DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

BBVA emite para MAPFRE el primer bono verde estructurado utilizando tecnología blockchain

Productos | Activos

83_bonooo.jpg

Los bonos estructurados son activos negociables con un vencimiento determinado y una rentabilidad ligada al comportamiento de un tipo de interés, acción, índice o tipo de cambio diseñado según las necesidades de rentabilidad, plazos y riesgos del inversor.

El grupo BBVA ha emitido el primer bono verde estructurado utilizando tecnología ‘blockchain’ para la negociación de sus términos y condiciones. Se trata de una colocación privada en la que MAPFRE ha invertido 35 millones de euros a un plazo de 6 años, y cuya rentabilidad está ligada a la evolución del tipo ‘swap‘ del euro a 5 años. Con esta emisión Grupo BBVA demuestra su capacidad, conocimiento y compromiso en ofrecer a sus clientes productos a la vanguardia de las últimas tecnologías así como innovadoras soluciones sostenibles.

Los bonos estructurados son activos negociables con un vencimiento determinado y una rentabilidad ligada al comportamiento de un tipo de interés, acción, índice o tipo de cambio diseñado según las necesidades de rentabilidad, plazos y riesgos del inversor, en este caso MAPFRE.

El desarrollo tecnológico favorece el progreso económico y repercute de manera directa en el bienestar social a largo plazo. Sin lugar a dudas, la transformación digital supone la creación de oportunidades que mejoran la vida de las personas así como de las empresas. Compartiendo esta perspectiva, BBVA apuesta por nuevas tecnologías como el ‘blockchain’ ofreciendo un modelo de financiación innovador a sus clientes corporativos.

Una de las particularidades de esta operación que la convierte en pionera es su doble carácter sostenible y tecnológico. Por un lado, los fondos son destinados a financiar proyectos verdes bajo el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de BBVA. De este modo, el bono ha sido calificado como verde conforme a la ‘Second Party Opinion’ emitida por DNV GL, entidad de certificación líder a nivel mundial. Por el otro, la negociación de los términos de la emisión del bono se ha realizado a través de la plataforma de ‘blockchain’ desarrollada internamente en BBVA.

Al respecto, el head of Global Sales de BBVA, Juan Garat, considera que “con esta operación BBVA reafirma su sólido compromiso con la financiación sostenible así como su apuesta para las nuevas tecnologías. Además, la aplicación de la tecnología DLT en esta transacción nos ha permitido simplificar los procesos y agilizar los tiempos de negociación de cara a buscar la excelencia en el servicio al cliente”

Según BBVA, el uso de esta plataforma "facilita el acceso a todos los participantes que intervienen en la operación. La tecnología DLT permite reducir los tiempos de emisión y asegurar la trazabilidad e inmutabilidad de las negociaciones y acuerdos alcanzados. Estas características de trazabilidad e inmutabilidad facilitan que se pueda acreditar el cumplimiento de la normativa aplicable" y "permite que el cliente elija entre multitud de opciones de configuración del producto. Esta característica proporciona al cliente una gran flexibilidad a la hora de diseñar el bono que más se adapte a sus necesidades. También, señala, "se cubren desde los productos más sencillos a los más complejos, permitiendo la creación de un autoservicio donde los inversores que conocen el producto en el que quieren invertir ahorran tiempo y esfuerzos al limitar la definición de las distintas variables. Para aquellos inversores que buscan soluciones de inversión esta herramienta les permite explorar nuevos productos de forma sencilla y rápida". "Se trata de un proceso enteramente digital donde la negociación de la estructura y precios, así como la generación de la documentación de los bonos se encuentran bajo una misma herramienta", indican.

Se necesita un mensaje!