DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Parlamento: la feria de Podemos

Panorama | POR ÁNGEL GÓMEZ ESCORIAL

77_Panorama-1.jpg

Y, sin  duda, el tema insólito fue el bebé que pasó de escaño a escaño, en brazos de los correligionarios de su madre, carolina bescansa.

PUBLICADA EN LA REVISTA BANCA15 Nº 458

Echaba a andar la XI Legislatura del Parlamento español y el top informativo lo consiguieron los parlamentarios de Podemos con sus curiosas y variopintas fórmulas de juramento. Y no pasó nada. Años atrás se produjo un gran escándalo ante el añadido del “por imperativo legal” al juramento a cargo de los electos vascos, y si ello se hubiera podido visualizar por el túnel del tiempo las peroratas añadidas por los diputados de Podemos, se habrían visto y oído como un mal sueño o una broma de escasa gracia. Pero no. Fue real durante la mañana de ese miércoles 13 de enero en que comenzó a caminar la citada Legislatura Undécima. Y, sin duda, el otro tema insólito fue el bebé que pasó de escaño a escaño, en brazos de los correligionarios de su madre, cuando la señora Carolina Bescansa, número 3 de Podemos, arreglaba sus pertenencias antes de sentarse en su escaño. No así en el momento de la votación que el pequeño Diego acompañó en los brazos de su madre hasta la urna de instalada en el frontis presidencial de la cámara. En fin, si PSOE, Ciudadanos o PP se “repartieron” los puestos de la mesa que hicieron posible la elección de Patxi López como presidente de las Cortes, Podemos decidió dar el cante, aún desafinando.

El juramento de Puigdemont

El martes, Carles Puigdemont, juraba su cargo como President de la Generalitat con una fórmula aparentemente ilegal, pero en la que no se obviaba la fidelidad a la Corona y la Constitución, por imperativo legal. Y a continuación decía que “por expresión democrática de la voluntad ciudadana, anuncio que quedo a disposición del nuevo Parlament, del President y del Gobierno de la Generalitat de Catalunya, para ejercer la autodeterminación de nuestro pueblo y proclamar el Estado catalán libre y soberano”. Era la misma fórmula empleada en la jura de los diputados del Parlament catalán pertenecientes a “Juntos por el sí” (JXSi)

En el entorno de la nueva presidencia de la Generalitat se filtró que la fórmula empleada por el juramento se debe a la negativa de que el Rey Felipe VI recibiera a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell para comunicar la elección del nuevo President. La Casa Real señaló, después, que el Gobierno español en funciones aconsejó la fórmula por escrito que, por otro lado, han utilizado la mayoría de las autonomías. ¿Quiso, tal vez, Don Felipe librarse del previsible discurso propagandístico y separatista de la señora Forcadell en el que pretendiera comunicar “oficialmente” la ruptura? Bueno, yo no lo sé Pero ya he escrito alguna vez que la “gran virtud” de los secesionistas catalanes es que conocen muy bien al Estado español y a sus protagonistas. Y que cualquier momento es bueno para hacer notar sus intenciones.

Jornadas complejas

Se van a abrir jornadas complejas, días muy largos, en los que el Congreso de los Diputados ya constituido tenga que tomar alguna decisión urgente, en un pleno de la cámara formalmente constituido. Es posible que los nuevos diputados, recién llegados al Congreso y que de ellos, un número importante nunca habrían pisado los alfombrados suelos del caserón de la Carrera de San Jerónimo, no intuyan la especial circunstancia de su presencia en el histórico hemiciclo durante estos días largos de enero de 2016.

La posibilidad de que PP, PSOE y Ciudadanos pacten más cosas existía. También es verdad que, con los relativamente bajos resultados del PSOE, que el veterano —y con prestigio— Patxi López presida el Congreso es un buen punto para el mismo Pedro Sánchez. La composición de la mesa —y como decía al principio— indica que Podemos no está en el juego. El líder de Ciudadanos. Albert Rivera, repitió hasta la saciedad que había que hablar y negociar. Insisto en que las jornadas presentes y futuras van a tener apariencia de tener más de 24 horas y que los nuevos legisladores se enfrentan a un tiempo nuevo y muy difícil. Ahora queda ver que haga —o pueda hacer— Mariano Rajoy, para conseguir continuar en la presidencia del Gobierno en esta Legislatura. La elección de Patxi López parece que indica algo, aunque las cosas se puedan ir acordando una a una…

La CUP

Está claro que una formación política que, en anteriores elecciones, no habría conseguido ni un escaño, ha sido árbitro de la situación, sin duda, compleja en Cataluña. Los llaman antisistema pero responden a un modo de ultraizquierda con fuerte connotación marxista, aunque ya nadie hable de ello. En fin, es el caso de la Candidatura d’Unitat Popular, la CUP, fuerza política que guarda una cierta conexión ideológica con Podemos. Es obvio que la fuerza que lidera Pablo Iglesias, mantiene una confederación de fuerzas afines, que en Cataluña no se posicionaron con los llamados partidos soberanistas.

Es necesario reiterar la salida de Artur Mas y el nombramiento de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat porque ha sido un hecho muy notable, que, por supuesto, sin la presión de la CUP no se habría producido. No puedo dejar de pensar que este asunto pudiera haber sido una pantomima para colocar al miembro de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) que ha sido independentista total desde siempre. Es obvio que Puigdemont negociará —si es que lo hace— más abruptamente con el Estado español y con más prisa. Artur Mas le tenía un cierto respeto a las instituciones del Reino de España tras muchos años de relacionarse y bregar con ellas. Carles Puigdemont, ninguna… y, además, buscará la confrontación en cuanto pueda. Ha expresado en su investidura la línea de continuidad con Artur Mas, pero no ha hablado todavía de la velocidad de crucero que va a imponer a la separación. Mas, sin embargo, pierde su condición de aforado al renunciar a su escaño en el Parlamento catalán. Tiene juicios en marcha en los que aparece como acusado…

Pero, en fin, la cuestión es que el peso de Podemos podría imponer, a la prevista alianza de izquierdas diseñada por Pedro Sánchez y el PSOE, sus criterios. Y uno de ellos es el principio de la autodeterminación para todos los territorios de España. La comparación entre la CUP y Podemos viene del deseo de “limpiar” las instituciones de “viejas glorias” y llegar a un cambio en profundidad. Podemos intentará “volar” la Constitución de 1978 y someter a las nuevas urnas un nuevo tiempo. Eso es seguro. Pero el PSOE no puede

—ni debe— permitirlo. No va a ser fácil mantener los principios que produjeron la tan celebrada Transición española. Y es que se está abriendo otra transición aunque no sabemos dónde va…

¿Alianza a la portuguesa?

Los medios financieros ven con inquietud todo este impasse y, también, que una formación de izquierdas complicara, por ejemplo, las relaciones de Madrid con Bruselas, de España con la Unión Europea. Es verdad, no obstante, que el viaje de Pedro Sánchez para entrevistarse con el primer ministro portugués, Antonio Costa, tuvo bastante sentido. El socialista Costa consiguió un pacto de izquierdas que sacó del gobierno al centro-derecha y, tras algunas vacilaciones respecto a la “disciplina” de Bruselas, pasó a cumplir todo lo exigido por la UE. Es verdad que Portugal había sufrido un rescate y las posibilidades de divergencias eran pocas. De todas formas hay que reconocer que muchos dudaban en Portugal sobre un pacto entre socialistas y comunistas…

Sin embargo, había más relación histórica e ideológica entre los socialistas y comunistas portugueses que entre el PSOE y Podemos. La formación de Pablo Iglesias no respetará ninguno de los límites que le ponga Pedro Sánchez. Tanto Iglesias como sus compañeros de partido reconocen en privado que cualquier concesión al PSOE sería siempre temporal y estratégica. Se supone, sin embargo, que si Pedro Sánchez, que no ve claro el futuro camino de un acuerdo con Pablo Iglesias, podría dar un paso a un lado y permitir la investidura de Rajoy mediante la abstención. Ya la elección de Patxi López para la presidencia del Congreso fue una gran sorpresa. Y no será la única…


The Camera Eye

Mariano Rajoy 

Cachazudo y preocupado aguantó Mariano Rajoy el “ataque” insólito de los de Podemos en el juramento de los diputados y senadores del 13 de enero. Y le atribuyen un comentario que si no es cierto podría serlo: “Y donde vamos con esta tropa”, al referirse a las fórmulas de juramento de la gente de Podemos.

Patxi López 

Es —sin duda— uno de los grandes de la historia de la Transición española y que aguantó de manera muy adecuada todo el sufrimiento que el zarpazo terrorista sometió a Euskadi. No hubo oposición alguna por parte del PP al primer acuerdo de PSOE y C’s para llevarle a la presidencia de las Cortes españolas.

Se necesita un mensaje!