DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

Gortazar dice que es difícil entender que por haber cumplido una norma haya penalización

Resultados | Resultados 3T

65_64136.jpg

CaixaBank ha logrado un beneficio en el tercer trimestre de 1.768 millones, casi un 20% más que en el mismo periodo del año anterior.

CaixaBank presentaba hoy resultados en su sede de Valencia de la calle Pintor Sorolla, siendo el segundo en este rally que comenzó ayer con Bankinter y al que le seguiría Banco Sabadell inmediatamente después en Madrid. Se daba la circunstancia que se cumplía un año desde la celebración de la primera presentación de resultados de CaixaBank en la ciudad del Turia, tras el abandono de Barcelona como sede social debido al desafío independentista.

Era obvio que el tema estrella de la rueda de prensa, al igual que en el resto de presentaciones de resultados, iba a ser la sentencia del Tribunal Supremo sobre las hipotecas. Y también se presumía que hasta que no se produzca el próximo pleno del 5 de noviembre— en el que el alto tribunal dilucide si es el cliente o el banco el que tenga que pagar el impuesto de actos jurídicos documentados, así como su posible retroactividad— la entidad no ofrecería una valoración sobre el impacto de este coste en sus cuentas.

Y así fue. El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, reconoció la importancia de este aspecto por “la enorme repercusión social y mediática” que se ha producido y partió de la premisa de que en lo que respecta a la decisión final, “respetaremos profundamente las decisiones de la Justicia y del Tribunal Supremo”.

Pero quiso matizar que “por haber cumplido una norma, es difícil de entender que haya una penalización”. Y es que como había señalado anteriormente se trata de una sentencia que establece que “una norma que estaba en vigor 23 años no es válida”. Además aseguró que la actividad hipotecaria del banco se estaba desarrollando con toda normalidad

Y aunque, como decíamos el consejero delegado, evitó valorar el coste que podría suponer para el banco y tal y como confirmó el director de Intervención de la entidad, Matthias Bulach, informando que no habían hecho provisiones para este capitulo debido a que “la incertidumbre era demasiado grande”, Gortázar sí advirtió que podría suponer un encarecimiento de las hipotecas. “Como industria tenemos la obligación prudencial de valorar los costes” añadiendo que “a partir de ahí veremos”.

Comportamiento del trimestre

La entidad sigue su senda de buenos resultados trimestre a trimestre y así por lo que respecta al tercer trimestre de este año 2018, CaixaBank obtuvo un crecimiento de casi dos dígitos, situándose en 1.768 millones de euros, un 18,8% más que en el mismo periodo de 2017.

Gonzalo Gortázar quiso poner en valor este resultado, entre otros motivos por el impacto de 450 millones que le ha supuesto la venta de Repsol y centró las claves de este periodo en tres: la digitalización, la “excelente evolución” de la actividad recurrente” y la mejora de la rentabilidad.

Y es que la entidad está muy satisfecha de haber mejorado este epígrafe teniendo en cuenta las dificultades del entorno económico, la comparación con sus competidores y “el cambio en las reglas del juego” que han hecho que la entidad tenga que destinar el 44% del resultado “a mantener la solvencia”, según Gortázar. A este respecto, la entidad sitúa su RoTE en el 9,4% en línea con el objetivo del plan estratégico que finaliza este año y cuyo remplazo, el que empieza en 2019, presentará la entidad a finales de noviembre, tal y como informó el consejero delegado.

Eficiencia y morosidad

“La eficiencia no es un talón de Aquiles de CaixaBank”, decía el segundo de a bordo del grupo financiero y es que, aunque reconoció que tienen que mejorarla, ésta se situó em el 53,2%, con una mejora de medio punto porcentual en el último año y 3,3 puntos en los últimos tres años. Por lo que respeta a la ratio de morosidad, alcanzó el 5,1%, mientras que la reducción de activos problemáticos lo hizo 2.189 millones de euros en lo que llevamos de año. Gortázar destacó que desde 2014 ambos aspectos se han reducido prácticamente a la mitad.

Fortaleza comercial y digitalización

La entidad lo ha vuelto a hacer y ha incrementado su penetración en el segmento de particulares. De esta forma “uno cada casi tres españoles son clientes de Caixabank”, informó el directivo de la entidad. En concreto, registran un 29,3% de penetración, a distancia de su siguiente competidor, que alcanza un 16,1% y porcentaje que sube hasta el 32% en el caso de los clientes digitales, frente al 22% de la siguiente entidad. Además, Gortázar indicó que tienen el 58% de los clientes digitales de España, “predominantemente a través del móvil, que va ganando más y más presencia”.

Cuenta de resultados

El margen de intereses del grupo ascendió a 3.671 millones de euros, un 3,4% mas que en el mismo periodo de 2017, gracias, según indicó la entidad la mejora de la rentabilidad del crédito, la gestión de la financiación minorista y el ahorro en los costes de la financiación institucional, mientras que el margen bruto se eleva un 6,3% hasta los 6.901 millones.

Se necesita un mensaje!