DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Las cooperativas de crédito ganaron 455 millones de euros en 2017, un 18,5% más

Resultados | Asamblea UNACC

20_unacc.jpg

Estas entidades han pedido que el modelo sea reconocido por el regulador y el supervisor, a través del principio de proporcionalidad.

La Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (Unacc) celebró su asamblea general en Madrid, que ha estado presidida por primera vez por Manuel Ruiz, tras su nombramiento el año pasado a raíz del cambio del Consejo Rector.

En ella, el presidente ha dado a conocer los resultados de las cooperativas de crédito asociadas a la UNACC, que durante 2017 han tenido un beneficio de 455 millones de euros, lo que supone un 18,5% más que en 2017, gracias al aumento de los ingresos por comisiones y la contención de costes. Estas mejoras han permitido compensar la caída del margen de intereses (-4,1%), provocado por la fuerte competencia y los bajos tipos de interés.

El resultado ha venido acompañado de un incremento del balance en un 5,12%, hasta los 98.400 millones de euros. La cifra de préstamos y anticipos a clientes ha ascendido a 55.200 millones euros, incrementándose en un 3,12% respecto a 2017. Por el lado del pasivo, los depósitos se han situado en 77.000 millones de euros, con un crecimiento del 5,63% respecto a 2016 y la cifra de recursos propios al cierre ha sido de 7.030 millones de euros (4,92% más que en 2016), un 63% de los cuales proceden de reservas.

Si hay algo que define este modelo de negocio son las personas, destacan. “Por un lado, son los más de 1,5 millones de socios con los que cuentan nuestras asociadas, lo que supone un incremento del 4% respecto a 2016. Pero, por otro lado, son los empleados, que cada día hacen posible la banca cooperativa en nuestro país y que a cierre de 2017 ascendían a 12.261 personas, lo que supone no solo que no se hayan suprimido puestos de trabajo, sino que han crecido en 38 personas”, aseguró Manuel Ruiz.

La fortaleza del modelo se explica por sus resultados y porque las entidades han sobrevivido a la crisis sin ayudas públicas. “Si se compara con el resto del sector, es evidente que la banca cooperativa tiene una serie de peculiaridades innatas que le permiten pervivir en momentos complicados. Por ejemplo, mientras el sector de entidades de crédito ha tenido una caída del margen bruto del 3,5% en 2017, las cooperativas de crédito asociadas a la Unacc han sabido mantener esta ratio en positivo, con un crecimiento del 0,86%. Aunque no ha sido el caso del margen de intereses, que ha sufrido una caída del 4,1%, es una ratio también que ha tenido un mejor comportamiento que en el resto del sector financiero, donde el descenso es del 4,4%”, ha comentado.
Desafíos
El presidente de la Unacc ha aprovechado la ocasión para analizar los desafíos que tiene por delante el sector. En primer lugar, Manuel Ruiz ha destacado el gran reto de la eficiencia. “El sector deberá continuar con su modelo de negocio que concilia la rentabilidad con la inclusión financiera […]. No debemos olvidar que las cooperativas de crédito gestionan el negocio, no en base únicamente a la rentabilidad, sino teniendo en cuenta además las demandas de sus socios y clientes, especialmente en las zonas menos pobladas donde, en muchas ocasiones, la única entidad financiera es una cooperativa de crédito”, ha relatado.
Además, Manuel Ruiz ha querido destacar el importante desafío que tiene la banca cooperativa de continuar el camino en la transformación digital, tanto en la forma de prestar servicios, como en la formación de la red y servicios centrales. Y ha querido señalar que la aplicación de la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros y la nueva Directiva de Servicios de Pago abre la puerta a nuevos prestadores de servicios financieros. “Esto supondrá una nueva manera de relacionarse con los socios y clientes”, ha asegurado. El presidente de la Unacc también ha solicitado que la regulación “acompañe toda esta revolución, permitiendo la innovación, pero a su vez controlando todas las posibles amenazas, sobre todo, las relacionadas con la estabilidad financiera. Contemos con un terreno de juego nivelado para todos, en el cual para una misma actividad haya unas mismas reglas de juego”.
El presidente ha concluido su discurso asegurando que el Consejo Rector de la Unacc va a trabajar para conciliar las nuevas exigencias regulatorias en materia prudencial, de resolución y gobernanza con el modelo cooperativo. En este sentido, Ruiz ha resaltado que “la Unacc trabajará para que este modelo sea reconocido por el regulador y el supervisor, a través del principio de proporcionalidad. Esto no significa la exención de aplicación de la normativa que afecta al resto de entidades de crédito, porque las cooperativas de crédito lo son, sino en la adaptación de la norma al perfil de riesgo, tamaño y modelo de negocio”.

Se necesita un mensaje!