DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

BBVA ganó 5.324 millones de euros el año pasado, un 51,3% más que en 2017

Resultados | Mejora

33_v.jpg

Los ratios de rentabilidad alcanzaron el doble dígito. El ROE aumentó significativamente hasta el 11,6% en el ejercicio y el ROTE fue del 14,1%.

En 2018, el Grupo BBVA ganó 5.324 millones de euros, un 51,3% más que en el ejercicio anterior. La recurrencia en los ingresos, el control de los gastos y la plusvalía por la venta de BBVA Chile impulsaron estos resultados. El modelo diversificado y la estrategia de transformación son la base de esta buena evolución y de la mejora de la eficiencia. Este avance incluye el resultado de operaciones corporativas generado por las plusvalías netas de impuestos de la venta de BBVA Chile (633 millones de euros), en el tercer trimestre. En términos constantes, destaca el buen comportamiento de los ingresos de carácter más recurrente y la disminución de los saneamientos –debido al ajuste negativo por el deterioro de la participación en Telefónica en 2017–, y provisiones, que compensan con creces la menor aportación de los resultados de operaciones financieras (ROF) en comparación con el ejercicio anterior.

El año pasado los márgenes principales del banco cayeron (contando con el tipo de cambio). El de intereses un 0,9; el bruto, un 6% y el neto, un 5,7%.

En este punto, sin tener el cuenta el tipo de cambio, el margen de intereses creció un 10,8% y el neto, un 6.2, cayendo en 2018 los gastos. "BBVA mantuvo la disciplina de costes en todas las geografías. En términos constantes, los gastos de explotación aumentaron un 2,5% en 2018, muy por debajo de la inflación media registrada en los países donde opera BBVA, mientras que disminuyeron un 6,4% a tipos de cambio corrientes. La favorable relación entre ingresos recurrentes y gastos de explotación en 01.02.2019 todas las geografías mejoró el ratio de eficiencia 89 puntos básicos, hasta el 49,3% en 2018 (a tipos de cambio constantes). El buen comportamiento de los ingresos recurrentes y la contención de gastos de explotación explican el aumento del margen neto, del 6,2% a tipos de cambio constantes (-5,7% a tipos de cambio corrientes), hasta 12.045 millones de euros", dijeron.

“En un entorno complejo, hemos obtenido unos muy buenos resultados y una rentabilidad de doble dígito, al tiempo que hemos logrado importantes avances en nuestro proceso de transformación”, señaló Carlos Torres Vila, presidente de BBVA.

Un punfo fundamental está siendo la transformación. "Durante 2018, BBVA ha alcanzado un hito en la digitalización de su negocio. A cierre de año, más de la mitad de sus clientes (un 51%) utilizaban canales digitales para relacionarse con el banco. Los clientes móviles han alcanzado el 43% del total y, en 2019, el objetivo es que superen también el umbral del 50%. Por otra parte, las unidades vendidas por canales digitales representan el 41% del total, frente a tan solo un 16% hace dos años", dijeron.

Divisiones

México Y España lanzaron los beneficios. En México, ganaron 2.384 millones de euros, lo que supone un incremento interanual del 16,1% en términos constantes (+9 % a tipos cambio corrientes). Este crecimiento se vio apoyado por el margen de intereses (+8,2%) y por las comisiones netas (+5,1%), ambos a tipos de cambio constantes. La tasa de mora se situó en el 2,1% y la cobertura, en el 154%. la inversión crediticia creció un 8,1% en términos constantes, gracias al aumento de la cartera mayorista (+9,2%), impulsada por las empresas medianas y la banca corporativa, así como de la cartera minorista, muy apoyada en los préstamos al consumo (+8,7%). Los recursos de clientes se impulsaron un 3,6%.

Por su parte, en España en 2018, incluida la actividad bancaria e inmobiliaria, ganaron ascendió a 1.445 millones de euros, un 63,4% más que en el año anterior.

En el área de Actividad Bancaria en España, la inversión crediticia se mantuvo en línea con el cierre de 2017 (-0,7%). Tuvo muy buena evolución la financiación al consumo y tarjetas de crédito (+21,9%) y pequeñas empresas y autónomos (+6,5%). Entretanto, la cartera hipotecaria se redujo en menor medida que en el año anterior (-3,6%) y también experimentó una caída el segmento de sector público. Los recursos de clientes crecieron un 2,9% en el ejercicio, impulsados por los depósitos a la vista. En cuanto al resultado, el margen de intereses registró un descenso del 1,8% en el último año – aunque creció un 1,2% en el cuarto trimestre–, que se vio compensado por un alza del 7,7% de las comisiones netas. Los menores gastos de explotación (-3,8% interanual), saneamientos (- 34,6% interanual) y provisiones (-20,9% interanual) permitieron arrojar un resultado atribuido de 1.522 millones de euros, un 10,8% superior al del ejercicio anterior. El saldo de dudosos mostró una tendencia descendente a lo largo de todo el año, que afectó positivamente a la tasa de mora del área, la cual se redujo hasta el 4,6%, desde el 5,5% de diciembre de 2017.

La tasa de cobertura pasó del 50% al 57% en los últimos doce meses. En el área de Non Core Real Estate, destaca la significativa reducción de la exposición neta inmobiliaria hasta mínimos históricos, especialmente gracias al cierre en octubre de la operación de traspaso del negocio inmobiliario de BBVA en España a Cerberus. Asimismo, se cerró un acuerdo con el fondo Canada Pension Plan Investment Board para la venta de una cartera de créditos dudosos y fallidos al sector promotor, por un importe de 1.000 millones de euros de valor bruto. A 31 de diciembre de 2018, la exposición inmobiliaria neta se situó en 2.498 millones de euros, lo que supone una reducción interanual muy significativa, del 61,1%.

En 2018, el área de Non Core Real Estate presentó unas pérdidas de 78 millones de euros, frente a unas pérdidas de 490 millones de euros en el ejercicio anterior.

En Estados Unidos, el beneficio atribuido en el ejercicio 2018 ascendió a 735 millones de euros, un 56,9% más interanual en términos constantes (+51,3% a tipos de cambio corrientes). Este crecimiento vino impulsado por el favorable desempeño del margen de intereses (+12,1% sin incluir la variación de las divisas), los menores saneamientos y provisiones, y un importe más reducido del gasto por impuestos. La tasa de mora se ubicó en el 1,3% y la cobertura, en el 85%. La inversión crediticia registró un crecimiento interanual del 7,4%, gracias a la financiación al consumo y tarjetas (+28,2%) y los préstamos a pymes (+2,9%) y grandes empresas (+12,3%). Los recursos de clientes se mantuvieron en línea con la cifra de diciembre de 2017 (+0,3%).

En Turquía la evolución de las carteras en moneda local creció un 3,7% en el año, tras desacelerarse en la segunda mitad del ejercicio. Continuó la reducción de la exposición al crédito en dólares estadounidenses (-19,3%) en línea con su estrategia. Por la parte de los pasivos, los recursos de clientes en dólares cayeron un 14,4% mientras que los denominados en liras turcas subieron un 15,8%. En un año muy complejo, Garanti ha sido capaz de generar un margen neto (+40,9% interanual en términos constantes) capaz de absorber el incremento de provisiones derivado del deterioro del entorno macro. Sin incluir las variaciones por tipo de cambio, tanto el margen de intereses (+30,3%) como las comisiones netas (+35,1%) contribuyeron significativamente a los resultados. El resultado atribuido alcanzó 569 millones de euros en el ejercicio, lo que supone un descenso interanual del 4,5% (-31% en términos corrientes). La tasa de mora se situó en el 5,3% (frente al 3,9% de un año antes), influenciada por el entorno macroeconómico, y la cobertura pasó del 85% al 81%. En América del Sur, cabe destacar la venta de BBVA Chile, completada en julio de 2018. Excluyendo BBVA Chile, el crédito a la clientela ascendió un 8,6% en el ejercicio (a tipos de cambio constantes) y los recursos de clientes, un 10,5%. América del Sur generó un resultado atribuido de 591 millones de euros en 2018, lo que supone una variación interanual de -16,5% (- 31,3% a tipos de cambio corrientes). Esta evolución del resultado atribuido está afectada por el impacto de la hiperinflación en Argentina (-266 millones de euros) y por el cambio de perímetro derivado de la venta de BBVA Chile. La tasa de mora se situó en el 4,3% y la de cobertura, en el 97%.

Balance y ratios

En cuanto al balance y la actividad, la comparativa interanual se vio alterada por el cambio de perímetro tras la venta de BBVA Chile, que se completó en julio de 2018. En términos netos, los préstamos y anticipos a la clientela sumaron 374.027 millones de euros, en línea con los niveles de hace doce meses, mientras que los depósitos de clientes alcanzaron 375.970 millones de euros, un 3,4% más. Dentro de los recursos fuera de balance, destacó la positiva evolución de los fondos de inversión.

La tasa de mora descendió al 3,9% a 31 de diciembre de 2018, con una reducción de 19 puntos básicos con respecto a la registrada a 30 de septiembre, y de 61 puntos básicos durante el año. La tasa de cobertura se situó en el 73% y el coste de riesgo acumulado en el año fue del 1,01%. En 2018 continuó la disminución de riesgos dudosos, gracias al favorable comportamiento observado en España.

En términos de solvencia, BBVA mantiene una sólida posición de capital, por encima de los requerimientos regulatorios. El ratio CET 1 ‘fully-loaded’ se situó en el 11,3% al cierre de 2018. El ratio de apalancamiento del Grupo se ubicó en un 6,4% con criterio ‘fully-loaded’, cifra que sigue siendo la mayor de su grupo de entidades financieras europeas comparables. Para estar mejor preparado ante los futuros requerimientos regulatorios, BBVA ha considerado razonable aumentar el objetivo de capital CET 1 fully-loaded a un rango de entre el 11,5% y el 12%. El banco espera situarse en ese rango a finales de 2019, manteniendo su política actual de remuneración al accionista, con un ‘pay-out’ en efectivo de entre el 35% y el 40%.

Los ratios de rentabilidad alcanzaron el doble dígito. El ROE aumentó significativamente hasta el 11,6% en el ejercicio y el ROTE fue del 14,1%, o bien hasta el 10,2% y el 12,5%.

Se necesita un mensaje!