DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Mejores técnicas de financiación empresarial sin necesidad de un banco

Productos | FINANCIACIÓN

51_crowdfunding-funding-ideas-ban.jpg

Llevar adelante una empresa es una de las tareas más complicadas dentro del sector de los negocios. Son muchos los requisitos que se han de cumplir y nada puede quedar en manos del azar.

Una de las principales funciones a las que, sobre todo en los primeros años, se debe prestar una especial atención es a la fase de financiación. Actualmente existen diferentes medios que nos permiten no tener que acudir a entidades bancarias y que deben estar en nuestra lista de prioridades.

Principales recursos de financiación no bancarios

Solicitar un crédito al banco para financiar nuestra compañía es uno de los procedimientos que, a lo largo del desarrollo empresarial de cualquier país, ha estado considerado como uno de los más solicitados. Sin embargo, dichas entidades bancarias tienen la tendencia de poner ciertas cláusulas y requisitos que no siempre somos capaces de asumir, por lo que hemos de tener en cuenta las alternativas de financiación para empresas de las que disponemos hoy en día.

Una de las técnicas que más se ha instaurado en nuestra sociedad es la del factoring. Gracias al desarrollo de internet, podemos cobrar las facturas que hacemos a nuestros clientes pero que, hasta pasado el mes, no podemos efectuar el cobro. Particulares pueden anticipar dicho dinero a cambio de una comisión, permitiéndonos así tener la liquidez financiera necesaria para hacer frente a nuestros gastos desde el primer día.

En la misma línea de lo previamente desarrollado, encontramos el descuento de pagarés. Este permite que cualquier empresa pueda cobrar un pagaré en concreto antes de la fecha de vencimiento, siendo así una de las metodologías más rápidas y seguras del sector. Debido a ello, se posiciona como uno de los mayores reclamos cuando la financiación que requerimos tiene connotaciones de urgencia, disponiendo del dinero en menos de 24 horas.

Además de estos dos métodos de financiación empresarial, tenemos la posibilidad de acceder a otros como la monetización de contratos o las conocidas como líneas de descuento. Ambas técnicas se han posicionado como un recurso de primera necesidad en las que no tenemos la obligación de pasar por un banco, algo en lo que el auge de las redes ha sido el máximo precursor.

Una financiación colectiva

Internet se ha convertido en una comunidad masiva de personas conectadas entre sí en las que las fronteras entre países han dejado de importar. Esto ha permitido que miles de personas puedan emprender gracias a una financiación colectiva, ya sea entre socios de empresas o personas externas que están buscando ayudar mediante la inversión.

El crowdfunding ha sido una de las mayores revoluciones en lo que a financiación colectiva se refiere. Solo habremos de colocar nuestra empresa o proyecto en la plataforma adecuada para recibir las donaciones de cada uno de los participantes. Fijamos la fecha de vencimiento de las aportaciones económicas que podemos recibir y cada uno de los individuos de la red, contribuyen con lo que ellos consideren necesario.

Esto ha dado pie a que miles de emprendedores a los que se les antojaba imposible dar los primeros pasos en el mercado empresarial, recojan el dinero suficiente para abrir las puertas del negocio. A los contribuyentes, por otro lado, se les ofrece una serie de compensaciones en base a lo que aportaron.

Las ayudas públicas

El estado financiero de un país marcará en alta medida las posibilidades de financiación en lo que a ayudas públicas se refiere. Cuanto más capital tenga el Estado, más será la cantidad y el número de becas ofrecidas para que aquellos que tienen ideas de interés, puedan llevarlas a cabo de una vez por todas.

Ayudas de I+D+I, ICO, INESA, al fomento de la innovación… Son muchas las posibilidades que tenemos actualmente en nuestro país y solo hemos de estar atentos a las publicaciones de las bases. Presentarnos no cuesta nada y puede ser ese empujón que nos permita dar el salto empresarial.

Quedarnos exclusivamente con la financiación ofrecida por los bancos es un error que hemos de dejar de cometer. No siempre son la mejor opción y está en nuestras manos tomar las riendas de nuestro negocio y llevarlo por el camino del éxito.

Se necesita un mensaje!