DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Todo terminará bien... o no

Panorama | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

37_Panorama-1.jpg

Quiero comenzar en estos primeros compases del nuevo año con el deseo de que 2016 sea bueno para todos, aunque pinte mal.

PUBLICADA EN LA REVISTA BANCA15 Nº 457

Quiero comenzar en estos primeros compases del nuevo año con el deseo de que 2016 sea bueno para todos, aunque pinte mal. Pero mi felicitación es positiva y muy cariñosa para mis lectores, los colaboradores de Banca 15, los prescriptores de información, los anunciantes y todos mis amigos y amigas. Y, porque no, para mis enemigos, que alguno me quedará. Soy de la idea —y no es broma— que al final todo saldrá bien. Eso lo dijo una santa inglesa del siglo XIV que más abajo cito. Yo quiero pensar —insisto— que va a ser un buen año, aunque en estas primeras horas del mismo —repito— pinte mal. Necesitamos un buen año y que toda la paz y prosperidad que nos hemos deseado en tiempo de Navidad se hagan realidad. A pesar de que el problema político surgido en las dos últimas elecciones celebradas, las autonómicas de Cataluña y las generales de España marquen una fragmentación total y —parece— que de difícil arreglo. Ojalá no sea así. Y como decía todo acabará bien.

Historia de un domingo

No sé si es el mejor ejemplo para este recorrido quincenal de la actualidad. Pero, dentro del tremendo barullo que el resultado del 20-D ha producido, es Pedro Sánchez quien lo tiene difícil Y en su propia casa. Había convocado una reunión para el domingo 27 en plan tarde-noche para que los principales barones del PSOE acordaran —o no— sus planes para conseguir que pudiera llegar a la Moncloa o que se conformara con ser líder de la oposición. Hay uno de los barones que no decidió ir. No fue otro que Ximo Puig, el presidente de la Generalitat valenciana que justificó su ausencia, diciendo, que, primero, lo ocurrido tras el 20-D no sabemos hasta dónde puede llegar, y, segundo, que, al final y la postre, la democracia lo arregla todo. Puig se quedaba tranquilamente el domingo y el lunes en Valencia porque tenía su agencia cerrada con compromisos. Vistos los mismos —aun sin despreciarlos— no parecían inaplazables.

Citas religiosas

Santa Juliana de Norwich, una eremita urbana del siglo XIV y que vivió en esa ciudad inglesa —hoy, de respetado culto por anglicanos, católicos y luteranos— recibió unas bellas revelaciones de Jesús de Nazaret en las que, al final de las mismas, decía el Hombre Dios: “Todo saldrá bien”. Era una época difícil, como todas. Y mucho antes, un personaje de dudosa capacidad, Poncio Pilato, aunque llegó a Procurador (Gobernador) del Imperio Romano, en la Palestina de tiempos de Cristo, se lavó las manos como personal símbolo de inocencia ante el crimen que acaba de decretar, siguiendo, según parece, compromisos ineludibles de gente que vociferaba desde los bajos de su palacio. Y aunque reconozco que la comparación no sea del todo adecuada para el Molt Honorable president, senyor Ximo Puig, no puedo negar que sus declaraciones sobre su ausencia de una reunión de su partido y la preconizada por él automática solución del problema a cargo de la democracia pues me recordó a las dos personas del pasado que cito. Aunque es obvio que la democracia tiene muchas posibilidades.

Pedro Sánchez

El PSOE es más noticia —creo yo— que el PP. Y Pedro Sánchez lo es también más que el mismísimo Mariano Rajoy… Fragua Sánchez un pacto con Podemos que le lleve a la Moncloa al intentar reunir una mayoría suficiente, que no absoluta para ese fin. Y hay muchos barones del PSOE que pronuncian el “vade retro” contra los de Podemos. La cosa es que los correligionarios de Pablo Iglesias —que para nada es un diablo— piden como condición sine qua non a los seguidores de Pablo Iglesias Posse (1850-1925), fundador del PSOE en 1879, que se convoque un referéndum para dilucidar la cuestión catalana. Y los que comanda Pedro Sánchez, dicen que de eso nada. Sánchez opina igual, pero quiere negociar. La reunión del domingo era para presentar unas condiciones pactadas que, al menos, no parezca el lunes 28 de diciembre que en el PSOE cada uno va por su lado. Y en fin para seguir este recorrido religioso mío de estos párrafos decir que la Iglesia católica celebra todos los 28 de diciembre a los Santos Inocentes

—masivo asesinato de niños que perpetró el padre del Herodes del lavado de manos— y que el pueblo sabio y bienhumorado ha convertido en una fiesta de mentiras, pequeñas trampas y noticias descabelladas en los medios de comunicación. ¿La mejor fecha para anunciar grandes acuerdos?

Tiempo de espera

Mariano Rajoy en la Moncloa recibió tal que ese mismo día 28 de diciembre a Pablo Iglesias, líder de Podemos, y a Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. Dentro de los mismos planes para que todo termine bien había recibido el miércoles 23 a Pedro Sánchez en una reunión tensa y difícil en la que se confirmó la ruptura entre los dos líderes. Ya adivinada por la dureza de Sánchez en el debate televisivo del lunes 14 de diciembre. Pero la visita a la Moncloa de Rivera e Iglesias no iba a resolver nada.

Pero queda claro que entramos en un periodo lento que comienza con el inicio de las nuevas Cortes Españolas, el 13 de enero. Esa es la fecha prevista por la ley. Los parlamentarios recibirán sus credenciales. Y se constituirá la Mesa del Congreso. Curiosamente el primer acuerdo de esa Mesa es, si hace de lo que queda del mes enero como hábil para los trabajos del parlamento, pues no lo es de siempre. La ley marca un plazo de quince días para poder iniciar la sesión de apertura de la XI Legislatura que presidirá el Rey Felipe VI. Si no acordara suspender el enero inhábil, la fecha de apertura se trasladaría al 17 de febrero. Hay que decir que el Rey —como es lógico—determinará le fecha exacta del solemne in icio de la Legislatura y que celebrará las consultas necesarias con todos los líderes que han obtenido representación parlamentaria para proponer al presidente del Congreso el nombre de un candidato para la presidencia del Gobierno. Normalmente se aplica a lista más votada en los comicios, pero la “doctrina” dice que el Monarca elegirá al candidato quien a su juicio tiene más posibilidades de ser elegido.

En fin es un periodo largo en el que todo es posible… aunque si no hubiera acuerdo a la segunda sesión de investidura y el candidato consiguiera una mayoría simple de los diputados, la única solución posible sería convocar unas nuevas elecciones. Es de suponer que la mayoría del pueblo español acogería con desagrado la convocatoria de unos nuevos comicios, pero…

El empate de la CUP

Y el domingo 27 —ya citadísimo— tuvo otra escena algo exótica pero totalmente democrática acontecida en la pista cubierta de atletismo de Sabadell donde la Candidatura d’Unitat Popular, más conocida como la CUP, sometió a sus militantes a votar sobre el apoyo de este grupo político a la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat de Cataluña para una legislatura que puede aplazarse ante la decisión de la CUP. Se acordó que el voto fuera secreto y no por aclamación como suele marcar el estilo asambleísta de la CUP. Sorpresivamente el resultado fue un empate en la tercera votación de 1.515 a favor y 1.515 en contra. Creaba un nuevo impasse aunque la fecha tope para la investidura de Mas era el 9 de enero. La CUP es partidaria de la independencia, pero no era partidaria de que Artur Mas fuese en próximo presidente. Se demostró matemáticamente, la mitad que sí y la mitad que no. Buen tema el del empate de la CUP…

El Rey

Es obvio y pido perdón por la exclusividad temática de esos pocos días de diciembre, tras la celebración del 20-D. Pero deseo hacer una mención de importancia. El discurso del Rey Felipe VI en la Nochebuena fue bueno y dicho con fuerza. Lo que queda claro es que por encima de todo está el cumplimiento de la ley como fórmula de concordia y paz, lo que deseamos. También interpreté yo que el Rey nos decía que todo terminará bien.


The Camera Eye

Isidro Fainé 

El presidente del grupo La Caixa y de CaixaBank, Isidro Fainé se ha expresado con claridad ante las dificultades y fragmentaciones políticas, tanto en Cataluña como en el resto de España. Y es de agradecer que los grandes líderes de la sociedad civil española se expresen ante situaciones difíciles y así esté informada la ciudadanía y los políticos tomen razón ante sus excesos…

José María Roldán 

La Asociación Española de Banca (AEB) tiene un encargo de ser portavoz oportuno de la gran banca en los momentos importantes. José María Roldán es su presidente. Y creemos que Roldán debería manifestarse ante las consecuencias del impasse que el exceso de fragmentación tras las elecciones del 20-N puede complicar a nuestro país en una etapa de crecimiento.

La cautela puede entenderse entre los presidentes bancarios, en Roldán, no.

Se necesita un mensaje!