal Montoro a la cabeza— inicia en el Parlamento la discusión de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) correspondientes a 2016. El previsible adelanto de las elecciones generales para el otoño, le marca al Gobierno esa necesidad de aprobar los presupuestos de 2016. El trámite parlamentario es largo y denso y adelanta, sin duda, el final de las vacaciones de mucha gente. En fin, que mañana seguiremos hablando de ello.

Reformas discutidas

Lo queda claro es que la clase política está calentando motores de cara a un otoño que —como queda dicho— se inicia una muy disputada campaña electoral. Y así, las más “preclaras” obras del Gobierno de Rajoy —y, entre ellas, la reforma laboral— comienzan a ser discutidas con fuerza por la oposición “clásica”. Es decir por el PSOE y por los sindicatos Comisiones Obreras y UGT. Destacaba, en ese sentido, un magnífico artículo publicado —es de justicia reiterarlo aquí— en el diario Expansión por ese gran experto en temas sindicales y laborales que es Fabián Márquez. La cuestión, según Márquez, está en si la referida oposición busca suspender completamente la reforma o adecuarla a los momentos actuales. Supone —tal vez— que hay un trabajo positivo en la reforma laboral que habrá que mantener aunque todo es mejorable.

La cuestión es que, por parte del PSOE y de los sindicatos mayoritarios, se hace una objeción política sin concesión alguna a lo positivo que ha podido traer la reforma. Y lo que no cabe la menor duda es que este tema de la continuidad o no de la reforma laboral del Partido Popular será una de los grandes temas de enfrentamiento de la referida campaña electoral. Esta disputa en torno a la vigente reforma laboral forma parte de un clásico proceder de la tradicional izquierda y derecha. Otra cosa es la posición precisa de los partidos emergentes como Podemos y Ciudadanos que no consideran el tema como de acción inmediata y que, para nada, entran en el actual debate. Aunque de manera totalmente contraria y enfrentada, Ciudadanos y Podemos están en otra onda y, tal vez, cada uno —y a su manera— buscan un cambio mayor. Ciudadanos preconiza fórmulas muy ajustadas en las leyes de mercado y Podemos hacen referencia a que la mejor solución sería dar todo el poder a los trabajadores.

La crisis de la CNMV

No son buenos los dimes o diretes —verdades o mentiras— en torno a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En un panorama generalizado en que la corrupción o el desafuero llegan a todas las esferas de la realidad española, la posibilidad de que el regulador del mercado bursátil estuviera dentro de ese pozo, ha podido hacer, a lo largo de la jornada del lunes, más daño que el hundimiento de la divisa china o el bajón mundial de negocio petrolero. Fue el ex presidente de la CNMV, Manuel Conthe, quien en su habitual blog respondía al comunicado del regulador publicado y que cifraba posibilidades internas de corrupción durante un periodo que va desde 2005 a 2011. El comunicado en cuestión se refería a dos denuncias dentro de la investigación abierta por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF). Conthe presidió la entidad entre 2004 y 2007 y de lo que se queja es que la actual presidenta, Elvira Rodríguez, no ejercite la información referida —el comunicado— con mayor precisión para evitar equívocos graves.

Pero, no obstante, la atención ante el “encontronazo” entre Conthe y Rodríguez es limitado y muchos medios han preferido situar en sus mejores espacios informativos las referidas crisis china y del crudo. Es verdad que ambos ítems tienen una mayor importancia —un mayor peso económico a nivel mundial— pero, sin embargo, cualquier atisbo o alusión a irregularidades en la CNMV necesita de aclaraciones claras e inmediatas. Es más que posible que Elvira Rodríguez haya preferido enmarcar el asunto en la “herencia recibida”, pero Manuel Conthe ha saltado como una pantera. Y lo que plantea es que si, verdaderamente, existen datos claros de lo investigado por la unidad policial deberían aclararse lo más rápidamente con eventuales sanciones a los funcionarios de la CNMV que pudieran estar afectados.

Conthe, en el texto de su blog habla de una “casi imposible posibilidad” de dichos comportamientos delictivos en el periodo referido. Y pide a Rodríguez información clara y precisa de manera inmediata. Parece, no obstante, que la propia CNMV está, todavía, estudiando las alegaciones de la UDEF. Ciertamente, el comunicado de la CNMV debería haber sido más preciso, aunque hubiera salido más tarde. Ahora, claro, tras el escrito de Manuel Conthe la pelota está en el tejado de Elvira Rodríguez… Entiendo, no obstante, que el hundimiento de las bolsas chinas es el más importante desde 2007 pero —¡ojo al dato!— para algunos la causa principal es el mal funcionamiento del regulador asiático… De ahí que sea relevante la polémica entre Conthe y Rodríguez.


The Camera Eye

Luis de Guindos 

Realmente, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, puede presumir —y mucho— del crecimiento del 3,1% que ofrece España en sus últimos datos. Es el más elevado de Europa. Por otro lado, se van bajando las cifras del paro, aunque las que soporta España todavía sean inaceptables y muy graves.

Luis María Linde 

La decisión del Gobernador del Banco de España se investigar cual es el nivel de cultura financiera de las familias españolas y, asimismo, facilitar el desarrollo de esos conocimientos entre la gente es un buen asunto, porque hay un muy bajo conocimiento de los financieros incluso en capas de la población de aceptable cultura general.

Se necesita un mensaje!