DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

A la espera de las elecciones generales

Panorama | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

Ya decía que el “día después” de las elecciones catalanas iba a ser muy largo. Y en efecto puede durar varios meses. Así, como suena.

PUBLICADA EN LA REVISTA BANCA15 Nº 451

Escribía yo en banca15.com que el “día después” de las elecciones catalanas iba a ser muy largo. En efecto señalaba que ese referido “día después” podría durar varios meses. Así como suena. La primera dificultad estaría en la muy clara declaración del responsable de CUP

—la necesaria bisagra para la mayoría de Junts pel Sí— de no participar en la investidura de Artur Mas como nuevo presidente de la Generalitat. Antonio Baños declaraba, asimismo que no habrá declaración unilateral de independencia por que el resultado plebiscitario de las elecciones no es favorable a esa postura. Pero el mismo Artur Mas ya ha hablado de su investidura, sin tener en cuenta la declaración de CUP.

Para el Gobierno de Madrid, para Mariano Rajoy, la realidad es que ni la ley española vigente, ni los votos de los comicios catalanes, respaldan la posibilidad de la independencia. Y tanto el PSC como Ciudadanos se ofrecen a liderar un gobierno a partir de las fuerzas no independentistas del Parlament. Y eso, claro, tiene su miga. En fin, todo esto forma parte del ya referido “día más largo”. El PP sigue sin “trabar” en Cataluña. Sus resultados son malos, a pesar de la presencia en la cabecera de lista del alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, político en general bien valorado, pero que no ha servido para mucho. El PSC tampoco ha obtenido unos datos importantes. El fiasco de Uniò fuera de la proximidad con Convergencia es también muy significativo. Parece que Duran i Lleida se presentará como candidato a las generales. Es más que posible que Duran tenga mejor clientela entre el electorado español que entre los votantes catalanes.

Las elecciones generales

Pero la realidad es que serán las próximas elecciones generales —los comicios al Parlamento español— las que den una nueva vuelta de tuerca a la cuestión catalana. Aunque todavía no se conoce el “cartel” a presentar por los partidos catalanes tras los cambios de marca y los resultados que del día 27. Como se ve el “día después” va a ser largo, muy largo.

Pero antes quiero escenificar la “noche de aquel día”, donde la madrugada del 27-28 de septiembre no fue nada fácil. Pero, ni para Cataluña ni para el resto de España. En votos daba, en los primeros momentos, un 52 por ciento para los no independentistas y un 48 por ciento para los independistas, porcentaje que iría creciendo minuto a minuto. No había una mayoría independentista. Pero como se votaba por escaños para el Parlamento catalán, la goleada parecía total por parte de los partidarios de la separación. Luego, examinando los resultados de Convergencia (CDC) y de los republicanos (ERC) se apreciaban importantes pérdidas en número de votos.

Junts pel sí

Ha sido Junts pel Sí quien ha liderado las votaciones con 62 escaños. La agrupación liderada por Artur Mas junto con los resultados de CUP sí obtiene la mayoría absoluta, pero no el grupo de Mas en solitario. Y esto iba a tener muchas lecturas. Ciutadans C’s es la segunda fuerza más votadas con 25 escaños y el PSC 16. “Catalunya Sí que es Pot” la marca catalana de Podemos, 11 diputados y el PP otros 11. Otro dato de urgencia es que Junts pel Sí han sacado los citados 62 escaños, que quedaban muy lejos de los 71 que consiguieron CiU y ERC en 2012 como queda dicho más arriba. Pero tampoco el Podemos catalán ha sacado lo esperado.

Lo que se iniciaba en la “larga madrugada” era una negociación para vehicular posibles acuerdos para una posición a la independencia posible y legal. Hay vía muerta a una declaración unilateral de la independencia porque, entre cosas, no sería aceptada por la Unión Europea. La otra idea más generalizada —y muy repetida— de la noche electoral era que habría que esperar a las elecciones generales de diciembre para abrir otros frentes de negociación. De todas formas, si hablamos de plebiscito solo el dato de los votos 52% para los no independentistas y un 48% para los independentistas es válido y de una clara interpretación.

El siniestro asunto Volkswagen

Es obvio que hablaré más adelante del tema catalán, pero no quiero dejar de reflejar el enorme fiasco que ha producido en la opinión pública los “retoques” del Grupo Volkswagen en sus motores diésel y el hundimiento —¿quizás para siempre?— del buen nombre y prestigio de la marca de Wolfsburg. En mi caso, aficionado al automóvil desde muy pequeño, y profesionalmente cercano, durante algunos años, al sector en las publicaciones del motor gracias a mi buen amigo Enrique Hernández “Luike”, el asunto de Volks­wagen me ha dejado boquiabierto. Creo que fue Juan Antonio Díaz Álvarez, presidente de SEAT anterior a la época Volks­wagen quien me dijo que ya era mucho más importante el marketing para la industria del automóvil que la tecnología… y que ésta —aplicada mejor o peor— estaba ya supeditada a la necesidad de vender, al marketing… declaración premonitoria y muy sabia.

Tal vez, desde este punto de vista se comprenda más —y aunque resulte igualmente inadmisible— todo el trucaje de los ordenadores de a bordo de los automóviles VW. Pero vivimos un tiempo de muchas sorpresas y de situaciones que no se daban hace unos años. A la empresa de Wolfs­burg le va a costar mucho trabajo salir de este embrollo. Son fáciles de suponer por las graves implicaciones que todo ello puedan tener en SEAT.

La capacidad industrial y de investigación de las fábricas de la Sociedad Española de Automóviles de Turismo está más que acreditadas. Y a pesar de que siempre ha producido bajo la tutela de otras marcas —Fiat y Volkswagen— ha ido mejorando esos modelos para hacerlos más adecuados para el mercado español. Fundada por el Instituto Nacional de Industria (INI) en los años cincuenta del siglo pasado, nunca se dispuso de capital español para hacerla independiente. La citada capacidad tecnológica e industrial de SEAT podría haber librado a sus automóviles de “mecanismos viciados” y no tanto por una mayor “pureza”, sino por aportar precios de producción más bajos, pero, en fin, esto es sólo una idea mía y me reafirmo que el marketing es lo que manda en el sector del automóvil y menos —o totalmente supeditado al mismo— que la investigación y la tecnología.

El PP y las elecciones generales

El zurriagazo de José María Aznar —como queriendo librarse de una quema que a él también le afecta— a la política de Mariano Rajoy respecto a Cataluña dramatiza aún más el mal resultado del partido del Gobierno en los comicios catalanes. Y abre —a mi juicio— una crisis en el PP de cara a si Mariano Rajoy debe ser el candidato a las mismas. Pero parece muy difícil que el partido de la madrileña calle de Génova pueda encontrar otro candidato en menos de tres meses. Hoy se podría dudar sobre si la receta de las mejoras económicas es suficiente para volver a ganar unas elecciones. Tal vez, sin embargo, la firmeza ante el independentismo en Cataluña podría suponer un argumento para obtener los votos necesarios en el resto de España. Sea como fuere, las elecciones generales de diciembre se presentan como una adenda a las elecciones catalanas y tendrán que ser los partidos nacionales en el Parlamento de Madrid quienes den la solución definitiva al problema catalán.

Pero como escribía más arriba la cuestión está ahora —y habrá que resolverla antes del 9 de noviembre— es saber si Artur Mas será el próximo presidente de la Generalitat. Queda dicho que Candidatura d’Unitat Popular (CUP) no apoyará la investidura de Mas, mediante el efecto de votación en mayoría absoluta. Sí es cierto que en segunda vuelta sí se permite la elección de un candidato por mayoría simple y ahí la coalición de CDC y ERT si puede conseguir su objetivo. Otra cosa lo que vaya a hacer la CUP con su bisagra… a lo largo de la legislatura.

Pasados los trámites de la constitución del Parlamento catalán quedará como “resto” a tener muy en cuenta los resultados plebiscitarios de las elecciones donde por cuatro o cinco puntos porcentuales los electores han preferido seguir en España. Antonio Baños, el líder de CUP ya lo ha dicho: no hay lugar para la petición unilateral de independencia. Y ahí —no quiero repetirme más— serán las elecciones generales las que al final sirvan para buscar nuevas soluciones porque la realidad es que Cataluña está dividida en dos mitades casi iguales respecto a España y eso hay que tenerlo muy en cuenta.


The Camera Eye

ALBERT RIVERA 

El resultado de Ciudadanos en Cataluña lleva a convertir a Albert Rivera como uno de los primeros líderes políticos a nivel nacional. Él mismo se encargó en repetirlo en la noche electoral catalana.

PAPA FRANCISCO 

Además de sus éxitos personales en el largo periplo mantenido por el Papa Francisco por Cuba y Estados Unidos, tiene importancia la confirmación de su labor de mediación entre los dos países que sepulta una de las más duraderas tensiones procedentes de la ya lejanísima “guerra fría”.

Se necesita un mensaje!