DIARIO DIGITAL DE INFORMACIÓN ECONÓMICA Y FINANCIERA -

El impacto de Basilea III en los préstamos de la banca y mercado de capitales

Tribunas | Financiación

13_aaaaa.JPG

Enrique Pérez-Hernández y Ruiz-Falcó, profesor del IEB especializado en Banca

La crisis financiera global surgida de la quiebra de Lehman Brothers dio lugar a una reacción del G20 que encargó al FSB (Financial Stability Board) en Londres y al BCBS (Basel Commitee on Banking Supervision) del Banco de Pagos Internacionales (BIS), en Basilea, diseñar un nuevo marco regulatorio.

En la UE las recomendaciones de Basilea han sido recogidas con algunos matices en las directivas y reglamentos comunitarios (CRDIV, CRR y BRRD) de aplicación también en España.

La crisis financiera internacional y su “transmisión” a las economías reales se debió a muchas razones:

• Excesivo apalancamiento dentro y fuera de balance de muchos sistemas bancarios.

• Erosión gradual del nivel y calidad de la base de capital.

• Insuficientes colchones de liquidez.

• Incapacidad para absorber pérdidas por riesgo de crédito o mercado o por la intermediación de posiciones fuera de balance en el shadow banking (sistema financiero en la sombra).

• Amplificación de la crisis por el desapalancamiento cíclico y la interconexión de entidades sistémicas.

• La pérdida de confianza en los sistemas bancarios por sus problemas de liquidez y solvencia se “transmitió” a las economías reales resultando una masiva contracción de liquidez y disponibilidad del crédito.

• Por ultimo, han sido los Estados los que han acudido al rescate (bail out) con inyecciones de liquidez, capital y garantías sin precedentes en la historia y con importantes sacrificios para los contribuyentes

El nuevo marco regulatorio, con normas micro y macro prudenciales (a nivel sistema) y con un calendario de implementación progresiva (phase in) hasta el 2019 refuerza las exigencias de capital y liquidez, limita el apalancamiento y establece un marco de resolución donde el bail out se sustituye por un esquema de bail in (pérdidas han de ser soportadas por accionistas y acreedores en lugar de los contribuyentes).

IMPACTO

Los bancos están más y mejor capitalizados pero son menos rentables y se ha restringido la disponibilidad del crédito.

El ratio de capital Core Tier 1 (fondos propios con máxima capacidad de absorción de perdidas, es decir capital y reservas) pasa del 2% al 10,5% para los grandes bancos globalmente sistémicos incluyendo los colchones de conservación de capital y los recargos sistémicos una vez completado el calendario (fully loaded); endurecimiento que va acompañado en la ecuación con un numerador más restringido y un denominador más penalizado (activos ponderados por riesgo como derivados over the counter, cartera de negociación y titulizaciones).

La mejor capitalización no se debe tanto a la entrada de nuevos fondos (aumentos de capital o beneficios retenidos) como al desapalancamiento, especialmente el de los activos que tienen mayor consumo de capital.

La exigencia de más y mejor capital, unido a la política monetaria de tipos 0% y muy moderada demanda solvente (inferior a las amortizaciones) ha reducido el ROE que se sitúa en una media española del 6% (en la zona euro es un 4,5%), con un solo banco que supere los 2 dígitos.

En España el stock de deuda ha bajado de 1,8 a 1,3 billones de euros (2008 a 2015), aunque parece que ha tocado suelo si bien es cierto que los nuevos flujos de crédito son positivos en la mayoría de la tipología de préstamos y créditos (salvo el promotor).

La banca española cumple holgadamente el ratio phase in y prácticamente por completo el ratio fully loaded (a plena carga) adelantándose al final del calendario de implementación.

Los bancos son más líquidos (liquidity coverage ratio: corto plazo a 30 días) con activos de muy alta calidad y liquidez pero con una rentabilidad muy baja (hoy casi inexistente); además es una incógnita como cumplirán el ratio estructural de largo plazo (Net Stable Funding Ratio) que todavía no está totalmente definido y testado por el BCE.

Los bancos han limitado su apalancamiento (ratio de ciertos fondos propios /Tier 1 sobre total de activos sin ponderar por riesgo); prácticamente todos están cumpliendo el ratio del 6% pero a costa de reducir el tamaño del balance y afectar a las operaciones fuera de balance que computan al 100% a efectos de su conversión en balance.

El juego de los distintos ratios (capital, TLAC, liquidez y apalancamiento) incide negativamente, en mayor o menor medida, en todo el espectro de la inversión en el doble sentido de hacer la intermediación menos rentable para los bancos y más costosa para los clientes (al que habrá que trasladar los costes regulatorios):

» Mercado interbancario: Concentración y exposición a entidades globalmente sistémicas

» Cartera hipotecaria

» Crédito al consumo

» Prestamos corporativos

» Financiación de infraestructuras

MERCADOS DE CAPITALES

En este sentido, se puede citar el cierre del mercado de titulizaciones (Asset back Securities): fue una vía de evacuación de activos y, por tanto, de reducción de consumo de capital durante más de 2 décadas en todo el mundo, pero el tratamiento penalizador que reciben debería modificarse definiendo titulizaciones claras, transparentes y sencillas; ello no ha afectado a los covered bonds (Pfanbrief, cedulas hipotecarias, obligations foncieres etc) pues en estos instrumentos no se reduce el capital al responder de la deuda el balance del emisor

Asimismo respecto al desarrollo de emisiones bancarias para cumplir con los tramos Additional Tier 1 (Cocos/ Contingent Convertible) y Tier2 (subordinadas); ello responde, no solo a la necesidad de tener fondos propios de esta naturaleza hibrida, sino también al ratio del TLAC (Total Loss Absorption Capacity) y el esquema de resolución de la BRRD (Banking Recovery Resolution Directive).

Por otro lado, la reducción /eliminación de las carteras industriales de los bancos por el consumo penalizado de capital (en algún caso, viene impuesta por el MOF/ línea de asistencia fi nanciera como Bankia); la disminución de las carteras de negociación (trading book) especialmente el propietary trading (posiciones por cuenta propia).

Finalmente cito también la dificultad de emisión de nuevo capital y deuda a largo plazo balienable en condiciones de coste que no deterioren el ROE.

En resumen, el regulador ha conseguido (o está en el proceso de lograrlo) unos bancos y sistemas bancarios más solventes y estables, pero a costa de disminuir la rentabilidad bancaria y unos costes más altos para los clientes; ello a su vez plantea formidables retos para la banca con sus accionistas, como es la consecución de ROEs que cubran el coste de capital, hacer viables y sostenibles los modelos de negocio y recuperar la confianza de los mismos.

Anon: Basilea II 27 Julio 2018
Se necesita un mensaje!